Auditórium

Este “soxialismo”: ¿Un carnaval sin Máscaras?

"La Gran Mentira que formaba parte de la táctica de Hitler, la cual decía que una gran falacia repetida una y otra vez es más efectiva que una pequeña. Previendo nuestra era posmoderna y de pos verdad, el ministro de la propaganda de Hitler Joseph Goebbels argumentó que "no hablamos para decir algo, sino para obtener un efecto concreto". "Son de esperar siempre estas frases de los nazis y comunistas. Que se haya popularizado en nuestras democracias debería dar que pensar. La verdad ha muerto hace mucho tiempo". Anónimo…

En estos carnavales venezolanos 2018 los disfraces han desaparecido, los antifaces han sido sustituidos por el hambre, y el pueblo sabe quiénes son los que bailan en las comparsas de la miseria y la pobreza.

El miércoles de cenizas luego del calendario del carnaval volveremos tristemente a la realidad hiperinflacionaria, y miserable de las colas, la escasez, y los altos costos de los alimentos, medicinas etc.

El calendario electoral para las presidenciales producirán ciertos hechos de relevancia pero distintos unos de los otros, en alusión a la farsa del Dios momo en estos carnavales que sirve de título a este articulo.

El hambre habrá regresado de su paseo triunfal por los anaqueles, con un alza brutal de los precios que tendrá repercusiones negativas en el futuro electoral mediato, que perversamente, espera encontrar aquí a unos funcionarios, al menos por un elemental pudor, el pueblo no los respetaran por no haber desnudado en su momento la crisis económica genocida que vive nuestra nación, se equivocarán una vez más, los que promueven el delito electoral al estilo bielorruso y nicaragüense.

Venezuela tiene la peor clase de tahúres civiles y militares, los que padecen de amnesia, cuando simulan el olvido de su propio fracaso, de abjurar de la educación de calidad que recibieron en liceos y universidades publicas en la IVR, en la que estudiaron y participaron como docentes, seguir jugando adhominen en el país es sucio. Lo único que buscan es retener el poder, practicar el más abyecto populismo, y el enriquecerse en el trayecto.

Los colectivos tarifados que apoyan a la "revolución", anuncian encantados que el ciclo electoral que termina el 22A, como esta previsto, y donde están dispuestos a seguir extorsionando a la sociedad. Intimidan (son "daños colaterales "a niños que mueren por desnutrición y ancianos por falta de medicamentos) a los más desprotegidos con tal de disparar a favor del Gobierno, donde se asocian para bachaquear y delinquir, descaradamente, en la campaña de terror y sometimiento, en la que están empeñados estos grupos paramilitares sin control.

Lamentablemente, y además de la trágica pérdida de millones de horas/hombres de trabajo de venezolanos en las abominables colas por la oprobiosa búsqueda de alimentos y medicamentos.

Porque, si bien la economía de los venezolanos no da demasiado espacio para el optimismo todavía, qué pretenden quienes asisten con el hambre a cuesta a todos los actos que haga el Gobierno: Apoyar a todo lo que signifique el ¿aumento del déficit, la emisión de dinero inorgánico, el endeudamiento, los subsidios?; todas estas recetas nos lleva a una mayor inflación, es el impuesto más gravoso y miserable a los pobres, es decir, para aquéllos a los que dicen proteger. Como buscar el crecimiento de la economía, y para esto siempre se consultan a varios expertos en la materia económica ya que es con: inversión, productividad, seguridad jurídica, factibilidad, respeto a las normas, y el regreso, de las fortunas que muchos tienen en el exterior, y echándonos el país al hombro, porque el mundo esta ya hartó de escuchar nuestros llantos mientras, nuestros jóvenes, y profesionales siguen emigrando del país por la falta de oportunidades.

¿O es que es mentira lo que se escucha en las economías exitosas del mundo, cuando se les pide que vengan a invertir, se escucha siempre la lapidaria aseveración: "comiencen ustedes por establecer un modelo económico que genere confianza en Venezuela"?

En 19 años de gobierno bolivariano no se puede seguir en el arte de fracasar, ya que no hay intenciones al menos de apartarnos de una segura colisión con un iceberg, en el que tantos años de politiquería, corrupción y de populismo nos han colocado. En este año 2018, los venezolanos mayoritariamente debemos decidir que no queremos transformarnos, en la paupérrima Cuba de los Castro, o en cualquiera de los engendros con que el "socialismo real del siglo XX" sembró de miseria a la URSS, y toda la Europa Oriental, y en nuestra sufrida región a Cuba.

No incurramos en el disparate, instalado en los medios públicos de propaganda del gobierno, de igualar las críticas que se hacen contra el gobierno bolivariano, todos los días, con la corrupción cívica y militar. Los errores del Gobierno duelen, y mucho, pero creo que no queda otra que apretar los dientes, seguir adelante y, en la medida de nuestras escasas posibilidades, evitar que se sigan cometiendo, ya que la parecer tenemos una sociedad enferma lamentablemente. Esperemos que reaccione el pueblo inculto que sufre una epidemia de ceguera y amnesia colectiva. . .



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1210 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edgar Perdomo Arzola

Edgar Perdomo Arzola

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a259165.htmlCd0NV CAC = Y co = US