Con capitalismo venezolano, no hay socialismo bolivariano posible

Cuando Colón pasó por nuestra tierras (1.498) y exclamó que había llegado al Paraíso Terrenal o sea a una "Tierra de Gracia", estuvo en lo cierto. Venezuela, era y sigue siendo un paraíso para la antigua corona española antes, como ahora para el capitalismo mundial. Nos han saqueado durante 500 años y ahora es que hay. Tenemos tanto, que nuestros gobiernos hacen llamados al mundo para que vengan a saquearnos, pues nosotros no podemos acabar con todos los recursos naturales y tenemos la creencia de que se nos pueden "empichar" si no los explotamos.

Para que vengan a saquearnos damos concesiones petroleras a todo el mundo, certificamos las reservas que tenemos para que sepan que es verdad y estén seguros de las cantidades que van a llevarse; creamos "Arcos Mineros" para que las empresas mineras no tengan que estar compitiendo con los "zarrapastrosos" que viven de la minería ilegal destruyendo el ambiente y contaminando las aguas; hacemos leyes para que los capitales invertidos puedan ser repatriados y aquí no quede nada, creamos leyes de Precios Justos con márgenes de 30% de ganancias para el capital invertido y en los costos de producción la mano de obra apenas representa el 5%. Dígame usted lector, ¿En cuál país del mundo el Capital tiene esta manguanga?.

Es tanto el poder que tiene el Capitalismo en Venezuela que éste se da el lujo de negarse a sí mismo y además pregonar que quien gobierna y crea las condiciones de la actual economía es un régimen llamado Socialismo Bolivariano y que ellos son las víctimas. Han logrado que la hiperinflación, la escases, el deterioro de los servicio públicos, la pobreza extrema de la población, la violación de los derechos humanos, la diáspora de venezolanos como inmigrantes, el contrabando de extracción, la cayapa mundial contra el país y su casi inminente invasión por tropas colombianas, sean culpas del gobierno etiquetado como socialista. Según ellos, los Capitalistas, nada tienen que ver con eso, ellos apenas pueden defenderse de las arremetidas de un régimen que les expropia sus empresas y les obliga a pagar salarios mínimos a sus trabajadores.

Cuando uno oye a los personeros de Fedecamaras, Fedenagas y Consecomercio con sus lloriqueos en la TV, quejándose que el gobierno no los deja trabajar y no les da dólares para ellos servir al pueblo y satisfacer sus necesidades, lo que da son ganas de vomitar ante tanto cinismo. Nunca antes en los 200 años que llevamos de vida republicana, los dueños del capital habían hecho tanto dinero ni se habían apoderado de tantas riquezas que pertenecen a todo el pueblo. Para ellos, la llegada de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI ha sido como una bendición divina. Nunca antes gobierno alguno les había jalado tantas bolas y les había asegurado su inversión con tan altos márgenes de ganancias. Nunca antes habían entrado tantas veces a Miraflores y tener tantos ministros a su disposición y a sus órdenes. Cero conflictos laborales, cero huelgas, cero discusiones de contratos colectivos, cero problemas de fijación de salarios. El paraíso terrenal para los empresarios, pues.

El Capitalismo venezolano ha logrado lo que no pudo el brasilero, el argentino y el ecuatoriano, que hasta golpe de Estado tuvieron que dar para sacar y acabar con los gobiernos que supuestamente le eran adverso. Aquí sin lograr tumbar a nadie han obtenido beneficios impensables en lo económico sin deteriorar su imagen de sistema productivo eficiente, donde los trabajadores pudieran mejorar su calidad de vida. Han logrado que los trabajadores de las empresas sean solidarios con los patronos en la lucha que mantienen contra el pueblo en su afán de tumbar al gobierno y echarle la culpa a Éste de todas las acciones que hacen con ese fin.

Aquí el Capitalismo destrozó todas las teorías que construyó el viejo Marx. Aquí no hay lucha de clases sociales que enfrenten a patrón y trabajador. Estos dos factores productivos, supuestamente antagónicos, están unidos fuertemente para erradicar a un GOBIERNO que predica la igualdad, la justicia y el bienestar para todos. Evidentemente que de triunfar el gobierno, los factores PATRON Y TRABAJADOR desaparecerían.

En esta guerra que vivimos en Venezuela, el único ganador será el Capitalismo Internacional, quien ha logrado posicionarse en la mente humana como el único Modo de Producción posible para esta etapa de desarrollo de la humanidad. El sueño Socialista tendrá que esperar varias generaciones para encarnar como un posible sistema sustitutivo del Capitalismo. No sigamos tildando a éste gobierno de Socialista, pues con ello lo que hacemos es retrasar un proceso histórico inexorable: Después del Capitalismo vendrá el Socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 585 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Veroes

Juan Veroes

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /economia/a270406.htmlCd0NV CAC = Y co = US