Víctor Cano: Venezuela podría tener la reserva de oro más grande del planeta

16 Dic. 2018 - Una idea recurrente dentro de las matrices mediáticas que buscan persuadir a los venezolanos de emigrar, es que el país "ya no tiene futuro". Agotados por la intensa guerra psicológica que perpetua la noción de un país destinado al desastre, muchos han sucumbido a cambiar los "espejos" literalmente por el oro.

En una semana donde la actividad minera ha cobrado especial relevancia, debido al conflicto generado en un territorio protegido del sur de Venezuela, hablamos en exclusiva para Sputnik con Víctor Cano, Ministro de Desarrollo Minero Ecológico, para tratar este y otros aspectos relacionados con tan sensible actividad económica.

Según Cano, de certificarse las estimaciones, Venezuela podría llegar a tener la mayor reserva de oro del mundo. Algo nada despreciable si se toma en cuenta que ya el país cuenta con la primera reserva de petróleo del planeta.

¿Se entiende ahora por qué Estados Unidos y sus aliados se encuentran tan "preocupados" por la "democracia y los derechos humanos" en este territorio?

— Comencemos con la más reciente gira que hiciera el Presidente Maduro a Rusia ¿Cómo avanzan los acuerdos bilaterales?

— Con Rusia se llevan cinco temas: energético, militar, comercial, minero y agroalimentario. La visita más reciente fue una reunión preparatoria para la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel (CIAN) que se llevará a cabo en el mes de marzo de 2019 en Moscú. Se acaba de firmar un memorándum de entendimiento entre el Ministerio de Energía y Recursos Naturales de Rusia, que es nuestro homólogo. Se trata de un documento bastante amplio que incluye todo lo que respecta a la investigación, la formación de personal, la certificación de nuestras reservas mineras y la posibilidad de trabajar en conjunto la explotación de minerales.

—¿Cuántos países se encuentran participando activamente en el desarrollo del Arco Minero del Orinoco?

— Tenemos conversaciones con Sudáfrica y con Angola. También conversaciones incipientes con Catar para que realice inversiones. Ya están participando una empresa canadiense, empresas turcas y hay una inversión del sector privado venezolano importante. Los rusos ya tienen participación activa en el sector petrolero y este documento que firmamos abre el camino para que también la tengan en el sector minero.

—¿Cuánto tiempo puede llevar el que se haga efectiva dicha participación?

— Nosotros esperamos que ya en la próxima CIAN del 2019, firmemos acuerdos concretos. Estamos buscando la posibilidad de que ALROSA, que es la empresa que produce la mayor cantidad de diamantes en el mundo y que cuenta con mucha experiencia en países como Angola y Suráfrica, participe en el Arco Minero. Eso nos permitiría tener una empresa con un gran respaldo en el tema diamantífero. Es una empresa donde hay una pequeña participación del Gobierno ruso, pero la mayor parte de su capital es privado. Existe también la posibilidad, de que otras empresas rusas se integren en la explotación del oro. Hemos tenido conversaciones con GAZPROM, quienes tienen una división dedicada a la minería.

—¿Usualmente solemos enfocar la atención en la explotación del oro y el diamante, sin embargo, quisiera saber cómo avanzan los proyectos de desarrollo en otros minerales estratégicos como el carbón y coltán, por ejemplo?

— Con Rosneft hay conversaciones para que ellos adquieran coltán venezolano, y aunque en principio es solo un acuerdo comercial de adquisición, es posible que también puedan participar en la producción. Hay otra empresa rusa, VostokCoal, que se dedica a la explotación de carbón. Están evaluando la posibilidad de participar en la extracción de carbón en algunas áreas de Venezuela, puede que en el Zulia, Anzoátegui o en Táchira. Está también la cooperación institucional, por ejemplo con la Agencia Federal Rosnedra, que es el homólogo ruso de nuestro Instituto Nacional de Geología y Minería (INGEOMIN), para lo referente a la adecuación de los laboratorios geológicos aquí en Venezuela. Hay otros proyectos que implican la capacitación del personal a nivel de pre grado y post grado en materia de minería. Los rusos tienen una gran potencialidad para la certificación de las reservas con métodos geofísicos y geológicos, con lo cual se aspira responder las tres preguntas claves ¿Qué hay? ¿Dónde se encuentra? y ¿Cuánto hay?

—¿En qué otros minerales Venezuela tiene una ventaja competitiva que lo distinga al resto de países?

