En el Ministerio del Trabajo no aguantan más: salieron a protestar por sus derechos

18 de octubre de 2018.-

Una nutrida concentración de trabajadores del Ministerio del Trabajo protestó frente a las instalaciones de la institución para reclamar por el incumplimiento de un bono trimestral establecido en el contrato colectivo, entre otras cláusulas que, según manifiestan, no se están cumpliendo. Así mismo, exigieron la discusión de un nuevo contrato, ya que el actual lleva casi 8 años vencido. Señalaron también situaciones de maltratos laborales y el despido injustificado de un compañero.

Coreando consignas como "¡Queremos el pago del bono familiar!", "¡Contrato ya!" y "¡No queremos amenazas, queremos soluciones!", se desarrolló con efusividad la actividad. Trascendió en medio de las conversaciones de los participantes que cuando algunos iban a bajar de sus puestos de trabajo a sumarse a la concentración, algunos jefes les advirtieron con amonestarlos, aún así, los trabajadores de igual manera bajaron masivamente.

El comentario que se hizo presente entre los asistentes es que se agotó la paciencia de los trabajadores, que están cansados de esperar respuestas y de soportar violaciones a sus derechos, y que por eso ayer se venció el miedo. La concentración en sí misma sería una muestra de esto, ya que la misma no la hizo ninguno de los grupos organizados del ministerio, sino que corrió por redes sociales y mensajes de texto, y aún así, casi espontáneamente los trabajadores se sumaron.

En la jornada, demás de este medio alternativo, se hicieron presentes también algunos otros medios digitales y un canal de televisión.

Una de las exigencias es la misma de las múltiples protestas de trabajadores que se vienen dando a nivel nacional, el respeto a las contrataciones colectivas, actas convenios y tablas salariales previas a la reconversión monetaria. Sin embargo, lo particular de esta ocasión es que la acción no estuvo convocada por alguna organización sindical, pues, según dicen los trabajadores, el sindicato es pro-patronal.

 

Una comisión se reunió con el ministro

Los trabajadores lograron algo que, según comentaron en la asamblea, no habían podido lograr hasta entonces, que el ministro Eduardo Piñate los recibiera, pues, según dijeron, solo se reúne con el sindicato, pero no había atendido peticiones hechas por otros grupos de trabajadores de la base. Se denunció en la asamblea improvisada que de parte del ministerio vetaron la presencia de algunos trabajadores en la comisión, trabajadores que habían sido designados por la asamblea para estar en la misma, sin embargo, para no permitir que eso sirviera de excusa para no concretar el diálogo, los trabajadores cedieron.

Los planteamientos que la comisión hizo al ministro contemplaban: saber sobre un Bono de Ayuda Familiar que debieron cancelarles los primeros días de septiembre, así como otras cláusulas contempladas en el contrato colectivo; la necesidad de discutir el nuevo contrato; la falta de respuestas a las peticiones entregadas anteriormente; las agresiones y despido injustificado a un trabajador; la situación de maltratos laborales que sufren en distintas áreas del ministerio; y las amenazas de represalias de algunos jefes a los trabajadores que acudieran a la acción de protesta.

La comisión informó a los trabajadores que las respuestas del ministro fueron: que si por él fuera el bono ya se hubiese pagado, pero no había recursos y dependía de que los aprobaran, que estaban esperando, aunque sin dar fecha precisa; que el contrato se podría empezar a discutir luego que se hicieran las elecciones del sindicato en febrero del año próximo; que no sabía de algunas peticiones que se le habían hecho previamente por escrito; que el despido del compañero tenía un curso legal y ese procedimiento debía seguir su curso; sobre las amenazas de represalias de algunos jefes mostró asombro pero no se pronunció explícitamente ni a favor ni en contra; y finalmente pidió que le tuvieran confianza.

Los trabajadores no estuvieron conformes con la respuesta patronal, señalaron que era prácticamente lo mismo que le habían dicho hace un mes, sin que se cumpliera nada, que no había respuesta concreta y que, además, que no creían que no supiera de algunas peticiones que se le habían entregado a su Despacho. Optaron por subir hasta el piso 5 de la institución, donde quedan las oficinas del ministro, para que la comisión entrara de nuevo y le comunicara que los trabajadores no estaban conformes con la respuesta. Sin embargo, en la recepción les dijeron que el ministro no podía atenderlos y que en todo caso no tenía nada diferente para decirles que lo que ya les había planteado.

Grave: SEBIN se hace presente y personal de la seguridad del ministro vocifera amenazas

Cabe hacer la acotación de que en el transcurso de la jornada se presentaron situaciones irregulares y graves. Se hicieron presentes uniformados del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) queriendo recabar datos e información sobre la protesta, así como también, los trabajadores pudieron identificar a quienes posiblemente sean funcionarios de inteligencia sin uniforme, infiltrados en la manifestación, ya que no los conocen como trabajadores del ministerio, y tomaron fotos a los principales voceros de la acción y luego se retiraron.

También ocurrió que cuando la comisión iba a subir, funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) a quienes el ministerio había llamado, le pidieron los datos a los trabajadores que subirían, a lo que la propia asamblea se negó rotundamente: "si el ministerio sabe quiénes somos, porque somos trabajadores de aquí mismo y estamos en nómina, para qué le vamos a dar los datos a la policía". Este detalle expresa la profunda desconfianza de los trabajadores en estos organismos.

Trascendió también, como parte de esta delicada situación, que al subir los trabajadores al piso 5 de la institución a manifestar su inconformidad con la respuesta a sus planteamientos, uno de los funcionarios de seguridad que llegó con la nueva gestión del profesor Piñate, vociferó en uno de los pasillos: "Bueno, y entonces, a quién es que hay que caerle a tiros en esta vaina, para que aprendan a protestar".

Algunos trabajadores insisten en señalar que esto, sumado a diferentes "advertencias" anónimas que le han llegado a algunos de los voceos de los trabajadores en sus cuentas de twitter y teléfonos celulares, así como los extraños "robos" de que han sido objeto algunos en las inmediaciones de la institución, no hacen sino confirmar su denuncia de que cualquier cosa que le pueda ocurrir a cualquiera de los trabajadores que están al frente de la lucha o a sus familiares, el Estado y el ministro serán responsables, por servirse de estos métodos para hacer frente a lo que no es más que una legítima y legal lucha laboral por reivindicaciones básicas de los trabajadores.

Próximas acciones

Finalmente, ante la insatisfacción por la respuesta oficial a sus peticiones, los trabajadores acordaron dar aún un compás de espera de una semana, a ver si se concreta el pago de lo que les adeudan por concepto del contrato colectivo, en caso contrario, dijeron que volverán a protestar con más fuerza.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3872 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n333096.htmlCd0NV CAC = Y co = US