El apagón…

"No permitas que una persona, enojada con su vida, opine sobre la tuya"

MAISON NIKITO

"¿Se da cuenta, camarita, que no es coba que el imperio trate de ponernos de rodillas con la ayuda de los cipayos criollos y sus cómplices internacionales? Como ejemplo tenemos el reciente apagón que sufrimos por el saboteo a nuestras principales centrales hidro-eléctricas, El Guri, Macagua y Caruachi. Pues bien, un minuto después Narco Rubio tuiteó que en Venezuela se había quedado sin electricidad gracias a la ineficacia e ineficiencia de un ‘régimen corrupto’ a espaldas del pueblo. No dijo que las tres centrales habían sufrido el ‘evento’ a la misma hora exacta. ¡Qué caradura! Como si no supiéramos que él tiene sus manos metidas en el incidente. Pero esta situación ha servido para que el pueblo en general se de cuenta de las penurias que causa la falta de electricidad prolongada, en especial los que andan pidiendo un invasión armada. Una guerra se sabe cuándo comienza pero nunca cuando termina. Lo primero que el enemigo trata de destruir son las centrales de generación eléctrica, los puertos y aeropuertos, las vías de comunicación terrestres y los sistemas de telecomunicaciones. Sin electricidad no funcionan los expendios de combustible, ni la refrigeración de los bienes comestibles perecederos; sin combustible no hay transporte de víveres en general ni movilidad interurbana y sin refrigeración no puede almacenarse ningún tipo de proteína animal. El comercio cierra, como ya vimos, por temor a ser saqueados. Así que un pueblo en guerra sufriría las penurias de tener que subsistir sin agua, luz, ni alimentos. ¿Cómo lo soportaría la gente, si de momentos anda medio loca por un par de día sin luz, recordándole la mamá al Presidente, que es el que menos tiene que ver con eso? Porque se tiene que ser muy bruto, camarita, para negar la existencia de una mano peluda en este ‘incidente’, sobre todo por el momento político tan delicado que vive la nación, Ah, y cuando agarren a los culpables de tan macabro plan, no faltarán quienes salgan a defenderlos y a tildarlos de ‘perseguidos políticos’, y el imperio saldrá inmediatamente a ‘EXIGIR’ que los suelten in so facto, como si ellos nos gobernaran. Como decía Galeano: ‘El mundo al revés’ donde los chorizos corren detrás de los perros. Lo peor es que, como sólo tienen plantas generadoras de energía eléctrica de emergencia los miembros de la clase dominante, lo único que ven por las noticias son las cosas que a ellos les gustaría escuchar. Y por ahí empieza la generación de noticias falsas y rumores; ‘que si me dijo la prima de la novia de la señora que le hace limpieza a la esposa del general que el daño que sufrieron las centrales por falta de mantenimiento fue tan grande que esta situación va a durar por lo menos dos semanas’; que si la turbina cayó al agua de la central hidroeléctrica y no hay reemplazo; que si los repuestos tienen que ser de la marca Siemens, alemana, y ese país no quiere enviárnoslos porque Maduro expulsó a su embajador; y pare usted de contar. Al buen entendedor, pocas palabras."

En verdad cuando ocurrió el "apagón" todos esperábamos que fuera cosa de horas. Nadie tenía información fidedigna de lo ocurrido al no haber nada oficial, ni noticieros de radio ni de televisión. Los primeros boletines oficiales los obtuve vía redes sociales en los que el ministro informaba sobre la gravedad de lo ocurrido. Sin embargo, esta misma vía servía para que los desquiciados cipayos criollos desinformaran al país dramatizando la situación. La versión más corrida era que en las represas, y por falta de mantenimiento, las turbinas habían explotado y caído al agua, por lo que no se podían cerrar las compuertas, dando a entender que en cada central hidroeléctrica sólo existía "una" turbina funcionando. Que la falla no se podía reparar y que como no había piezas de reemplazo, estaríamos "al menos" de dos a tres semanas sin luz. La realidad era otra: falla en 3 máquinas en Guri, 2 máquinas en Carruachi y la caída total de Macagua, por causa de una sobrecarga siniestra de voltaje, a la misma hora y minuto en todas, inusual por demás en sistemas protegidos por programación. ¡La mano pelúa del programador!

Para algunas regiones, especialmente en el oriente del país, la falla fue subsanada a la brevedad posible y se empezó a trabajar para reponer la electricidad en la región central, quedando el occidente en cola. Los rumores eran tan despeluznantes que hablaban de barbarie en las ciudades y poblados, con miles de muertos en los hospitales y saqueos generalizados. En Maracaibo, por ejemplo, "no se podía salir a la calle sin ser atracado o muerto" por la marea salvaje de los "colectivos", que "habían decidido" saquear negocios abiertos en la zona este de la ciudad para evitar que la clase "pudiente", según ellos causante de esta situación, pudiera abastecerse de víveres. Peor que eso era la mentira que en la zona oeste maracucha el pueblo se estaba matando entre sí para apoderarse de los poco que se encontraba. Miles de muertos y heridos según los rumores. La verdad es que me tocó pasar por varios de esos lugares y todo estaba en paz. Sí, había disgusto en la población, pero no para tanto. Y el hampa común, a la orden del día, aprovechando.

"Some people say" (se dice) que actores de la oposición se acercaron a los sectores más populares para incitarlos a salir a saquear a cambio de un pago, a crear caos y desesperanza, sin aparecer como participantes y sus ojos cuentan una historia de dolor y disgusto. "Que se maten entre ellos", comentaban entre sí. Dante se quedó pendejo para el infierno que le describían a la población por las redes sociales. Mientras tanto, desde sectores del país con energía eléctrica se recibían mensajes de tranquilidad y sosiego que anunciaban que la guerra eléctrica, anunciada y ejecutada por miembros de la derecha y sus aliados imperiales, estaba siendo derrotada. El triunfalismo también es contraproducente. Se debe medir el "evento" en su magnitud real y saber que la solución lograda no es la permanente; se debe seguir trabajando hasta conquistarla y evitar entrar en polémicas estériles con quienes buscan crear desánimo y pánico.

Este golpe debe unirnos más en la defensa de nuestros ideales y demostrar a la cipaya criolla y extranjera, que sus intentos desestabilizadores no lograrán su cometido. Se recuperó la generación de energía eléctrica, no total ni definitivamente, pero se logró su estabilización para que el país siga su curso con normalidad, aunque dentro de una tensa calma. La guerra contra nuestro sistema generador de energía no ha cesado ni cesará mientras existan los malsanos intereses del imperio de crear una situación tal que le permita invadirnos para apoderarse de nuestras riquezas minerales, en especial el coltán, el oro y el petróleo. Debemos estar claros y alertas para no dejar que nos engatusen de nuevo como en el pasado; debemos estar alerta y señalar los verdaderos culpables; debemos estar alertas y construir la Venezuela que deseamos, porque ya sabemos que los autoproclamados, y sus cómplices criollos e internacionales, no tienen vida ante el valiente y bravío pueblo venezolano.

Felicitaciones, bravo pueblo, por tu nueva victoria en otro episodio de esta lucha de clases, porque de que es una lucha de clases no queda duda. Venceremos los intentos de dominación. #LealesSiempreTraidoresNunca #DerrotaDeLaGuerraElectrica

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 538 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Semprún Jurado

Luis Semprún Jurado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276950.htmlCd0NV CAC = Y co = US