El desastre de Corpoelec: Sin unidades, sin herramientas e insumos de trabajo y un gran éxodo de empleados

Credito: NAD

Mientras a usted se le va la luz, a los empleados de Corpoelec se les van las esperanzas y son abatidos por la crisis

12-03-18.-Un día, cuando caminaba por las populosas calles de Maracaibo, haciendo esas cosas de mi vida cotidiana, que no solo implican en estos tiempos ir al trabajo, sino también inventarme milagros para llevarle un bocado a mí familia que me espera en casa y pedirle a Dios que los bajones de Corpoelec no me dañen un electrodoméstico, me encontré con un viejo amigo.

Su cuerpo un poco marchito y delgado, pero todavía electrizante, reposaba en unas de las aceras de la avenida 5 de Julio, donde solía estar años atrás, alumbrando con luz propia a este maravilloso estado. Quise saludarlo y estando frente a él lo noté cabizbajo y afligido. Su imagen era totalmente distinta a la que yo tenía tatuada en mi memoria y con asombro le pregunté: ¡Épale Kilovatico! ¿Cómo estás? y él me contestó ¡Epale "compa", bien y vos! Luego comenzamos a charlar un buen rato después de tanto tiempo.

Me contó que desde que dejó Enelven, actualmente Corpoelec, su vida cambió por completo, ya no tiene el mismo nivel de vida de antes, debido a la actual crisis económica que atraviesa el país y solo depende de la pensión que cobra, luego de la larga odisea que pasa en el banco. De vez en cuando, se echa una pasadita por Amparo para conversar con el Angelito, su excompañero de trabajo, quien aunque todavía es nómina de la empresa, pareciera que lo quisieran botar porque no volvió alumbrar más en Navidad y solo está cumpliendo horario.

corpoelecAngelito le contó a Kilovatico el malestar que hay dentro de Corpoelec. Los empleados añoran la calidad de servicio que se prestaba anteriormente en Enelven, y aunque muchos de los que están ahora no pertenecieron a esa época, traen a sus mentes el recuerdo de niños, sobre lo bueno que era el servicio, desde la generación de electricidad hasta la excelente atención, brindada a los clientes en sus muchas oficinas comerciales.

También le dijo que la gestión de Corpoelec, antes calificada como una de las mejores prestadoras del servicio eléctrico en todo el continente, ha venido desmejorando drásticamente, tomando como primer ejemplo los constantes apagones y fluctuaciones que padecen los zulianos y el resto del país, día a día y minuto a minuto. La que debería ser una de las principales industrias a nivel nacional, se encuentra atravesando, quizás, la más difícil de las situaciones de su historia, y a pesar de los continuos pronunciamientos de las autoridades, apuntando al sabotaje como causa del problema, sus empleados, quienes no escapan de la crisis que golpea a la nación, continúan haciendo sus funciones, pese a las deficiencias de las que no son culpables.

De igual manera, este viejo amigo le reveló a su compañero que la situación es un más delicada, servicios como el de atención y captura de reclamos no se están llevando a cabo satisfactoriamente, ya que de los tres turnos por guardias, solo se trabaja uno que comprende el horario de 7:00 am a 3:00 pm. Las razones son: La dificultad de traslado de los trabajadores que entran a la guardia nocturna y los que salen de la mixta; la falta de transporte en la empresa y dinero en efectivo para pagar una movilización, trayendo como consecuencia que quienes deseen reportar una falla, después de las 3:00 pm, no pueden hacerlo.

Otras de las situaciones que entorpecen la labor de los trabajadores, es la falta de condiciones mínimas, es decir, los baños se encuentran en muy mal estado, no hay papel higiénico y a veces falta el agua. Sin embargo, eso no es todo, quienes laboran en la estadal eléctrica, temen por su seguridad, ya que de las instalaciones de Corpoelec han sido retiradas las empresas privadas de vigilancia y en su lugar fueron colocados milicianos, quienes no portan ningún tipo de armamento para defender la integridad de los trabajadores.

corpoelecAsimismo, los obreros del área operativa, encargados de reparar las fallas de las deterioradas redes, salen a la calle a exponer su vida, para tratar de solventar los problemas que afectan a las comunidades, pero no cuentan con el material necesario para tales fines, más que sus conocimientos. Se desplazan en unidades en mal estado y con herramientas averiadas. Tampoco se están haciendo los indicadores que establecían metas para trabajar en función a estas y mejorar los servicios.

Por otro lado, está el éxodo masivo de empleados, el cual imposibilita garantizar la continuidad del servicio, ya que áreas como el Despacho de Transmisión, donde se controla el manejo de líneas del más alto voltaje, no cuenta con el personal necesario para ocupar estos cargos que requieren de un importante adiestramiento que la organización no está impartiendo.

Al final, Angelito, quien solo cumple horario en Corpoelec, le explicó a Kilovatico que la falta de inversión, beneficios sociales y salarios dignos para quienes tienen la gran responsabilidad de darnos luz, son también parte del problema.

Kilovatico me comentó que siente una profunda tristeza en el alma, por ver en estas condiciones a la empresa que durante muchos años lo formó como profesional y le dio la oportunidad de alumbrar con luz propia todo el territorio regional. Por ultimo, me dijo que sus hijos, ingenieros eléctricos, se habían ido del país buscando un mejor futuro, mientras él hace velas para vendérselas. Además, va todos los días a 5 de Julio y se sienta frente a un edificio abandonado que años atrás fue como su segunda casa, su vida y su trabajo.

 

corpoelec



Esta nota ha sido leída aproximadamente 7821 veces.


La fuente original de este documento es:
NAD (https://noticiaaldia.com/2018/03/el-desastre-de-corpoelec-sin-unidades-sin-herramientas-e-insumos-de-trabajo-y-un-gran-exodo-de-empleados/)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /contraloria/n322141.htmlCd0NV CAC = Y co = US