La paciencia chavista

Estamos ante una encrucijada o quizá el fin del camino de la esperanza que nos sombro el Gobierno y especialmente el Presidente Maduro, cuando anunció como el definitivo paso para abandonar el inmenso atolladero donde nos encontramos, que el decir del Oficialismo es consecuencia de la Guerra Económica que nos han impuesto desde el exterior y una Oposición a ultranza que no acepta las reglas de juego democrático y pretende hacerse del poder por la vía antidemocrática del golpe de estado, para por vía de echo, establecer un gobierno condescendiente con el gran poder factico del Norte que, ponga a sus pies nuestras riquezas.

Eso es cierto pero no podemos seguir escudándonos detrás de esa verdad intervencionista la brutal incapacidad que hemos demostrado para afrontar y superar las realidades que nos han tocado últimamente y que para ello hemos sido la máxima expresión de supina incapacidad, los repetidos intentos por superar la crisis no han pasado de un intentos fallidos en toda la extensión de la palabra. La Venezuela actual luce entristecida y sin mucha esperanza, consecuencia de los frecuentes errores y fracasos en diferentes actividades de nuestra economía y la sucesión de promesas incumplidas.

Los programas sociales: Misión Robinson, Misión Barrio Adentro en todos sus niveles, misión Hogares de la Patria, Misión Negro Primero, Misión Sonrisa, Misión Negra Hipólita. El Cardiológico infantil Gilberto Rodríguez Ochoa, la Misión Milagro, la inmensa misión Vivienda Venezuela y Barrio Nuevo Barrio Tricolor etc., son alcances indiscutibles de éxitos de los gobiernos de Chávez y Maduro en una escala casi inalcanzable fuera de nuestras fronteras por el carácter humanista de los mismos. Estos inmensos logros pertenecen al pasado aunque algunos se mantengan; pero el presente de la Administración luce inoperante sin soluciones a futuro inmediato de lo que es necesario realizar par poder adelantar el programa de Progreso de Maduro

No se engañe Sr Presidente, el plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad no está como parece que sus asesores y allegados le hacen saber, debo recalcar que quienes saben cuando el barco está haciendo agua son los que se encuentran en el nivel más bajo del casco, aquellos que tienen acceso a la setina y son necesariamente los primeros que toman conciencia de que algo anda mal y que pudiera estar iniciándose el hundimiento de la embarcación, en otras palabras los de abajo, aunque la solución del problema está en el puente de mando en sus manos, no soslaye ese derecho y deber

Ni su gobierno, ni el control ciudadano con las frecuentes admoniciones a la población en general para que colaboren, ni el Sundde, ni la Guardia Nacional ni todas las Policías que debieron estar desplegadas en apoyo al plan generado en las altas esferas del Ejecutivo, han podido ni tan siquiera medianamente contener el acuciante problema de los precios y la perdida gigante del poder adquisitivo de bolívar soberano y los de las clases más bajas los que hipotéticamente se encontrarían en la setina de la embarcación ya comentan que el esfuerzo ha sido prácticamente inútil, que el nivel del agua ya comienza ahogarlos y arguyen que aquellos que se encuentran en los altos niveles, áulicos de turno que, no tienen la valentía de expresar realidades al nivel más alto del ejecutivo, para que tome decisiones y resuelva haciéndose cómplices de los problemas y que en el último "topo a todo" como manifestara en artículo anterior, se pierda lo que parece ser la última , porque ya el agua esta entrando la sala de máquinas y así la nave no podrá navegar.

Se dice que por la boca muere el pez y esto muy cierto; de manera extensiva pudiera llevarse a la realidad ciudadana, por la boca del público puede fenecer este nuevo intento de reanimar la economía, si por lo que en un momento aciago el pez muere al morder, en nuestro caso, el proyecto puede morir por lo que el pueblo no puede llevar a su boca para satisfacer sus necesidades alimenticias, el hambre es mala consejera y sus presiones son de tal fuerza, que mueven como primerísima fuerza toda la economía mundial

