"El deber de la reflexión crítica y productiva desde la axiología"

Todos somos la actividad principal para el país, y en estos tiempos es necesario reintegrar la credibilidad de Venezuela en una conciencia hacia lo social, lo critico, lo científico, lo cotidiano y tolerante, en cuya sensibilidad de miles de hombres y mujeres deberá reposar en los más sublimes proyectos de cada uno hacia lo colectivo; empero se puede tornar irrealizable si no se tiene como punto de partida las principales preocupaciones del pueblo, ya que todo modelo alternativo de política económica, debe incluir esas propuestas (la cual actualmente debemos defender), y esta a su vez ser aquellas que ayuden en el modo más concreto y más eficaz a la población a luchar de manera exitosa por el alcance de unas condiciones dignas de vida con base a sus necesidades, incluso visto desde una óptica bíblica estas formulaciones han perdurado en la existencia, y que entre ellas podríamos nombrar algunas, como: erradicar el hambre, dar vivienda digna a todos y salvaguardar la vida de los que mueren por falta de protección médica factible; y que en nuestros tiempos por añadir como lo es, indicaríamos el acceso real a los derechos humanos, así como el de extender el acceso gratuito a la educación y la cultura para perfeccionar las libertades democráticas mediante la universalización de la misma, y como proyecto fundamental lograr prescindir de la violencia represiva en todas sus formas y aún las no conocidas, ya que sin duda estos tiempos calamitosos nos han expresado que es tan sencillo olvidarse de los muchos esfuerzos de muchos, sean del lado que sean, que desembocan en el extravío de la ruta fijada al principio, conllevando a manifestar acciones realmente escabrosas en ciertos espacios del espectro público, manifestando en estas personas, sus miserias más negras, que se desmoronan ante un pueblo, con base a su manera de actuar, tratar y dirigir, que lamentablemente persisten en las instituciones, en este escenario de conductas precarias que hacen algunos actores e integrantes de las instituciones como uso conforme a su forma de hacer y ver las cosas, nuestro país en su paso tortuoso de cambios necesarios nos obliga sin descanso a que referencialmente conozcamos y rescatemos la identidad que decidimos fijarnos muchos y determinar que con base a la lógica y a la cronología se puede continuar construyendo uno de los logros más anhelados como el de la justicia social, sin ánimos de continuar siendo complaciente a lo que verdaderamente es reprochable en cuyo uso y valor es la intolerable corrupción, así como las falsedades, las extorsiones, con fundamento a los atropellos de los más débiles que sin dudas versa con la profundidad que bien tarde o temprano sale a flote a toda vista concluyendo exponer lo que mora en sus verdaderas personalidades precisando oscuras intenciones hacia social; la certeza actual es que al hacer ese tipo de acciones no hay vuelta atrás por más que se procure cambiar el rostro con todos los alcances posibles de las herramientas operativas (era digital) para tal fin, siempre su identidad virtual estará sujeta a dudas ya que esta a su vez se encontrara hostigada por su verdadera identidad, en este caso algunos sujetos en sus funciones públicas del estado por poder, bien sea militar o político pueden conminar a un humilde pueblo por buscar ecuanimidad con base a un reflexión obligada con la necesidad de conciencia para estimular de entrada en un cambio por completo de un trato si se permite humanizado, frente a la indiferencia que al parecer sin ánimos de tregua no ha desaparecido en algunas instituciones del estado en contraposición de la fijación moral bolivariana, que al final estoy seguro será un puñal de doble filo para quien despliega este tipo de conductas ya que se convierte en víctima de su propia aventura o mejor dicho tal vez sea visto como una "travesura de momento" cuyo descaro se suscribe en personas "intocables y protegidos" por seres superiores en el paso de sus labores políticas e institucionales; es decir consideran estar por encima de los poderes supremos que nuestra carta magna establece.

Vale acotar que la historia de este mundo real nos deja como lección que por más dañina que sea la conducta de alguien o de algunos, a veces las cosas le salen muy mal, sin embargo prefiero que usted querido lector o querida lectora decida si es todo un "honor" o todo lo contrario que la historia en estos tiempos modernos lo revista de carácter desagradable, directamente relacionada con este tipo de conductas que por cierto son de uso "corriente" en la cotidianidad en nuestra región y en algunas de nuestras instituciones, lo importante es descifrar que los cuentos revisten de fantasías y la realidad supera a ésta muchas veces, ya que las escenas más brillantes que se dan son aquellas cuando nuestro pueblo de forma organizada ejemplifica con señalamientos directos, todo ese deterioro sistemático que han hecho personas directamente sobre el proceso bolivariano, y cuya realidad se encuentra allí en los venezolanos que seguimos construyendo, investigando, trabajando profundizando cada día para emanciparnos con la identidad que nuestros próceres como Miranda, Bolívar engendraron en nuestro pecho como estímulo por lo social y lo colectivo.

