¿Y si le metemos un dron en la barriga a Bayly que lo purgue?

Bayle, un cholo peruano, sucio por fuera y más sucio por dentro que debe estar más podrido de sus malas intenciones perversas que cuando, se muera lo van a enterrar de cabeza por lo pesado de su fetidez que lo aprieta de lo más cretino que es, de lentes de poder dentro de una especie que todavía está en estudios sin determinar si escapó de un asueto de lástima en pañales sin bañarse todavía, qué no se sabe si fue castrado en un matadero del Perú cuando era niño que, pedía a voces que le dieran lo que no se le había perdido, pero que ya lo sentía cerca y, fueron tantas sus ganas que se le apoderaron de un empuje feliz como un murmullo fascistoide cuando en Miami lo adoptaron los cubanos, que Fidel les puso en la puerta de su conciencia y, aún así no ha dejado de respirar por la herida que como un pervertido clama por la muerte de otros en un país, que él no vale nada y que goza de democracia y no castiga a los afrentosos que como terroristas desinforman a diario con su tranca de odios, que con ellos los EEUU se han alejado de Dios y del perdón de los pecadores que maltratan la condición humana de los yanquis americanos.

Si el poder de un dron cargado de purgante no limpia a Bayly por dentro por estar tapuzado de tantas maldades juntas, que lo contagian de matón sin cojones en ese sudoroso mundo de la tv mayamera del entra tú primero que lo que viene después es el entierro, y que los enterradores paguen por su culpa que el muerto no importa que si fuera peruano, sería un entierro de pobres, aunque son muy buenos como corruptos y prestando su patio trasero con la alfombra roja de la desvergüenza incluida.

Bayly un simplón que come de la mano del yanqui cuando no tiene otra cosa que meterle que calme su desesperación cuando, se atraganta de bríos y ofende a quien ose criticarlo como si fuera un pan de leche aliñado abre apetito de tantos traidores y vende patria que atizan el fuego del disparo a quemarropa como un asesino peruano que contamina el ambiente mayamero abrazado a ese conjunto de conspiradores que, ya no encuentran a quién acudir que les dé los planos de la desestabilización de Venezuela y que Bayly arropado con su bandera de las cincuenta estrellas como, un traidor más se infla como un parásito de los tantos que invernan en el país de las contradicciones que la moral y las luces de Bolívar le quedan grandes cuando, asustan tantos países privándoles del derecho a ser libres que como los peruanos no se arrastran como el perro de Kuczynski que les dejó el pelero en el poder de lo vendido que estaba como corrupto solapado que le partieron el alma de sus malas costumbres políticas, y que Bayly alabó muy tiernamente con su peluca de cholo mapache que se pinta de colores cuando, sale en pantalla a destilar su odio de tratante oportuno, después a recoger las sobras que vendrán como alabancia de buen servidor de la injusticia de su impudor peruano. ¿Y, qué se puede esperar de un mediocre impostor?

Bayly con la apariencia de ser humano que tiene, que lo acerca oportunamente a un mono en tv con los remordimientos de ser un espléndido informador culto, de la cultura mediática abstracta sin gusto da asco. ¡Asco! Que da flema con fiebre y si hay alguien que lo quiera tendrá que ser su mamá que todavía debe estar sintiendo el dolor o los dolores de haber parido semejante criatura, que lo más seguro le debió comer el alma cuando crecía en su barriga para poder soltar ese incesto mal oliente que quiere superar a Maduro, estrangulándolo con su rabia ilimitada, como Vargas Llosa que se estrangula solo en Europa matando el tiempo sin imaginar que él y Bayle dos frustrados de un Perú que palpita de mal estar con sólo nombrárselos, que ambos son como dos astillas que perforan el equilibrio de un pueblo cuando con su ruindad pervierten la conciencia de una sociedad que se cansó de la mediocridad de ese par de estafadores públicos, que juegan con la paciencia de un continente y son más cobardes dentro de lo inteligentes que quieren ser y, Maduro para ellos es el palo del que se van ahorcar con la cabuya de su lengua que con paz y conciencia los va a seguir derrotando, aunque se amparen en san Yanqui.

Bayly una afrenta que lo enfrenta el dron del pueblo venezolano más de lo que él se imagina. Que si quiere tener un buen sueño que sueñe con Patricia Poleo en Miami jugando con su ovario en tv.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 586 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor


US Y ab = '0' /oposicion/a267498.htmlCd0NV CAC = Y co = US