Cesar Romero: “Construir el proyecto presidencial de los que nos oponemos a Maduro y el PSUV desde la izquierda”

Miembro del Equipo Operativo Nacional de Marea Socialista, uno de los fundadores de la Juventud de esa organización y parte de la vocería de esa organización, Cesar Romero es  Ingeniero Metalúrgico graduado en la Universidad Central de Venezuela. Integrante de la Plataforma contra el Arco Minero, accionante en el Recurso admitido en la Sala Político Administrativa del TSJ contra el Decreto 2248. En la actualidad realiza Investigaciones sobre minería ilegal.

Empecemos por el Arco Minero del Orinoco. Qué es lo que está en juego en ese proyecto

En el Arco Minero hay dos debates fundamentales: El primero es que el gobierno acelera y profundiza la dinámica extractivista que se venía desarrollando en Venezuela hasta el 2013 o 14 que era afianzada sobre todo en el tema petrolero. Ante la caída de los precios del petróleo, lo que implica una disminución en más de la mitad de los ingresos de divisas al país en contraste con años como el 2012, por ejemplo. Entonces el gobierno ha optado por ampliar la frontera extractivista y diversicar el rentismo, ya no sería solamente la extractivismo petrolero sino también el extractivismo minero con la explotación de todos los minerales que eso implica.

En el Arco Minero hay cobre, hay plata, hay oro, hay bauxita, diamantes, coltán, con eso pretende diversificar la dinámica extractivista. Y eso va en conjugación con una tendencia claramente demostrada por este gobierno de adaptarse al mercado del capital financiero internacional, cumplir los pagos de una deuda externa que es sospechada por muchos sectores de ilegitima. Además el Arco Minero es parte de uno de los motores del gobierno, son catorce motores que se engloban en ese marco extractivista, privatización de servicios, y no solo para la minería, sino por ejemplo turismo, agricultura, el tema forestal, etcétera. Ese es uno de los debates más importantes.

Porque toda esa política extractivista se manifiestan en muchos privilegios del punto de vista impositivo y de aduana, de legislación laboral, de derechos políticos y sociales, a favor las empresas transnacionales e incluso para empresas nacionales, provocándose una cesión de soberanía nacional en territorios enteros del país. Y en estos territorios seccionados no se respeta ningún tipo de esos derechos y eso está tipificado en el decreto anticonstitucional 2248. También establece un ente bajo control de los militares y una parte de ellos a los ministerios, etcétera. Podría decirse que cada zona económica especial tendría un gobierno aparte donde no rige la Constitución de la República. Esos son básicamente los planes que contemplan estos proyectos extractivitas que tienen dinámicas similares en México, Costa Rica, etcétera.

Y lo otro es que hay un tema muy delicado que se desarrolla en todo el continente de manera similar pero con un énfasis muy grande en todos los países de la cuenca amazónica que es la minería ilegal. Con el Arco Minero se está formalizando el sostenimiento y compra de oro de la minería ilegal, no hay una formalización de la producción minera que tradicionalmente han hecho las comunidades de esas zonas y que lleva más de 100 años de vocación minera.

Entonces hay una mezcla, en algunas zonas se plantean concesiones y contratos con empresas transnacionales y en otras las concesiones son con empresas más pequeñas que no son mineras. Esto permite formalizar todo un sistema para estatal, de características criminales, donde toda esta minería ilegal está controlada por bandas armadas organizadas y allí hay una complicidad del estado que impulsa y mantiene esto. En estas zonas hay un flujo de armas, de alimentos, de mercancías, de todo lo que se trafica allí, en toda esa zona del Estado Bolívar, no hay desabastecimiento, allí puedes encontrar todos los productos de alimentos que fabrican las empresas del estado que no se ven en ninguna otra parte del país. Estas estructuras criminales han superado a todas las estructuras formales del Estado, en seguridad por ejemplo, tienen más control armado que la Policía Nacional Bolivariana o a las policías locales, y también están por encima de las concejalías y alcaldías, estas bandas criminales están por encima de toda la estructura formal del Estado.

