Las Clases sociales en el gobierno de Chávez

En estos últimos años, donde el debate político se ha polarizado nos encontramos con discursos antagónicos, por un lado por parte del gobierno que desde un inicio pero fundamentalmente después del 2003 comenzó hablar en nombre de la clase obrera y de los pobres,-conceptos que a veces se hacen sinónimos en este discurso- en contra de un sector dominante que es acusado de apropiarse históricamente de las riquezas de este país, de ser herederos de los privilegios que desde la colonia un sector élite ha realizado en contra de las grandes mayorías. De la casta de los blancos criollos se pasó a la oligarquía terrateniente y de allí a una burguesía nacional que es acusada por su vinculación o dependencia con respecto al capital internacional.

Por el contrario, la oposición habla de que este gobierno ha dividido al venezolano, - sin dejar de reconocer que existían diversos extractos socioeconómicos- asume que el venezolano no tenía odios de clases, ni raciales y que la legitimidad de los procesos electorales y la poca existencia de movimientos protestatarios eran una demostración de esta relativa equidad.

Ambas visiones son claramente políticas más que históricas y científicas, ya que es tan cuestionable asumir que no había diferenciación social, ni resentimientos, ni racismo antes de Chávez, como decir que no existe una burguesía propiamente nacional, muchas veces enfrentada a la burguesía transnacionalizada. A nuestro modo de ver, es un error y simplismo agrupar a todos los sectores empresariales en una sola burguesía, no tomar en cuenta los nuevos actores, como profesionales cuyos ingresos le permiten ser parte de la élite social, ni tampoco es cierto que toda la burguesía actual representa los mismos intereses y son los mismos apellidos de la colonia, hay sectores de la burguesía totalmente nuevos y que forman parte de la nueva dinámica capitalista.

Ya en los años 30 del siglo XX- con el desarrollo de la industria petrolera y del capitalismo industrial incipiente - los nuevos actores políticos comienzan a percibir estas diferenciaciones sociales de distintas maneras, basta con ver la visión clasista del Partido Comunista en defensa de la clase obrera y pro socialista y la visión poli clasista manejada por Acción Democrática, según la cual en Venezuela no existía una clase obrera consolidada y la diferencia entre las clases sociales era relativamente poca, posición más radical es la asumida por Copei y los social cristianos que veían estas diferencias como absolutamente normales dentro de las sociedades. La imposición del modelo populista hasta los años 80 mantuvo estas percepciones de un país y una sociedad relativamente equilibrado.

Desde entonces, la política sindical de Acción Democrática se tradujo en un mayor estímulo a la discordia, con lo cual buscaban la desunión entre los trabajadores. Con el fin de obtener nuevas cuotas de influencia entre el movimiento obrero y, sobre todo, por atraerse las masas que hasta entonces habían controlado los líderes comunistas, los dirigentes adecos justificaban el principio de que las posiciones clasistas dividían e impedían la implantación del sistema democrático. En tanto, los comunistas siguieron planteando la independencia del movimiento sindical y su libre concepción ideológica. (Vivas Ramírez, 2006: p.282).

Otro discurso que se maneja es el que todos somos pobres y todos somos pueblos, que en este país no hay verdaderamente ricos porque el país en sí mismo no es rico, sino solo de riquezas naturales, más de muy poca producción. Esa es una de las paradojas del modelo venezolano, mucho dinero y mucha ganancia con poca producción, que tiene que ver con la apropiación de la renta petrolera.

Al inicio del gobierno de Chávez, aunque hay un discurso nacionalista y a favor del pobre, los eternamente excluidos, no se asume una postura clasista, y mucho menos ligada a corrientes políticas radicales, como el socialismo ni el marxismo. Ambiguamente Chávez proclamaba la Tercera Vía de Tony Blair. El discurso social era más moderado, menos conflictivo a la burguesía, llegó hablarse de alianzas, defendía a la burguesía nacional, y así quedó expreso en la Constitución de 1999, donde se consagra la propiedad privada y otros derechos de las sociedades capitalistas. Se hacía referencia a la necesidad de ampliar la clase media y que todos fuéramos una gran clase media. En ese contexto surgieron agrupaciones de empresarios con Chávez y la Clase Media en Positivo.

Es a partir de los sucesos del 2002-03 y fundamentalmente en el 2005, cuando se asume la vía al socialismo, cuando se desarrolla una posición clasista a favor de los trabajadores, pero más hacia los pobres, a los cuales se reivindica en su papel de excluidos, y se desarrolla toda una política social en función de su mejora, por primera vez surge el termino de lucha de clases y se asume una posición antagónica a la burguesía nacional, que se ha venido radicalizando y también se profundiza una crítica a las clases medias, al ver como estos sectores electoralmente no apoyan al gobierno y por el contrario son los extractos sociales que hacen uso de su formación académica para enfrentar filosófica e ideológicamente el discurso gubernamental.

Esto ha agudizado un enfrentamiento, no sólo a la burocracia sino a la academia, a las universidades los cuales han sido tildados de reaccionarios y antirrevolucionarios. Se produce una exaltación de la pobreza vinculándolo al discurso religioso, lo que, a nuestro modo de ver, ha producido severas contradicciones, no sólo teóricas sino también desde el punto de vista ideológico y político. Continuará..



Esta nota ha sido leída aproximadamente 476 veces.



Pedro Rodríguez Rojas

Sociólogo e historiador (UCV). Magister en Historia Económica (UCV). Maestría en Tecnología Educativa (UNESR). Doctorado en Ciencias Económicas y Sociales. (UCV). Doctorado en Historia (UCV). Ha sido docente de Pre y Postrado en la UCLA, UNA, UPEL. Actualmente de la UNESR en la categoría de Titular. Ha sido investigador del Centro de Historia para la América Latina y el Caribe, OEA, CELARG, Congreso de la República, Centro OPEP, entre otros. Ha sido Asistente de Investigación de los Doctores Ramón J. Velásquez, Federico Brito Figueroa, Héctor Malavé Mata y D.F. Maza Zavala, entre otros. Ex-Director de Postrado de la Universidad Simón Rodríguez-.Barquisimeto. Ex Coordinador del postgrado en Gerencia Cultural. Coordinador del doctorado de educación UNESR. Coordinador de la Línea de Investigación Filosofía y Sociopolítica de la Educación del Doctorado en Ciencias de la Educación. Presidente de la Asociación Civil Museo Histórico Lisandro Alvarado 2002-2010. El Tocuyo. Miembro fundador de la comisión de recursos hídricos de El Estado Lara .Asesor de la Misión Sucre y Aldea Universitaria de Morán. Vocero asesor de consejo comunal Los tres brazos y San Pedro. Entre los reconocimientos recibidos podemos mencionar: Premio Regional (Lara) sobre la obra de Andrés Eloy Blanco (1996). Premio Estimulo al Investigador UNESR, mayor productividad Científica del Núcleo Barquisimeto desde 1997 hasta la actualidad. Investigador ONCIT PEI Nivel. C. Premio CONABA. Premio Ensayo Histórico: Federico Brito Figueroa, Aragua 2001. Premio Ensayo Antonio Arráez: 450 años de la fundación de Barquisimeto, .2002. Premio Ensayo Educativo, Universidad de Oriente, 2004, Premio Primer Concurso Historia de Barrio Adentro del Ministerio de la Cultura, 2009. Premio sobre Legado de Chávez, Maturín, (2013). Premio Literario Rafael María Baralt, Maracaibo (2014). Más de sesenta publicaciones entre libros y artículos en revistas arbitradas a nivel nacional e internacional sobre ciencias sociales y filosofía. Es articulista en varios periódicos a nivel nacional. Coordinador de la Revista de filosofía de la educación TERÊ. Entre sus libros podemos mencionar: Juan Pablo Pérez Alfonzo, La economía venezolana, La Universidad frente a la globalización y la posmodernidad, Pensar América latina, América latina en la globalización, Educación para el Siglo XXI y La Ética Socialista. Junto a Janette García Yépez ha escrito varios libros sobre la historia de El Tocuyo, a saber: Personalidades tocuyanas, La cultura tocuyana, La cañicultura en El Tocuyo, El café y los resguardos indígenas en Morán, Crónicas tocuyanas, El Rio Tocuyo, la educación secundaria en El Tocuyo, La vida cotidiana en El Tocuyo, Memoria fotográfica de El Tocuyo, La Personalidad Intima de Lisandro Alvarado y Cultura y Tradiciones Tocuyanas.

 pedrorodriguezrojas@gmail.com

Visite el perfil de Pedro Rodríguez Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Rodríguez Rojas

Pedro Rodríguez Rojas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ideologia/a251640.htmlCd0NV CAC = Y co = US