Las elecciones de gobernadores

Entramos en la recta final de la campaña, las fuerzas chavistas afinan y afianzan su maquinaria electoral y utilizan todos los trucos conocidos para tratar de conseguir un gran triunfo.

La oposición, por un lado busca apoyo popular en campañas casa por casa y demás cuentos, pero por otro sigue aplicando todo tipo de saboteos: ataques contra corpoelec, contra los sistemas telefónicos y los cajeros automáticos, contra los sistemas de bombeo de agua, y el sabotaje más cruel: el económico, con la ya casi inaguantable especulación y el típico acaparamiento. Siguen con sus campañas mediáticas, nacionales e internacionales, para confundir y desmovilizar al pueblo. Al final, la intención es crear caos y desesperanza y poco a poco seguir destruyendo el tejido social de la nación.

Lo que está en juego en estas elecciones es mucho más que las gobernaciones, nos jugamos el futuro de la patria y quizás el futuro de la América y el mundo.

Analicemos las gobernaciones y las alcaldías con mayor índice de criminalidad y veremos que son las mismas donde arreciaron las guarimbas terroristas, casi todas en manos de la oposición. Aunque no dudamos que pueda existir algún candidato bien intencionado en la derecha que en verdad quiera trabajar junto al gobierno para solucionar los graves problemas que enfrentamos, la realidad es, que conociéndolos, se hace fácil predecir sus planes. El repliegue táctico y la tardía aceptación del camino democrático vienen como siempre acompañados de la traición, de la típica puñalada trapera del fascismo. De ganar una gobernación, esta será utilizada como guarida de hampones y terroristas, trabajando lado a lado con los "políticos" opositores para desestabilizar, crear caos y violencia e impulsar una intervención "humanitaria" de fuerzas extranjeras.

Tal vez, el saldo más importante de este proceso electoral, al igual que el de la A.N.C. sea la organización popular que se está formando horizontalmente, sin coerciones, de manera espontánea y natural. Como siempre hemos hecho hincapié, es solo por medio de la organización popular que podemos lograr la fuerza necesaria para "cambiar todo lo que tenga que ser cambiado" y derrotar al fascismo que hoy amenaza al planeta entero pero sobre todo a la patria venezolana. Organizarnos para acabar con la corrupción, con el bachaqueo, la burocracia ineficiente, la alcahuetería y el egoísmo, todo producto de la mala cultura que nos ha sido impuesta desde hace siglos.

Que nadie se equivoque, hoy la patria está dividida, al igual que el resto del planeta .Existe una minoría muy poderosa que controla todo, pero sobretodo, la información y la creación de cultura. Estas elites internacionales y sus secuaces locales han logrado confundir y engañar a un alto porcentaje de la sociedad, logrando hacernos creer que son el único futuro, que su modelo económico con su ideología neoliberal y sus políticas de endeudamiento y austeridad permanente son la solución a todos los problemas, aunque ya se ha demostrado que la realidad es muy diferente, para muestra observemos la economía portuguesa, que ha logrado salir de un oscuro pozo aplicando exactamente todo lo opuesto a las teorías neoliberales, mientras el resto de Europa no puede salir de la última crisis financiera y se enfrenta a un sorpresivo auge de la extrema derecha, con fascismo y racismo incluido, no visto desde la antes de la segunda guerra mundial.

Esta división nos obliga a pensar muy bien nuestro voto, debemos elegir de qué lado estamos, del lado de los que construyen y quieren cambiar el futuro, o del lado de la destrucción, la austeridad, el endeudamiento y la violencia permanente. Del lado de Jesucristo, Bolívar, Martí Chávez y el Che que como tantos otros se jugaron todo con los pobres y los oprimidos, o del lado de criminales como los Bush, el payaso anaranjado Trump, o los Borges, Mendoza y demás vende patria. Hay algo que está muy claro, a las elites no les interesa el bienestar de las mayorías, gran parte de los líderes de la oposición solo atienden sus propios intereses y el de las corporaciones y mafias que representan.

Así que este domingo meditemos bien nuestro voto, tratemos de pensar críticamente pero con sentido patriótico, votemos por quien creamos sea el candidato que nos ayudara a organizarnos para defender a Venezuela, elijamos gobernadores que nos ayuden a construir una patria mejor para nuestros hijos y nietos, votemos más que por una persona por un proyecto de país, votemos por la paz y la soberanía, pero salgamos todos a votar! salgamos por millones para demostrarle al mundo que en Venezuela, la patria de Bolívar y Chávez, nuestros problemas y diferencias las solucionamos con votos, no con balas ni bombas y mucho menos con las pretendidas intervenciones "humanitarias" de las potencias extranjeras que solo pueden traer destrucción y saqueo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 317 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US Y ab = '0' /ideologia/a253508.htmlCd0NV CAC = , co = US