Y además hay un tema con la producción del oro, que varía según las características del terreno, no en todo el terreno que se cree que va a haber oro efectivamente lo hay. Suponemos que la minería ilegal no tiene mecanismos tecnológicos muy desarrollados sino que se maneja con intuiciones. Ahora aunque ya están usando instrumentos más sofisticados que estás bandas ya empiezan a tener todavía se rige más por las intuiciones o la experiencia. Depende más si es periodo de lluvias o de sequía, etcétera.

Esto es importante porque es diferente el mercado del oro al de la droga. La droga no depende de la tierra, depende de los químicos que tú tengas para producirla y la producción de droga es mucho más acelerada que la producción de oro ilegal. Esto lo digo porque estás bandas no son gobierno para estatales de narcotraficantes como los que puede haber en Colombia o México, estas bandas no ocupan estados completos como en esos países que nombré sino municipios. Las bandas más fuertes pueden ocupar un municipio o sino varias se reparten un solo municipio, es decir que, aunque ciertamente tienen entrenamiento de tipo militar y poseen armas, que sólo deberían tener los organismos de seguridad o militares, pero no ha pasado tanto tiempo de consolidación lo que abre la posibilidad de reducir este fenómeno de manera no excesivamente violenta. Tú, como estado puedes ejercer más fuerza que esas bandas, y por eso tú podrías desmontarlas. Esta percepción es compartida por periodistas que han viajado a la zona, periodistas de la región de Guayana y también periodistas de medios internacionales.

Entonces todo este tema del Arco Minero genera estas dos vertientes. Una de profundización del extractivismo y la otra de creación o consolidación de estructuras para estatales y anticonstitucionales, que permiten un mayor grado de rentabilidad para las transnacionales, que al final es adónde va a parar todo ese oro que se extrae.

Cómo se podría definir la Plataforma de lucha contra el Arco Minero del Orinoco

La Plataforma es parte de un movimiento social, es una articulación de personalidades y organizaciones que incluso tienen una gran diversidad, están algunos que creen que hay que erradicar la minería hasta otros que opinamos que se debería hacer de manera distinta. Y bueno, la Plataforma fue el primer espacio que logró concretar e impulsar la demanda introducida en el TSJ y la articulación del discurso de este movimiento anti Arco Minero.

Se ha logrado mantener el tema a la luz pública, para nosotros es muy importante mantener la visibilidad. Ahora por ejemplo en la Plataforma hay una orientación de empezar una campaña de sensibilización de la ciudadanía. Entonces para sintetizar, la Plataforma es parte de un movimiento social más extendido y es un movimiento diverso, donde incluso pueden llegar a participar sectores que tengan simpatía con el gobierno hasta sectores que sean opositores al gobierno, porque es un movimiento que lucha por la eliminación del decreto 2248. Es un espacio amplio que se regula por asambleas, de manera democrática y tiene también sus espacios de coordinación que integran las personas más activas que permite formalizar una serie de actividades, por ejemplo comunicados públicos o formalizar acciones. Pero al mismo tiempo no se limita la creatividad del movimiento a estos espacios de coordinación, por ejemplo el día del ambiente desarrollamos una actividad en Sabana Grande y allí se desarrolló una iniciativa tipo movimiento ya que lo convocó la Plataforma pero más gente distinta a la Plataforma asistió y participó. Se trata de ir construyendo un movimiento que le haga frente a esta dinámica extractivista.

¿Y sobre la coyuntura política que nos dices?

Después de las elecciones a gobernadores el 15 de octubre, evidentemente el gobierno obtuvo una victoria, sin embargo desde mi punto de vista es más para destacar la derrota de la MUD que una victoria del gobierno, ya que estos resultados son producto de una artimaña y de muchas trampas que se pueden reflejar en el proceso electoral, en no permitir la inscripción de candidaturas, en no permitir los procesos de sustitución de los candidatos, etcétera. Pero a pesar de todas esas trabas y ventajismos, el país sentía que la MUD iba a tener una victoria y resultó que el gobierno logró obtener más del 70% de las gobernaciones.

Ese es un primer elemento a destacar y que luego de realizadas las elecciones a Asamblea Nacional Constituyente y las de gobernadores, obteniendo victorias mediáticas en el país, se consolidaron en el poder político, esto les permitió avanzar en la construcción de un régimen autoritario con maquillaje electoral, con el desarrollo aparente de procesos electorales pero totalmente viciados que dificultan mucho la participación.

