Lluvia de Tinta

Excretaron al cielo

Tanta fue la rabia que tenían dentro, que prefirieron escupir hacia arriba. Así actuaron sin pensar que ese largo salivazo se devolvería a sus caras. Así ha venido actuando la oposición venezolana promovida por los factores externos que ya, a esta altura del partido, todos conocemos. En principio planificaron la paga de unos paramilitares terroristas que sirvieron para azuzar a otros tantos jóvenes que estimulados por las agitaciones malintencionadas y otros por otras sustancias, logrando atiborrar la red social de miles y miles de mensajes en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Así fueron día tras día creando una zozobra en los medios, obvio con el respectivo rebote y magnificación de la componenda comunicacional internacional que, como de costumbre, no deja de sorprendernos con la inmensa capacidad de mentir y de crear falsos positivos en contra de nuestra democracia, del socialismo y de las instituciones del Estado venezolano. Para la prensa internacional sus voceros son Lilian Tintori, Julio Borges, Capriles, Allup y otro apátrida más que no desmayan ni un día en su inventiva proterva por lesionar un proyecto político social donde ellos mismos y sus designios tienen la inclusión garantizada.

Definitivamente, la oposición se exasperó, dio al traste con las reglas constitucionales y prefirió el camino forajido. De hecho se propone, muy modestamente, que ese grupo se denomine una "oposición forajida" que perdió toda capacidad del dominio del mecanismo pensante para exteriorizar sus demonios para pretenden subyugar a un pueblo que hace años venció los conjuros sociales del mismísimo diablo cuartorepublicano.

A tantas agresiones ya nos habían acostumbrado. Desde el mismo 99, cuando el comandante Chávez asumió las riendas, ya se estaban moviendo las piezas para desestabilizar y sacar del juego político a todas las hordas cochinas, resentidas, "malvestidas", antihigiénicas, ignorantes, sucias, criminales, desdentadas, chulas, proxenetas, despeinadas y "pecuecudas" chavistas; porque con estos y más epítetos la dirigencia oligárquica han descalificado a un pueblo que ha demostrado un dilatado talante de dignidad y democracia.

Sin embargo, ahora esta oposición forajida que se reniega a entrar al juego constitucional, tocó el fondo de la cloaca y se empecinó en protagonizar la gran cruzada excremental jamás vista. Atacar desde sus propias miserias con sus heces. Fo! Algo huele mal allá. Abrieron sus almas e intoxican con su fascismo. Todo lo que le escupieron al pueblo se les devuelve, son ellos quienes han demostrado lo cochino, lo resentidos políticos, antihigiénicos, chulos y criminales.

Ante la ira que les carcome y su impotencia que les impide dialogar, estas hordas fascistas osaron con excretar sus desechos sólidos al cielo sin pensar que la gran mayoría de los venezolanos, casi todos, les devuelven un repudio añorando la paz y la tranquilidad con la que, hace cuatro años, se venía construyendo expeditamente una revolución que, sin duda, ha incluido y beneficiado a todos.

 

santanajerez@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 206 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter