Entre lo real y lo virtual

Estimados lectores, en esta oportunidad, quiero cambiar el tema fintech por la BigData: "la nube" y las dinámicas sociales basadas en internet.

El académico Viktor Schönberger, profesor en el Internet Institut de la Universidad de Oxford, en su libro "Big data, la revolución de los datos masivos", expone con variados ejemplos cómo los datos que se generan por el uso y disfrute en internet, se aglomeran en millones de servidores (entre esos están los de las grandes empresas tecnológicas), y pone en riesgo o, mejor dicho, han hecho que hoy la privacidad en la red no exista.

Cada día damos más y más permiso de acceso a nuestros datos personales. No solo es la data que subimos a la red a título propio, sino aquella que autorizamos a recolectar por ciertas aplicaciones, dispositivos móviles y aquella que (de forma oculta) adquieren en esta "sociedad vigilada".

Ciberseguridad en datos: ¿Sabías que el 14% de las app en tu teléfono móvil solicitan acceso a tu cámara, el 43% de las app solicitan acceso a tu ubicación y el 62% solicita acceder a tu nombre de usuario y contraseña? Debemos evitar abrir la puerta de la "privacidad" en internet, algo que para muchos ya no existe puesto que vivimos un "estado de vigilancia" permanente.

Entre lo real y lo virtual, es más que un juego

"El amor, puedes encontrarlo y puedes perderlo en una pantalla. Millones de servidores lo han visto todo. Te vieron ruborizarte, te vieron feliz, te vieron llorar, te vieron desnudo. Todo se capta y se almacena, grabado en silicio, subido a la red, miles de millones de gigabytes de deseos digitalizados. Tu historia de amor escrita en datos". Esto forma parte del guion de un documental elaborado por Vocativ Film para Netflix. Obsesión, es un film que trata tres casos amorosos basados en internet con relatos en simultáneo que recorre desde Washington y Pensilvania hasta Tokio.

Se aprecia cómo las relaciones sociales/amorosas basadas en internet, como enlace entre individuos, entre lo real y lo virtual, alimenta la BigData; al recolectarse todos los datos y códigos que genera la web al subir las escenas diarias de nuestra vida a las Redes Sociales, a "la nube", (que en realidad está alojada en hardware), en millones de servidores dispersos en todo el planeta e incluso en el espacio gracias a la tecnología satelital; y, en la recolección oculta o "permitida" que hacen todos los dispositivos electrónicos que usamos diariamente: teléfonos móviles, laptops, PC, tabletas y también por el Internet de las cosas (IoT).

En el primer caso, llama poderosamente la atención, como Akari Uchida, japonés creador del famoso videojuego "LovePlus", expresó que "debemos agregar un ‘0,5’de una extensión de nosotros que no es otra persona sino un dispositivo". Dice que "quizás una persona pueda experimentar el amor verdadero sin la necesidad de una persona real".

El documental muestra una gran cantidad de hombres en Japón que están borrando la linea entre el amor real y el virtual. Hoy, el famoso videojuego cruzó fronteras, Rinko, su personaje estrella, es la novia virtual de millones de hombres en diversos países fuera de territorio japonés. En cifras: el 36% de los japoneses solteros de 20 a 39 años, no quieren una pareja amorosa. En los próximos 50 años se calcula que la población de Japón caerá 1/3.

El segundo caso, versa sobre una relación sado-masoquista donde el hombre funge como esclavo y la mujer es la dominante quien le dice qué debe hacer y quién lo monitorea las 24h mediante un sitio web y una app (que permite entre otras cosas, conocer qué comió, por dónde camina, por dónde y a qué velocidad trota, entre otros datos recolectados durante cada segundo), la pareja solo se conoció en una web y de esa manera (a distancia y sin contacto físico) mantienen su relación sentimental.

Y, el tercer y último caso, es sobre la pornovenganza; explican y analizan la existencia de sitios web sobre este tema, donde el 84% de las víctimas son mujeres, con un promedio de edad de 27 años, quienes son torturadas sicologicamente principalmente por sus ex parejas al difundir imágenes privadas que resultan humillantes. Estas víctimas, suelen dirigirse a la "web oscura" donde contratan hackers anónimos para limpiar (eliminar) archivos de cualquier sitio web por un alto precio que pagan con criptomonedas.

Sin intenciones de juzgar, considero que el amor físico/real no debe ser sustituido por el virtual.

El otro giro de lo virtual

Pienso que la ciencia debe profundizar aún más en la investigación de estos fenómenos sociales que surgen con el uso del internet. Aunque hay estudios que manifiestan que este tipo de relaciones aísla al ser humano, algo que no debería descartarse en el sector salud es que en ciertos casos, un ser virtual (entiéndase como un ser codificado no humano) pueda ser programado y usado con fines terapéuticos para algunos individuos de cualquier edad que así lo requieran; este ser virtual basado en inteligencia artificial (IA) podría ayudar en el proceso de la recuperación al establecer una relación de "amistad virtual" bajo la supervisión de los especialistas del caso.

Luis Espinoza Morillo

luis@socialdynamics.io



Esta nota ha sido leída aproximadamente 266 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /tecno/a266147.htmlCd0NV CAC = Y co = US