El otro elemento es que la derrota de la MUD el 15 de octubre creo una fractura definitiva en esa organización y ya esa coalición de oposición quedó totalmente desplazada, se acabó, se terminó su periodo de vida. Y esto ha permitido el desarrollo de muchos debates en toda la franja que es de oposición de este gobierno y que es muy diversa y no todos estaban en la MUD, desde los sectores de extrema derecha hasta los sectores de centro, de izquierda, de izquierda radical etcétera. Y se abrió un balance sobre todo hacia la Mesa de la Unidad Democrática que obtuvo esa derrota del 15 de octubre como un reflejo de perdida de base social debido a las derrotas que sufrió antes.

La primera de esas derrotas  fue la capitulación en el tema del Referendo Revocatorio, una lucha que motivó la salida de cientos de miles de personas a las calles en todo el país, y esa lucha fue entregada por la cúpula. Y la segunda gran derrota de la MUD fue todo ese periodo de movilizaciones que duraron cuatro meses a inicios del año entre marzo y junio, en el cuál había una promesa por parte de la dirigencia de que el gobierno y la “dictadura” de Maduro iba a caer y bueno como el gobierno no cayó y la Constituyente si fue, ese giro político de pasar de tumbar al gobierno para pasar a elecciones a gobernadores, sin un proceso de autocrítica, creo mucha desesperanza y decepción en toda su base social que la acompaña durante cuatro meses en la calle con un alto costo en vidas, detenidos y heridos, y eso en parte provocó la derrota del 15 de octubre y una descomposición de toda esa coalición.

Ahorita se ven disputas de política, de qué orientación tener, hay sectores más funcionales al régimen como es Acción Democrática o un Nuevo Tiempo. Hay otros sectores que sin mostrar todavía un camino claro, más allá de participar del “dialogo”, oficialmente rechazan la participación electoral en estas municipales aunque algunos de sus dirigentes locales lo hacen. Pero lo que si todos los sectores están debatiendo es participar en las elecciones presidenciales, e inclusive el “dialogo” que se está desarrollando en Costa Rica tendría como un punto principal las presidenciales.

Y bueno. Eso abre todo un debate, porque el gobierno está logrando consolidar un sistema tramposo que como dije al principio no permite que nuevas organizaciones inscriban sus tarjetas, no permitió el mecanismo de sustitución de candidaturas, algunas como las tuvo que permitir por la propia presión interna del PSUV como la de Eduardo Samán, la ocultan impidiéndole que su nombre figure en el tarjetón.

Hubo una denuncia de fraude que fue admitida por el mismo CNE que fue la presentada por  Andrés Velázquez en el Estado Bolívar, que lo que hace es cuestionar la veracidad de los resultados que proporciona el CNE. Y esto es un elemento importante porque esta vez un sector opositor al chavismo muestra las actas emitidas por el sello oficial del propio CNE que luego fueron manipuladas.  Esas actas, esos “chorizos” daban como ganador a Andrés Velázquez. Bueno, todos estos hechos conjugan que hay un elemento de duda razonable hacia la veracidad de todo el sistema electoral.

En este contexto, con un gobierno dispuesto a manipular todo el proceso y hasta las fechas en que las elecciones se realizan, y una oposición dividida se plantea la elección presidencial como un tema importante. Ya Tarek el Aissami, el Vicepresidente Ejecutivo, lanzó la candidatura de Maduro, por ejemplo.

Con este sistema electoral, que tiene como fondo un proceso fraudulento, ¿por qué se justifica la participación electoral?

La participación tiene que ver con entender cómo se enfrenta mejor al gobierno. Porque hoy todo los movimientos sociales están cooptados y cuando me refiero a movimientos me refiero también a órganos de lucha, es decir centros de estudiantes, sindicatos, federaciones, centrales sindicales, consejos comunales, comunas, etcétera, la gran mayoría de estos movimientos está cooptadas por el gobierno. Y todo eso ha provocado un gran fraccionamiento en el movimiento social en Venezuela. Si no existe una articulación real entre los sectores  de oposición a la izquierda del gobierno para aprender a escucharse mutuamente, a encontrar las propuestas que pueden ser unitarias, si no existe un gran movimiento consolidado con propuestas claras y unitarias difícilmente se pueda enfrentar un gobierno que muestra índices claros de autoritarismo y represión.

