¿Habrá que hacer la guerra para lograr la paz?

La oposición venezolana se ha convertido, literalmente, en un grupo terrorista que, guardando las distancias, tiene fuerte apoyo norteamericano como en sus tiempos lo tuvieron los contras nicaragüenses, Alkaeda, ISIS y otros.

El modus operandi es una práctica vieja y conocida. Se trabaja en dos frentes, uno que representa el brazo legal (la MUD) a través del cual se hacen los contactos internacionales, se financia y se brinda asistencia logística al segundo frente, representado por los que denominan combatientes por la libertad; encargados del trabajo sucio, violento y criminal.

Hoy ese grupo terrorista, a través de sus dos frentes de acción, está entrando en la fase de la insurrección armada. Para ello cuenta con un ejército de mercenarios y paracos (hay quienes afirman que cada combatiente cobra hasta 10 mil dolares por día) al que cada día intentan incorporarles mercenarios profesionales y miembros del hampa común. En esta fase, el combate aun se disfraza de protestas y se intenta la participación de mujeres niños y ancianos que poco a poco se irán retirando en la medida que los muertos aumenten y el combate se haga más cruento, violento y abierto.

El siguiente paso consiste en ir tomando y sometiendo pueblos enteros, hasta hacerse con una entidad federal (estado) para montar allí un gobierno paralelo que se financiaría a través del cobro de impuestos, como "nuevo gobierno", a empresarios , comerciantes y particulares.
Es aquí donde comenzarán a surgir los arrepentimientos de aquellos que creyeron que la lucha de la MUD era por la democracia y un país mejor. Algunos intentarán huir de la locura que habrá de desatarse en la "región liberada", pero eso no será sencillo por lo que tendrán que vivir en medio del terror de la guerra.

Ahora, es ingenuo pensar que el plan es llegar hasta allí. Si lograsen tomar el control de un Estado, el siguiente paso es expandir la guerra para, ir tomando nuevos pueblos hasta sumar un nuevo estado y así sucesivamente.
Para ese momento la guerra ya sería abierta y el modelo sería exactamente igual al sirio.
Los que crean que esto es una exageracion sería bueno que leyeran las palabras de la embajadora de EEUU en la ONU en las cual dice textualmente que ese es el camino que llevamos (el de Siria).


Ahora, un elemento a considerar porque forma parte medular del plan es PDVSA. La empresa es un objetivo clave, pues para los terroristas poder disponer de crudo para comercializar (Colombia de seguro estaría feliz de poder comprar crudo barato, tal como hacen con la gadolina) sería una fuente de financiamiento y poder muy grande. Sin embargo esas son palabras mayores y no creemos que aun estén en capacidad de tomar control de un campo.
Primero deben tomar control de un estado geográficamente importante, antes de pensar en un estado petrolero. Al respecto podríamos especular sobre la toma de un estado como el Tachira, para declararlo territorio libre, lograr reconocimiento internacional y pedir apoyo militar y economico con base a que no se trata de agredir al resto de Venezuela sino para defenderse de un gobierno "dictatorial, narcotraficante y genocida". Su frontera con Colombia lo hace ideal sobre todo para el tráfico de mercenarios y contrabando.
¿Descabellado? ¿Por qué cree que el gobierno ha enviado casi 3000 guardias a ese estado?

El Zulia, por su parte, es estrategico, pero por su importancia petrolera, cuenta con mucha presencia militar. Sin embargo es obvio que está en los planes. De hecho, desde hace dos semanas el puente Rafael Urdaneta, esta fuertemente custodiado, en previsión de que pudieran volarlo para aislar el Estado por vía terrestre y facilitar el acceso de tropas desde Colombia.
Es que en la Costa Occidental del Lago hay una producción de 100 mil bls/dia que representan un tesoro y un objetivo para los terroristas y que pueden ser transportados por tierra o por barco (desde Bajo Grande) hacia Colombia si llegasen a controlar dicho estado.

Así se resume el plan, pero una cosa es el plan y otra la realidad. Los terroristas no están jugando solos y el gobierno y los chavistas somos muchos.

Obviamente no se deben exponer publicamente los planes para enfrentarlos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 330 veces.



Alexis Arellano


Visite el perfil de Alexis Arellano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexis Arellano

Alexis Arellano

Más artículos de este autor