— Está el Coltán, el Níquel y el Feldespato, podríamos agregar el fosfato y el mismo carbón. Fíjate en algo, el carbón no es igual en todas partes. Se catalogan por su contenido calórico, es decir, la capacidad para generar energía. Nuestro carbón es de los que se llaman Premium, que tiene una capacidad calórica de las más altas del mundo. Es uno de los más codiciados.

— ¿Cómo avanzan las gestiones por repatriar el oro que tenemos en Bancos extranjeros?

— Ese es un trabajo que está adelantando el Banco Central de Venezuela, junto con el Ministerio de Finanzas. Afortunadamente, el Presidente Chávez tuvo la visión de repatriar la mayor cantidad del oro que Venezuela tenía en Suiza y otros países.

— ¿Qué opinión le merecen las sanciones al oro venezolano, impuestas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump?

— Son sanciones descabelladas. Prácticamente lo que dicen es que cualquiera que comercialice, trabaje o tenga relación con la explotación, exploración o comercialización del oro en Venezuela, es objeto de sanciones. Eso implica que la persona y su familia, así de manera literal, que comercialice con el oro venezolano es objeto de la sanción. Fíjate lo que ocurre contra Huawei, que siendo una empresa china es juzgada por Estados Unidos, incluso extraterritorialmente.

— La estrategia de entablar relaciones con Rusia, Turquía y China para el desarrollo minero ¿buscan hacer frente a dichas sanciones?

— Son parte de eso.

— ¿Qué planes está implementando el gobierno venezolano para garantizar la gobernabilidad del Arco Minero del Orinoco?

— Los planes creados pertenecen a una estrategia del gobierno nacional para organizar el tema minero. El presidente Chávez, tuvo la visión de organizar dentro de nuestro territorio la actividad minera. Recuérdese que en Venezuela existe minería desde más de 100 años. La política del Arco Minero del Orinoco, viene a crear un espacio del territorio para tener una minería organizada, planificada y responsable con el ambiente. Lo que sucedió en el Parque Canaima, a lo cual ya ha respondido el Ministro de la Defensa, es parte de nuestra política de erradicar la minería ilegal y la explotación en áreas no permisadas. Esos lugares donde se estaba haciendo la minería, pertenecen a un Parque Nacional, patrimonio de la humanidad. Hay una matriz que se intenta imponer de que el Gobierno nacional "decretó la minería en el parque nacional Canaima", nada más lejos de la verdad.

El Arco Minero son 111 mil kilómetros cuadrados y no incluye ningún parque nacional de Venezuela. Va del límite con el estado Amazonas, hasta los límites del estado Delta Amacuro. Al sur del Orinoco y la parte norte del estado Bolívar. La demarcación no toca el Parque nacional Canaima y Caura, la reserva forestal de La Paragua, no toca la zona protectora sur del estado Bolívar. ¿Por qué? Porque sabemos que los ecosistemas más sensibles son las cuencas medias y altas de los ríos que se encuentran el área.

Nosotros como Estado legalizamos, formalizamos al minero, les damos las herramientas jurídicas, les brindamos formación científico-académica, información sobre cómo se realiza la extracción minera aplicando tecnologías que tengan el menor impacto en el ambiente. Si tú [como] venezolano, seas Pemón o criollo como ellos dicen, quieres realizar minería, te asignamos espacios para que lo hagas dentro del Arco Minero. El Arco Minero del Orinoco es una estrategia para generar soberanía de Venezuela en lo que respecta a los minerales presentes en su territorio.

— ¿Cómo avanza el diálogo y los acuerdos con los pueblos indígenas que se encuentran en el Arco Minero del Orinoco?

— Nosotros hemos entregado al día de hoy 551 alianzas con pequeños mineros, que incluye criollos e indígenas, que trabajan la minería y se han entregado dentro de las áreas demarcadas del Arco Minero. Áreas que están diseñadas especialmente para esa práctica y que reúnen las siguientes características: tienen presencia del mineral, no es un lugar sagrado para los pueblos indígenas, no es un área de protección.

— ¿Se trabajan estos acuerdos en conjunto con el Ministerio de Pueblos Indígenas?