 Entonces en ese sentido es oportuno intentar desarrollar esas luchas sociales que permitan afincarse en el reclamo por la capacidad adquisitiva del salario, temas ambientales, temas de los servicios públicos, el derecho a la alimentación a la salud, a la educación y bueno entre toda esa gama de luchas están las luchas electorales que son muy importantes. Y la importancia de esto no es si hay posibilidades de ganar o no, el tema es si todo este movimiento opositor con un programa que se vaya esclareciendo y debatiendo va generando musculo y visibilidad necesaria para luchar contra el gobierno. Entonces, si llega a producirse una situación de estallido social que la situación actual del país puede hacer posible, este movimiento opositor desde la izquierda tendría que estar preparado para enfrentar al gobierno en cualquier escenario.

Cuál es, según tu opinión la principal debilidad de los que se oponen por izquierda al gobierno

Yo creo que el tema se centra en la ausencia de un espacio unificador de una corriente crítica de pensamiento, plural, diversa y de izquierda en el país. Ahorita en Marea Socialista estamos en nuestra etapa congresual y uno de los puntos de debate en nuestro Congreso es el balance de Proceso bajo el gobierno de Chávez y ciertamente una de las conclusiones es que al Proceso le falto el desarrollo orgánico de esa corriente.

Y esa ausencia sigue aún vigente. Esa es la gran tarea que se debe plantear, es lo que durante Chávez se podría haber llamado una oposición seria y hoy es una oposición de izquierda. Porque lamentablemente  todo el espacio que ocupa la MUD es un espacio que no tiene un proyecto de país o si lo tienen no lo difunden. Han desarrollado tácticas contradictorias, en un momento piden referéndum, en otro buscan un camino insurreccional, en otro participan de elecciones y no hay ningún tipo de coherencia en su discurso político. Y está vacío de análisis y propuestas para solucionar la crisis, no habla del tema de la deuda externa, de la fuga de capitales ni del rentismo, así como de otros problemas estructurales como problemas de género, la pobreza, la desigualdad, la minería, temas al que este sector no les da prioridad. Y para unificar una verdadera oposición  hay que desarrollar todas esas luchas y uno de los escenarios de lucha es como dije antes el electoral.

Ahora, el periodo entre la Constituyente y lo que va a ser las elecciones municipales ha sido tan corto, que se empieza a entender que el gobierno apuesta a consolidar un régimen controlado por el mismo ejecutivo y ese régimen electoral presenta muchas desventajas para que otros sectores participen, pero igual es un frente de lucha en el que se debe participar  porque entre otras cuestiones ayuda a denunciar.

Una participación en la lucha electoral ayuda a instalar una reflexión masiva en el país. En el país hay un gran desanimo una gran desesperanza. Hubo durante muchos meses una lucha contra el gobierno y como eso no se logró se cree que se está frente a un monstruo insuperable, y bueno esa nueva referencia tiene que ayudar a instalar ese nuevo ánimo, una nueva creencia de que es posible derrotarlo y a sus políticas.

Pero el proceso de reflexión es necesario porque hay que hacerlo de manera distinta y con otra política diferente a la de la MUD. Y en ese sentido las elecciones presidenciales que ya están anunciadas y la participación en las mismas es muy importante porque permite ayudar a instalar propuestas que son muy importantes, como el tema de la suspensión de los pagos de la deuda, la lucha contra la corrupción, el desfalco a la nación y la recuperación de esos recursos, las necesidad de la reinstalación de los derechos políticos que están siendo vulnerados, la lucha contra el Arco Minero y todas las luchas que tenemos que llevar adelante para lograr convertir en fuerza positiva toda la indignación que provocan las maniobras del gobierno.

Porque toda la campaña de comunicación y de justificación del gobierno pone en duda a la gente. O sea el tema de la crisis, el de la guerra económica, aunque gran parte de la gente ubica la responsabilidad en el gobierno, igual confunde y pone en duda a la gente porque lo que era el otro polo,  no tuvo ni tiene una política que llegue a la población. Todos esos peros  llevan a la desmotivación. Y en este contexto las elecciones presidenciales son una gran oportunidad para intentar despertar esperanza y confianza y al mismo tiempo unir a todo ese sector diverso, plural, de izquierda y unificarlo en torno a un programa que podría tener dos partes. Una primera que aborde las medidas más urgentes, las medidas para aplicar los primeros cien días de gobierno para derrotar la crisis. Y una segunda parte que aborde los problemas arraigados en toda la cultura rentista en Venezuela. Porque el intento que se hizo con Chávez, un intento político con muchos recursos y en la creencia de que siguiendo a un liderazgo limitado a una persona se podría alcanzar, pero sin embargo se comprobó que eso no fue así, que fue un error y que se fracasó.

