La oposición va fracturada a las regionales

Tanto nadar para morir en la orilla, dice el refrán; "Tanto nadar para llegar al CNE, para terminar en la oficina de Tibisay Lucena", dijo el presidente Nicolás Maduro.

A punta de trancazos, muerte y destrucción, la oposición se fracturó a sí misma, fracturó a sus seguidores y fracturó la paz de la república.

Después de armar una guerra fratricida, con infiltrados paramilitares enviados por Uribe Vélez a matar a mansalva a sus mismos seguidores, un muerto por protesta, exactamente un muerto por día de protesta, como si los eventos tuvieran esa posibilidad exacta de comportamiento: un muerto opositor en cada día de protesta; ni cinco, ni tres, ni dos; no, exactamente uno por vez para mantener viva la candela. Por cierto que en esa cuenta los opositores no contabilizan a los venezolanos que murieron defendiendo la patria (GNB, PN y otros) ni a los inocentes "chavistas" que fueron víctimas de crímenes de odio, algunos muertos en llamas infernales lanzadas hacia sus humanidades por los terroristas contratados por la oposicion o simplemente envenenados con drogas de todo tipo.

La convocatoria a la ANC catalizó la situación y le dio la oportunidad al pueblo de decirle a la oposición que queremos vivir en paz, más de ocho millones lograron expresarse a pesar del ataque mediático y fisco del que fuimos objetos en esos días y a pesar de las amenazas de potencias extranjeras que juraron cobrarle a los venezolanos en carne viva si se expresaban democráticamente cuando el plan imperial estipulaba que la salida tenía que ser violenta y fuera de la constitución.

Una verdadera patada por ese culo significó para la oposición y el gobierno de Donal Trump, la expresión popular que se vio en la patria de Bolívar el 30 de julio de 2017. Queremos paz es el clamor popular, que viva la constitución es la consigna y con el corazón bravío una vez más los venezolanos cruzaron ríos, montañas, selvas de terroristas, barricadas de asesinos, en busca de la libertad. El espíritu de Bolívar se posó sobre Venezuela ese día, una vez más, y no se irá jamás.

Ya los seguidores demócratas de la oposición; ese pueblo llano que no quiere al chavismo pero tampoco a la bota insolente del extranjero en nuestra patria (llámese gringo, español, colombiano, cubano, chino o ruso) ojo la bota insolente no las amorosas manos de los pueblos amigos que siempre nos han acompañado como nosotros a ellos; ya esos seguidores de la oposición, repito, estaban hastiados de sus líderes a quienes comparaban con "viejas chismosas" que lo único que hacían era llamar cada hora a sus jefes del norte (incluido al peón Almagro) para contarles cada peo o suspiro que el "chavismo" les estaba haciendo: " nos lanzaron lacrimógenas" "nos detuvieron" "nos amenazaron" "no nos dejan trabajar en la AN" y un sinfín de chismes que Almagro resumió en un tomo para leerlo ante la plenaria de la OEA (sin exponer que el cuento era "nos lanzaron lacrimógenas porque matamos a un muchacho con una garrocha de matar reses" "nos detuvieron a tres guerreros porque incendiaron a un muchacho que aparentaba ser chavista (después la ex fiscal los liberó esgrimiendo que el chavista sufrió de combustión espontanea, coño ¿cómo no va a ser espontaneo quemarse cuando le lanzan a uno una botella de gasolina y un fosforo?).

En fin los seguidores de la oposición estaban viendo en sus líderes a cobardes incapaces de hacer una revolución y guiarla con los cojones bien puestos sino que por el contrario eran unos líderes de redes sociales, de paltó y corbata que estaban mandando al matadero a su pueblo de a pie, como carne de cañón.

La constituyente, pero mas allá de el cuerpo constituyente como tal, el pueblo que salió en mayoría a decir "No mas guerra" se impuso y la guarimba murió el mismo día, los estertores de la directiva opositora radical antidemocrática aun sigue pero sin fuerza, los partidos políticos tuvieron que escuchar al pueblo y reconocer en los números que no podían seguir de espaldas al país.

Llegó el momento de dejar la vaina, 20 años de guerra tenemos ya, es la hora de la paz; los partidos políticos deben renunciar a su empeño en matar para lograr el poder.

Ya la mayoría de los partidos reconocieron al CNE y su confiabilidad, ya la mayoría de los partidos políticos inscribieron a sus candidatos, reconociendo que así como en 2015 el CNE fue transparente y publicó la expresión del pueblo que les dio la mayoría de la AN a la oposición, ese mismo CNE fue transparente publicando la expresión emanada en 2017 de que el pueblo mayoritario quiere paz.

Comenzará la campaña por las gobernaciones y asambleas legislativas; en democracia el pueblo a través del voto puede expresar su evaluación tanto a las gestiones como a las propuestas; no todo ha sido eficiencia en los gobernadores y alcaldes chavistas y eso el pueblo lo va a cobrar, no todo será verdad en las propuestas de la campaña opositora que vendrá, pero el pueblo ya no es tonto nunca más.

Hay que felicitar a los partidos que entraron por el carril democrático, sin que eso signifique que quedaran impunes las andanzas grupales o individuales que tanto daño le ocasionaron a la patria. Se caen una vez más las caretas antidemocráticas de personajes como María Machado, que aunque no tenga ninguna relevancia política de masas es bueno que salga por la calle del medio ratificando quien sabemos que es.

En Nueva Esparta se inscribieron cuatro candidatos: dos candidatos fuertes y dos más; por un lado el actual gobernador Mata Figueroa intentará repetir por el PSUV, y el pueblo evaluará su gestión; por otra parte el actual alcalde de Mariño Alfredo Díaz va en representación del partido MUD y sus aliados; y el pueblo también evaluará su gestión municipal y su propuesta; eso es democracia, eso es lo normal, que gane quien más votos obtenga; ya de por si Nueva Esparta arrojó un perdedor y es el ex gobernador Morel Rodríguez quien no quiso postular su nombre y en vez de reconocer que está extremadamente devaluado como líder, exponer razones de edad entre otros, decidió salir por la puerta trasera de la política, diciendo que no postulaba su nombre porque no confiaba en el CNE.

La oposición va fracturada a las regionales pero va y eso hay que celebrarlo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 709 veces.



Oscar Jiménez


Visite el perfil de Oscar Jiménez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Jiménez

Oscar Jiménez

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /oposicion/a250761.htmlCd0NV CAC = , co = US