El inadecuado suministro de Alimentos constituye el talón de Aquiles de la Administración Chavista que, ha dado muestras más que fehacientes de incapacidad para abordar la problemática de Producción y en su defecto importación a tiempo y adecuada de las carencias; transporte y distribución tanto al mayoreo como al detal en las propias comunidades, consecuencia de un mal equipo asesor del gobierno, tanto para optimizar la producción y canalizar las importaciones y en este caso como en muchos otros, ha privado el partidismo sobre la experiencia y han colocado en tan delicada actividad a rojos rojitos pero incapaces para tan delicadas funciones, habiendo entronizado las monstruosas colas bachaqueras

El adelanto del programa Maduro efectivamente ha disminuido las colas para la adquisición de alimentos e inclusive se ve mayor presencia en los anaqueles, pero como al gobierno nunca le falta un pero, el problema aparece aL llegar a la caja, a la hora de pagar, que de acuerdo a la lista de precios convenidos no debía existir, pero el irrespeto a las disposiciones, hecha por tierra lo previsto de que, se había recuperado el poder adquisitivo al balancear el ingreso con los precios, resultando fallido, porque el aumento de los sueldos se produjo, pero el control de precios no aparece por ninguna parte.

Para completar la charada, nuestras ciudades se encuentran semiparalizadas por falta de transporte, las colas inmensas en las Paradas de transporte público, y como resultado de esa necesidad imperiosa de trasladarse a su lugar de trabajo y viceversa a su vivienda, hace que la especulación llegue a niveles insospechados, cuando los conductores duplican, triplican, y más el valor convenido para el transporte, disparándole una sonora trompetilla a todas las autoridades que, han establecido los precios para las diferentes rutas, pero algo más sorprendente es que, para poder mantener los precios astronómicamente elevados disminuyen la frecuencia de sus viajes, aumentan las colas y obtienen un doble beneficio, trabajan menos, gastan menos en sus vehículos, descansando más mientras ganan más.

"Desengáñese Compadre, igual que no hay angelitos negros" como dijera Andrés Eloy, tampoco parece que no hay realmente comprometidos con el Plan Maduro de Recuperación Crecimiento y Prosperidad, y todos enchinchorrados, el grueso del partido, los representantes del Gobierno, especialmente los que dispones de una buena teta, que se hacen presente cuando se ven las cámaras de televisión y el resto del tiempo brillan por su ausencia, mientras que los comerciantes inescrupulosos hacen su agosto con los precios, el bravo pueblo que, debiera levantar su voz se muestra displicente, porque nunca han oído sus reclamos en solicitud de asistencia.

A pesar del optimismo mostrado por el Presidente con el análisis del primer mes del programa, que a la población en general le infundió un hálito de esperanza en que todo iba bien y la creencia de que la propia percepción contraria pudiera ser local o personalmente equivocada, con el correr de los días ha llegado el momento afrontar la realidad con entereza, sin engañifas y que al máximo nivel del gobierno se tomen las decisiones pertinentes, porque como dijera antes, el nivel del agua llega a la sala de máquinas y con los motores enchumbados ninguno de los otros nueve de su programa podrán tener algún éxito, porque ni los remeros querrán bogar y ya no mediante el uso de una retórica complicada y engañosa seguir convenciendo al pueblo de que somos los mejores en todo, menos en lo que más nos afecta, el manejo de las cosas pequeñas que conforman la vida de los ciudadanos, que por su cantidad inconmensurable, frecuencia y de primerísima necesidad, constituyen la vida económica y social de los países, como son la adquisición de alimentos, medicinas y transporte; tres actividades tremendamente comprometidas en el momento actual, y que hasta la fecha han superado abiertamente la capacidad de resolución de la actual Administración.

El Gobierno confía y con razón en la fidelidad del conglomerado Chavista, de fuertes convicciones en cuanto a la transformación que adelanta la Administración Maduro, pero no puede perderse la mira de que muchos seguidores a ultranza hoy se muestran tibios en defensa del proceso, y de que algunos defensores del Chavismo hoy en día tienen pocos argumentos para combatir las arremetidas derechista, porque ya no podemos decir que la culpa es del "gobierno anterior", de las malas costumbres heredadas de la 4ª República, y que ya es hora de que el Gobierno asuma toda las responsabilidad de lo que ocurre, tomando el freno con los dientes, para esgrimir argumentos a dos lanza sin tregua, porque la incapacidad de resolver los problemas cotidianos es del Gobierno y de nadie más y está socavando la moral y haciendo que se acabe la paciencia chavista.

 

edgarvalerodiaz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 520 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a270347.htmlCd0NV CAC = Y co = US