— De manera constante, permanente y continua. No existe ningún permiso para explotación minera dentro de un territorio indígena, que no se consulte previamente. De hecho, en la zona de Los Pijiguaos, firmamos a mediados del año 2018, siete alianzas estratégicas y cuatro empresas mixtas para la exploración y explotación del Coltán. Hasta hace tres semanas, todavía estábamos discutiendo con los pueblos indígenas Mapoyo, Pumé, Wottuja y las empresas involucradas en el proyecto. Y ya tenemos la autorización de estos pueblos para hacer la exploración y explotación del Coltán. Si estos pueblos hubiesen dicho que no querían, que no era conveniente o que se estaba tocando un territorio sagrado, no hubiésemos podido continuar en el proyecto.

— ¿De qué forman se logran adecuar los planes de desarrollo minero con, por ejemplo, la demarcación de los territorios indígenas?

— Siempre cruzamos los territorios para evitar vulnerar los derechos de los pueblos indígenas. Sin embargo, hay que aclarar que dichos territorios no es que estén separados del territorio venezolano, sino que tienen unas leyes y unas reglas adicionales a las que tenemos a nivel nacional. Por tanto, hay que llegar a acuerdos para poder realizar una actividad minera que respete dichas leyes indígenas. Si por ejemplo, existe un sitio sagrado o importante para su cultura, no podemos realizar minería dentro de esa área. Porque la minería deja una huella, como cualquier actividad humana. Si pudiésemos retroceder el tiempo y fuésemos al año 1500, podríamos ver en el Valle de Caracas cuántos árboles cortamos, cuántos drenajes se movieron, cuántas quebradas se contaminaron para realizar la ciudad que tenemos hoy. Lo que buscamos con la actividad minera, es que ese impacto sea el menor posible en el ambiente y que tenga el mayor impacto positivo en términos del bienestar social.

— Cuando se piensa en minería, usualmente se mira directamente al sur de Venezuela, sin embargo, al ver un mapa geológico nos damos cuenta que todo el país tiene potencialidad para el desarrollo minero. Digo esto, porque hace unos meses se firmó la creación de una empresa regional de explotación del oro en el estado Carabobo. ¿Cómo se evita que en el estado Carabobo se convierta en una gran mina? ¿Cómo se evita que la minería ilegal sobrepase las capacidades del estado?

— No podemos permitir que a ese estado venezolano le suceda lo del sur de Venezuela. Una deuda histórica, dónde no atender la situación por muchísimas décadas, derivó en un problema social. En Carabobo y en Cojedes, hubo la aparición del mineral oro, nosotros lo que estamos haciendo es el ordenamiento de ese territorio, no permitiendo la minería donde no se debe. Allí hay un monumento nacional que es el Campo Carabobo, por ejemplo, no vamos permitir que allí hagan minería. Se está trabajando en conjunto con la gobernaciones de Carabobo y Cojedes, para lo organización de los mineros que están allí para el registro y las delimitación de los espacios permitidos para la actividad.

— ¿Hay certificación de las reservas que se encuentran allí?

— Todavía no. De hecho, ningún mapa geológico mostraba que allí había oro. Además, las condiciones geológicas son tales que la cantidad de oro no debe ser muy alta. Sin embargo, hay evidencia de presencia del mineral, pero nada comparado con el sur del país. Sólo en el área cuatro del Arco Minero del Orinoco, estamos estimando que existan 8 mil toneladas de oro inferido. Tenemos certificadas 2.300 toneladas de esas 8 mil. Eso nos colocaría como la segunda reserva de oro del mundo, pero podríamos ser la primera.

— ¿Quién está certificando esas reservas?

— La certificación se hace a través de varios métodos y algunas empresas como la SRK. Son certificadoras cuya mayoría están en Londres. Ahora, ¿Cómo podemos certificar como país? Bueno, tenemos que hacer los estudios rigurosos en geología para tomar la muestra y hacer una estimación de las reservas del oro.

— ¿Hay alguna fecha estimada para dar información certera?

— Certificar la faja petrolífera del Orinoco llevó cinco años. Nosotros estamos aún en el primer año, en la fase de "recursos inferidos". Tenemos que aumentar el conocimiento y la confianza geológica, eso lo logramos con trabajo de campo, perforaciones, mejorando los laboratorios. Así pasaríamos a los "recursos indicados" y luego a "recursos medidos". Si nosotros tenemos ya los recursos indicados, podemos colocarlos como reservas probables y eso es ya un parámetro legal. Ahora bien, si los tengo medidos se convierten en "reservas probadas", las cuales cuentan como activo de la nación, así como ocurre con el caso del petróleo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7534 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /economia/n335828.htmlCd0NV CAC = Y co = US