En esta era de las redes sociales la información llega mucho más rápido, como de hecho jamás se ha visto en nuestro transcurrir por el paso de la historia, y aunque lo mal hecho continúe eclipsando y aunque parezca que nuestra realidad se traduzca en inhumana sabemos que se producen efectos ideológicos y políticos inhumanos, y que frente a ese absurdo, hay un camino bolivariano como proyecto altamente sensible hacia lo social que marca un hito interesante y valioso que se ha conocido en nuestro país, sin embargo visto con la ironía más respetuosa ha servido también para que muchos la aprovechen como el escenario correcto para manifestar sus actos más bochornosos en estos tiempos, cuyo resultado en el recuerdo siempre será un gran monumento de inmundicia que caracterizaron sus actos; líneas más, líneas menos; la respuesta es construir, reinventarse, producir, conllevando ha reconfigurar lo interesante que resulta hacer las cosas con la gentileza y la altura que solicitan estos tiempos de crisis, logrando superar conductas que revisten ánimos que versan con mundos oscuros de esos distópicos narrados en novelas, y hacen que el pueblo sea investigador por medio de herramientas idóneas, permitiéndonos avanzar aún más en los proyectos que procuran emancipar a la humanidad, de manera indetenible mediante denuncias y formulaciones ante los organismos competentes, con funcionarios que poseen el valor de hacer irrefrenable las gestiones de elevada solvencia moral en lo social, y que están allí a la espera de una justicia social en todos sus aspectos, para hacer lo increíble como el resultado prodigioso derivado del camino efectivamente revolucionario, agregando un renacer por construir y aportar los necesarios cambios productivos hacia el país en su psiquis, ya que las energías acumuladas hacia lo humano, lo sensible y lo consciente se encuentra también en mujeres y hombres de bien en algunas instituciones de nuestro país, es decir que existe una búsqueda concreta de encontrarse siempre una aguja en el pajar como aquellas que son espectaculares o aquéllas que abundan y que son las más escabrosas desde el punto de vista de la relación con lo social, por lo tanto consideramos que lo más importante es que a pesar de que el juicio propio es la esencia de lo necesario para comprendernos, nuestros análisis, trabajos y percepciones concretas del todo, nos exige cada día mayor compromiso con la honorabilidad de enseñarlo, cuyo punto a favor sería sin dudas las riquezas permanentes de que las posibilidades que a bien tengan a expresar todos sus participantes en sus propias conductas políticas que de forma óptica muy particular de sus propios ángulos convergen en una mejor Venezuela, incluso en nuestro mundo y que en un sentido más amplio debemos darnos cuenta realmente lo que se nos presenta en el escenario mundial, que de por si es algo muy dramático: es concretamente el hambre, la supervivencia de la humanidad, las enfermedades ocurridas de la miseria, el detrimento de lo ambiental y de lo natural, el abuso y la condenable mala aplicación interpretativa de los preceptos jurídicos, estamos convencidos que todas esas conductas se suscriben a la concreta realidad original del uso-valor del capital y del moderno desorden globalizador, es preciso señalar que repetir la palabra etcétera no alcanzaría jamás a un acto legítimo de justicia, ya que el odio personal propio de los valores de uso y valor reproducido por el sistema conducirá siempre al individualismo extremo, dogmático y sectario materializando su venganza en lo irracional lo cual la historia nos ha descrito muchísimas experiencias al respecto, volviendo en ese actuar a unos contra otros por el dinero, la mercancía, por medio de conductas ortodoxas y fetichistas contrariando lo grandioso que cada uno poseemos por sumar en la productividad del país, por tanto somos participes de construir el país que tenemos en cada idea proactiva desde todos los rincones de Venezuela, recordando como finalidad que el odio personal jamás debe verse como una fuerza impulsadora del porvenir. Los desafíos de la hora actual en franca relación con much@s conocid@s, como "gobernantes" se suscribe a retos de tipo más comprometidos y aunque han dado la sensación de ser decepcionantes por las conductas antes señaladas se comprende en su profundidad que es imperioso alcanzar por medio de la honra dar curso a el mandato popular que históricamente ha exigido poner fin a la opresión de los sistemas desiguales en el contexto social, con el claro objetivo de avanzar en la construcción de una sociedad diferente, ya que hay formulaciones ideológicas de intereses expoliadores que continuamente accionan y utilizan amenazas de todo tipo como los hemos superado en nuestra actual historia venezolana, por el hecho de tener una decidida voluntad política de cambiar nuestro país y que sin discusión pretendernos animarnos a esa tarea, siempre debemos tener en la consciencia que: al hacerlo nos enfrentaremos con una obstinada oposición de las clases cuyas catervas sociales dominantes no dejarán recursos por utilizar, y que desde la sugestión y persuasión hasta la violencia más atroz, harán todo por frustrar cualquier tentativa transformadora.

En lo personal sabemos que a pesar de que muchos amigos, camaradas y conocidos de la trayectoria política se han olvidado de los muchos esfuerzos emprendidos por muchos de nosotros, y que sus resultados al paso de direcciones han sido sin discusión el extravío del camino, es oportuno recordarles que solo su conducta con hilarante fantasía sensacionalista serían dignas de una vulgaridad espectacular y que eso solamente da para armar un circo con base a chantajes de moralidad, asuma su responsabilidad para que logre desmontar el cerro gigantesco de trasto dejados por usted, por ello y en memoria de un entrañable y por demás gran compañero de lucha crítico, camarada, amigo y maestro a quien describimos como "un cuerdo sin carencia de locura" el viejo Freddy Yépez nos dijo que: "…Cuando vivamos en un mundo sin clases, sin explotadores ni explotados, sin opresores ni oprimidos, podremos entonces sacar de nuestros sentimientos todo vestigio de odio y darle ese espacio al amor, la ternura, la solidaridad y la amistad, para que sea un corazón de un hombre nuevo, de una mujer nueva y de un mundo nuevo, por lo tanto en la actualidad desprendernos del sentimiento del odio de clases, podríamos terminar aferrados a un amor ficticio y místico convenciéndonos que debemos ser buenos y fieles esclavos del esclavista."

 

ABG. DANIEL GRATEROL–autor-redactor -(2018) PTLGO.LUIS OVIEDO –contribución-(2018)

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 276 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





CN mp N Y ab = '0' /ideologia/a269166.htmlCd0NV CAC = Y co = CN