Vladimir Villegas a Borges ni con el pétalo de una rosa

Patética, fue la "entrevista" de Vladimir Villegas el pasado miércoles 17 de mayo, al derechista Julio Borges, uno de los autores intelectuales de la violencia que hoy sacude al país.

A Borges y a la oposición violenta, ni con el pétalo de una rosa. Preguntas bobas, aburridas, prefabricadas, muy pocas, que solo sirvieron de plataforma propagandística a la verborrea golpista de Borges, una clara estrategia comunicacional para encumbrar a los "héroes" del antichavismo por televisión.

Las preguntas que tenían que ser más duras eran adornadas con palabras rebuscadas, más propias de un diplomático que de un periodista, para no molestar al entrevistado y a su rabiosa audiencia. La más "polémica" fue en referencia a la "violencia" de la oposición. En lugar de apuntar con pelos y señales la cantidad de asesinatos y destrucción cometidos por la extrema derecha opositora, apenas mencionó el caso de una panadería saqueada por la oposición en San Antonio de los Altos, no sin antes exculpar de antemano a la dirigencia opositora porque esos actos debían ser analizados "sin perder el contexto en el cual estamos viendo las cosas en el país".

Sin embargo, poco sirvió la bondad mostrada por el entrevistador. En el minuto ocho de la entrevista publicada en la página oficial de Globovisión, Borges justificó la intervención extranjera en Venezuela. Atónito, Villegas debió salir al rescate y corregir la incontinencia neofascista del entrevistado para que no quedara en evidencia.

"El gobierno de Maduro se ha convertido en un problema, ya no solo regional, mundial que amerita la intervención de la Unión Europea, del Vaticano, de los Estados Unidos (…)", dijo Borges con total desparpajo.

Villegas tuvo que intervenir inmediatamente, no para obtener más información sobre los verdaderos planes de la oposición neofascista, sino para que las palabras de Borges fueran "precisadas".

"Eso es bueno precisarlo porque fíjate que el gobierno habla de que la oposición promueve la intervención. (…)"

En ese momento, el entrevistador le hace un gesto a Borges para que caiga en cuenta sobre el desliz que había tenido.

"Entonces es bueno precisar términos de intervención (…)", continuó Villegas a fin de dictarle la pauta de lo que debía ser su mensaje.

Borges capta la advertencia y rectifica.

"La única intervención que yo quiero es la intervención del pueblo venezolano", dijo contradiciendo lo que había sido su verdadera intención.

Seguramente el anfitrión no quedó convencido y al retornar de una pausa, insistió con la pregunta para que Borges pudiera seguir "precisando", esta vez a través de un twitter.

"¿Qué acciones concretas pueden tomar los países de la ONU y la OEA con la situación en Venezuela?"

Borges sabía que tenía que ser más claro. No podía desvelar la verdadera razón que lo llevó a Washington.

"Muy concreto. Eso no significa intervenir ni meterse, sino todo lo contrario (…)"

Patético.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 618 veces.



Antonio García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio García Danglades

Antonio García Danglades

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición