Pacientes trasplantados protestan frente al Ivss en Caracas y exigen inmunosupresores

Credito: Vanessa Tarantino

22-02-18.-Un grupo de pacientes protestó este jueves 22 de febrero para exigir al organismo los inmunosupresores que necesitan para mantener sus órganos.

"Estoy en peligro de perder mi riñón pro falta medicinas", expresa Ramón Chaviel a las afueras del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss), en Caracas.

En el último mes, unos 31 venezolanos han visto cómo sus cuerpos comienzan a rechazar órganos trasplantados ante la falta de medicinas, según Codevida, una organización no gubernamental.

Al menos siete han muerto debido a complicaciones derivadas de fallas orgánicas en los últimos tres meses.

Otros 16.000 venezolanos, muchos de ellos esperando un trasplante, dependen de la diálisis para limpiar su sangre. Pero también en este caso los recursos y los materiales son escasos.

Casi la mitad de las unidades de diálisis del país están fuera de servicio, según el diputado opositor y ontólogo José Manuel Olivares, uno de los principales denunciantes sobre la crisis de salud y que ha recorrido las unidades de diálisis para determinar la envergadura del problema.

Solo en las tres últimas semanas, siete personas han muerto por falta de diálisis, dijo Codevida, que recientemente organizó en Caracas una protesta para denunciar la falta de medicamentos.

En medio de la escasez de elementos básicos como catéteres, el deterioro de la infraestructura hospitalaria y el éxodo de médicos, los profesionales de la salud que quedan en Venezuela intentan hacer lo imposible con cada vez menos recursos.

“Es mucho estrés. Se hace el pedido, no nos llega, se vuelve a llamar, no nos llega. Y ahí vemos que no hay material”, dijo un residente de nefrología de un hospital público, quien pidió el anonimato porque los profesionales del sector salud estatal no pueden hablar con los medios sobre la situación.

Padres y familiares de niños con insuficiencia renal en el Hospital J.M. de los Ríos, en Caracas, se encadenaron este martes 20 de febrero a los portones del centro médico para exigir que sea atendida la situación de los pacientes por déficit de insumos médicos.

Mi vida y mis órganos están en riesgo, ayúdennos", expresó entre lágrimas Carlisbeth Falcón, de 11 años, junto a su padre, encadenado a las rejas del hospital.

"Cómo es posible que mi hija, en estas 48 horas, cuando me dijo el domingo papá, ya no tengo antirrechazos, yo tragué grueso y no tuve respuesta que darle, humanamente nosotros hemos todo como padres, responsablemente nosotros hemos logrado hacer todo como padres pero ya no podemos, no tenemos la respuesta (...)

Y esa es la respuesta que nosotros queremos, que el ministro y el Ejecutivo que vengan y nos brinden, que no salgan nuevamente a decir que esto es un show mediático, esta es la realidad, pónganse en el lugar de nosotros, que usted ministro, que usted presidente, tuviese un hijo en estas condiciones", fue el testimonio que compartió Carlos Falcón, padre de Carlisbeth.











Esta nota ha sido leída aproximadamente 1841 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N Y ab = '0' /contraloria/n321326.htmlCd0NV CAC = Y co = US