Evocación y prospectiva de Barquisimeto a 460 años de su fundación

Barquisimeto celebra por estos días sus 460 años de fundación, cuya cuadrícula urbana se asemeja casi al calco a la Puebla de los Ángeles o Cholula en México, de tal suerte que su raigambre o filiación novo hispana es innegable. No así la fecha exacta de su acta de fundación, que es aproximada y discutible porque nuevos aportes por inferencias colaterales indicarían de acuerdo a los estudios del muy querido cronista, poeta Ramón Querales, tendría que ser hacia el mes de mayo, pero adecuar eso a la verdad histórico-documental parece que ha resultado ser muy arduo y las autoridades municipales aún en el marco de la Revolución Bolivariana que se supone son científicos y dialécticos no se atreven.

En efecto, Barquisimeto se habría fundado el 14 de septiembre de 1552 según el consenso alcanzado años atrás (1952) por el sector que entonces tenía la hegemonía social en la entidad, eso que genéricamente la doxa periodística suele llamar "Fuerzas vivas"; de quienes es fama que comisionaron al educador Hermano de la Congregación de La Salle y reconocido memorialista de seudónimo Nectario María para investigar en los Archivos de la India en Sevilla, España. Este al no hallar después de varios meses de desvelos la documentación específica dizque propuso el 14 de septiembre como fecha tentativa más adecuada a la Academia Nacional de la Historia por ser el día de la repartición de las encomiendas y así quedó la cosa; seguramente por intermedio del Centro de Historia Larense con sus académicos que, a su vez, eran miembros también de la élite local, algunas con evocaciones patricias o ser de las familias principales, aceptaron como válida dicha fecha para celebrar con actos solemnes y fiestas cívicas formales y populares lo que andando el tiempo se ha llegado a ser como colectividad.

Junto a la evocación nostálgica de la "Ciudad de los crepúsculos" y permanente clima primaveral por su abra del valle del río Turbio, que logra envolver a tantos que han hecho de este lar su espacio definitivo de vida se preocupan también por cuál puede ser su prospectiva en 40 0 50 años, cuando bien sea en septiembre o en mayo esta "Ciudad de las cinco vocales" (de acuerdo con Pascual Venegas Filardo o ¿es Luis Beltrán Guerrero?) esté celebrando 500 años, ¿qué pensarán al respecto los actuales mandantes?

Inclusive, desde la perspectiva introspectiva-vivencial ya Barquisimeto no es la misma de la década de 1980, cuando en lo personal nos incorporáramos a los 17 años como migrante de la ruralía venezolana desde nuestro aún muy querido caserío El Hato de Baragua, municipio Urdaneta. ¡Eran otros tiempos! Como se dice para reiterar lo obvio, de noche y sin sobresalto estudiamos Educación Primaria por Parasistema en la Escuela Ciudad de Maturín, en el Barrio San José y también de noche iniciamos el Bachillerato en el Colegio de Estudios Técnicos y Laborales que funcionaba por entonces en la Casa Sindical, calle 39 con Av. Libertador, siempre de 6 pm a 10 pm o 10 y 30 pm y después en el Liceo 14 de Septiembre que funcionaba en la misma sede del Liceo Miguel José Sanz, ¡Bachiller en Humanidades! (1988-89), donde cursamos sólo las asignaturas de Inglés Y Matemáticas, ya las demás las habíamos hecho en el Liceo Santa María de la ciudad de Caracas (donde hoy está la Estación La Paz, porque vivíamos en El Paraíso en una quinta de una congregación de la Iglesia Católica).

Por cierto, en las décadas de 1980 y 1990 que no es que eran una gran maravilla, sino de algunos conflictos sociales importantes marcados por la pobreza y la desigualdad social, violencia urbana y corrupción administrativa, tenía sin embargo Barquisimeto funcionando tres zonas industriales; en su Zona Industrial I trabajé al menos tres años como obrero en una fábrica de pastas alimenticias y en la II algunos meses en una de carrocerías de autos, mi hermano Zacarías sí trabajó mucho tiempo tanto en la zona I en una fábrica de procesar cocuiza o fibras de sisal y después en una trasnacional de alimentos y caramelos en las Zonas Industriales II y III; las camionetas de transporte público conocidas hacían esa ruta urbano-industrial (Ruta 9, Zona I; 15, 16 y 19, Zona II y III, principalmente), otras fábricas tenían transporte propio sobre todo para los turnos nocturnos; familiares nuestros, primos y amigos laboraron bastante como obreros.

Algunas organizaciones sindicales o movimientos cristianos de base como la Juventud Obrera Católica y neo marxistas como El Topo Obrero, activaban por esos sectores, acompañaban procesos reivindicativos y repartían publicaciones con fines educativos informales o no formales; porque los empresarios, son siempre en todo tiempo y lugar los mismos: vulgares explotadores, negadores de la dignidad humana, inconscientes y avaros. Así como también los comerciantes y sus directores o supervisores siempre han tenido conductas deleznables, represivas y contrarias a los derechos del trabajador, además de que para entonces era innegables que el consumismo y transculturización alienante estuvieron al orden del día; por eso los sectores más conscientes desarrollaron una amplia, aunque desigual labor pedagógica con fines de elevar la conciencia de clase y la clase obrera fuera tal, es decir, una fuerza política promotora del cambio social con signos de justicia.

Mirando, por así decir, ese camino andado, evocando esa época de nuestra "primera juventud" y haciendo un precario ejercicio histórico de comparación de la relación pasado-presente, cuando cruzamos por la madurez, no deja de sorprendernos la gravedad de la crisis actual; todo eso se ha evaporado: las zonas industriales de Barquisimeto, esa zona de tolerancia de la explotación obrera, es un cementerio abandonado, tanto de activos fijos como de ideas e iniciativas para la inversión y el emprendimiento, estos empresarios siempre han pedido créditos y divisas al Estado-Nación; las llamadas rutas de transporte urbanas con sus maxi taxis destartalados unos y lujosos otros, que por cierto nunca han sido de nuestro agrado porque siempre son gente muy desconsiderada con el pasajero, hoy la crisis les ha rebajado el copeta, los ha igualado al pueblo del que por cierto se habían olvidado, considerándose unos burgueses y de hecho lo son por no ser gente sin conciencia.

Por los días vamos contando Barquisimeto se ha reconfigurado, ha crecido de manera desordenada por todos sus cuatro puntos cardinales, con sus barrios hoy consolidados construidos por mano propia o por crecimiento planificado con sus grandes edificios y urbanizaciones bien, sus centros comerciales o moll modernos y postmodernos hasta convertir la ciudad en una megalópolis y configurar lo que algunos especialistas denominan "conurvatura" con la vecina ciudad de Cabudare, municipio Palavecino, con modernas obras de ingeniería expresadas en puentes y más urbanizaciones que ya alcanzan pueblos alejados como Agua Viva, Los Rastrojos y otros; de tal manera que la ciudadanía junto a las autoridades actuales deben pensar en cuál es la prospectiva futura, valga la redundancia, de Barquisimeto; ya que el pasado y el futuro no es sino la proyección del presente.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 319 veces.



Luis B. Saavedra M.

Docente, Trabajador popular.

 luissaavedra2004@yahoo.es

Visite el perfil de Luis B. Saavedra M. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis B. Saavedra M.

Luis B. Saavedra M.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /regionales/a269251.htmlCd0NV CAC = Y co = US