La lucha que tenemos enfrente en los próximos meses es una oportunidad para intentar agrupar a estos distintos sectores diversos que mencionamos, y que se puede buscar distintos mecanismos democráticos para elegir una candidatura unitaria y común, que represente los intereses de este nuevo movimiento que se sienta identificado con un programa como el que te señalaba más arriba.

No se trata como dicen por allí de construir la gran oposición,  yo lo consideró una política incorrecta porque no aborda los problemas de fondo. Porque se refugia en sentimiento o expresiones que ciertamente predominan en la mayoría de la población como por ejemplo no creer ni el PSUV ni el MUD, en responsabilizar al gobierno y en rechazar al mismo tiempo a la cúpula de MUD y en base a otra serie de cuestiones que están instaladas en la cabeza de la gente pero se plantea una unificación sin propuestas. Que no debate que perfil de proyecto de país es por el que hay que luchar. Y no debate los problemas y dificultades sino que los simplifica en un antimadurismo superficial.

Llamar a una gran oposición es llamar a un juntar a todo el espectro por fuera del madurismo pero sin claridad de propuestas. Y entonces se caería en los mismos errores de la MUD que agrupaba desde la derecha más extrema hasta la derecha más centrista y socialdemócrata, y que su único punto de unificación es sacar al gobierno. Entonces si el único punto de unificación de construir la gran oposición es repetir esos pasos, se va nuevamente al fracaso.  

Porque si no se discute que proyecto de país buscamos, si no discutimos incluso elementos del balance con Chávez, si no discutimos las características de la crisis y cómo enfrentarla, estaríamos yendo a una práctica difusa, que no estaría pensando en las soluciones para el país y los venezolanos y que caería en una lógica electoralista de simplemente ir detrás de una candidatura. Y nosotros apostamos a una construcción que se unifique en torno a un proyecto de país y no a una u otra personalidad política.

Qué escenario ven ustedes para las elecciones presidenciales

Las elecciones presidenciales muy probablemente se realizarán en los primeros meses del año,  porque el gobierno le encontró la vuelta a hacer un sistema electoral amañado, tramposo y fraudulento, totalmente favorable para ellos y con una MUD totalmente dividida, de esta manera tiene el camino abierto para apostar a una victoria. Y en ese sentido urge confrontar al gobierno donde es, es decir en las presidenciales.

Porque además las presidenciales obligan a debatir el proyecto del país que tenemos que construir después de este desastre. Y además motiva más a la población debatir y elegir un camino y un liderazgo para salir de la crisis que los debates sobre los temas locales que son muy importantes pero hoy están muy por detrás de las grandes tragedias del país, como la hiperinflación, la escases, el desfalco, la corrupción, la impunidad.

Por eso creemos que hay que comenzar desde ya a debatir con todos los sectores con los que pretendemos construir esa referencia política como abordar este desafío de las presidenciales. Y es desde ahora porque ya por ejemplo se anunció la candidatura de Nicolás Maduro a la reelección. Si no caeremos otra vez en la agenda del gobierno.

Por lo tanto lo que creemos, es que tenemos que ir desarrollando desde ahora un proyecto presidencial, que por supuesto en su momento incluirá el debate sobre  la candidatura. Pero ahora de lo que se trata es, de debatir un proyecto presidencial, empezar a construir el proyecto nacional, el programa de salida a la crisis, ir debatiéndolos de manera participativa y por eso es un proyecto y no simplemente una candidatura. Se trata es de encontrar las 10 medidas con las que resolver la crisis a cortísimo plazo y este debate proponemos empezarlo a hacer inmediatamente, desde ahora mismo. De lo que se trata es de comenzar a construir el proyecto presidencial de los que nos oponemos a Maduro y el PSUV desde la izquierda.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4231 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US Y ab = '0' /actualidad/n318117.htmlCd0NV CAC = Y co = US