¡Ya basta!... Fiscalía General, TSJ, Defensoría del Pueblo, por favor, defiendan al pueblo venezolano

Sencillo y si tanto preámbulo, El pueblo venezolano está padeciendo los rigores de un plan macabro, criminal y genocida, donde se conjugan los intereses de una clase burguesa opositora y apátrida, con los del imperio gringo y de las grandes transnacionales y corporaciones empresariales a nivel mundial, con el propósito de derrocar el gobierno del presidente Nicolás Maduro Moro, y dar al traste con el proyecto bolivariano y chavista. Al respecto se han valido de todos los medios y formas posibles para intentar lograr que el plan que se han trazado.

En este sentido han aplicado el principio que se le atribuye a Nicolás Maquiavelo que dice: “el fin justifica los medios”, por ende y consecuentemente se han generado todos los hechos violentos y terroristas que se han suscitado de manera vertiginosa a partir del mes de abril, en una escalada cada vez más criminal, antihumana, enfermiza que denota condiciones y actuaciones que rayan en la locura. Lo anterior se expresa o se deja ver en a) la quema y destrucción de bienes materiales públicos y privados tales como: comercios, negocios, oficinas y vehículos; b) de asesinatos de personas que tienen como finalidad el de construir y desarrollar matrices de opinión que justifiquen sanciones financieras, económicas, embargos e intervenciones en contra del gobierno y del país como tal; c) cientos personas lesionadas de diversa índole; d)acoso, zozobra, angustia, terror y pánico en amplios sectores de la población donde se desarrollan esas acciones violentas; e) persecución, hostigamiento y maltrato a personas identificadas con el proceso chavista-bolivariano; f) ataques a centros de salud tales como maternidades y CDI; g) amenaza y chantaje a comerciantes para que no abran sus respectivos establecimientos; h) ataques y destrucción de escuelas, liceos y universidades; i) utilización de niños y adolescentes como carne de cañón, usándolos en el ataque a policías y guardias nacionales, y como escudos de protección para ampararse en el cometimiento de sus actos criminales y terroristas; j) uso de armas biológicas derivadas de la descomposición de material fecal, tales como los mal llamados puputov en contra de policías y guardias nacionales, al igual que otros funcionarios del Estado, así como también a las demás personas que osen identificarse con el chavismo. Todos estos, y otros más, han sido hechos comunicacionalmente notorios, los cuales derriban estrepitosamente la falsa matriz de manifestaciones pacíficas, dejándolas ver tal y como son: violentas, agresivas, criminales, terroristas, así de simple sin ningún tipo de justificación ni de miramientos.

Lo último en que han incurrido es el de trancar las vías y carreteras nacionales, bajo amenaza de armas de fuego, con acciones de carácter paramilitar, sediciosas, impidiendo el tránsito vehicular de personas, de combustible, de bienes, de medicinas y de alimentos,  entre otros, lo cual genera una situación de cerco y bloqueo criminal y genocida en contra de niños, niñas, jóvenes, adultos y ancianos, de diferentes condiciones de salud biológica y mental, como ocupacional. Ahora, ¿Qué se busca con todo esto? ¿Qué se pretende? ¿A dónde se quiere llegar? ¿Cuáles serían las consecuencias de acciones de este tipo? Generar caos, inanición, como producto de la guerra económica, un levantamiento masivo de la población, conducirnos a un enfrentamiento fratricida que dé pie a una guerra civil, y se produzca lo que se ha dado en otros países como Libia, Siria, Afganistán, Irak, Ucrania, y la extinta Yugoeslavia. 

En este sentido considero pertinente que ya es hora de que la Fiscalía General de la Republica, la Defensoría del Pueblo, y el Tribunal Supremo de Justicia, activen los mecanismos institucionales y constitucionales que permitan garantizar y preservar la vida y la estabilidad emocional y societaria de todos los habitantes del país; la preservación del orden territorial, constitucional e institucional de la patria; el respeto y la dignidad de la República Bolivariana de Venezuela en el contexto del derecho internacional, y de la soberanía de los pueblos, ante las pretendidas intenciones de sometimiento y tutelaje de factores externos sobre nuestra nación. Considero que deben tomar medidas cautelares de protección sobre nuestro pueblo, y de los bienes patrimoniales de la nación y de los sectores privados.

Ya basta, no se puede ser indiferente ante tanta impunidad, demostrando miedo ante las posibles amenazas de sanciones por parte del Departamento de Estado gringo, o del senado estadounidense, o al chantaje con familiares e hijos con supuestos negocios y empresas en Panamá y en otras latitudes. No, repito: YA BASTA DE TANTA INDIFERENCIA INSTITUCIONAL de los otros poderes del Estado, y de estar emitiendo opiniones que lo que provocan es más euforia y justificación para el desarrollo de acciones terroristas, tal es el caso de las emitidas por la ciudadana Fiscal General.

Es por esto que propongo que grupos de ciudadanos nos activemos y nos convirtamos en solicitantes ante la Fiscalía General, TSJ y Defensoría del Pueblo de las correspondientes medidas cautelares en favor del pueblo venezolano, y que se realicen jornadas de adscripción a dichas solicitudes de manera abierta y pública de todas aquellas mujeres y hombres que lo consideren pertinente.

saberes1963@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2227 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US Y ab = '0' /ddhh/a246249.htmlCd0NV CAC = Y co = US