La última humillación

Aquella noche nos avisaron que llegaría un "CLAP de proteínas". Los CLAP son los Comités Locales de Alimentación y Producción, creados por el presidente Nicolás Maduro hace un par de años con el objeto de enfrentar la escasez de productos de primera necesidad.

Era la época de los "anaqueles vacíos", cosa que ha venido cambiando pues ahora puedes conseguir de todo en mercados y supermercados pero a precios inaccesibles. Entonces el CLAP te entrega 21 productos (a veces menos), al precio subsidiado de BsS. 500,00. En su mayoría son víveres importados, curiosamente de los países del Grupo de Lima, aunque debemos excluir a México, por la digna actitud de su presidente Andrés Manuel López Obrador.

Entonces un paquete de leche en polvo que en la calle te cuesta BsS. 18 mil viene prácticamente gratis por la vía del Clap. Pero se ha criticado que siempre llegan los mismos productos y que casi nunca se incluye la proteína animal, es decir, pollo, huevos, carne etc.

Cuando la vocera de nuestro edificio informó por guasap que venderían "un pollo, un cartón de huevos y un pernil para ser distribuido entre siete familias, por mil 250 soberanos (BsS. 1,250)", aquello nos alegró porque los precios de esos mismos bienes en la calle son inalcanzables debido a la hiperinflación que pulveriza nuestro poder adquisitivo. Para ese momento un cartón de huevos costaba doce mil soberanos; el kilo de pollo, cuatro mil 700 soberanos y la carne de cochino ocho mil soberanos el kilo, de modo que era una oferta nada despreciable y que además podías pagar después.

Era viernes y los alimentos llegaron casi a la 1 de la mañana y las más de 400 familias que se benefician del CLAP en esa zona, en su mayoría opositoras, se congregaron para recibirlos. Noté que algunos lucían el "look White Dog", es decir, campera, gorra y capucha, para aguantar el frío. Esa comunidad tiene ya dos años recibiendo la "ayuda humanitaria" (para aplicar la frase de moda) que mes tras mes llega religiosamente.

Caras de fastidio se dejaron ver y una dama comentó "esta es la última humillación que nos hacen".

Evalué, entonces, el discurso "conciliador", de Ley de Amnistía, de paz y amor, tras la autoproclamación del nuevo Rey Momo que ahora los conduce (porque esa oposición es una trituradora de "líderes") y recordé al Papa Francisco (también muy mencionado por estos días) en una de sus homilías dominicales. Resulta que Pancho justamente se refirió a la humillación (ese sentimiento que según algunos autores apareció en la literatura inglesa por primera vez hace más de 200 años) y dijo lo siguiente: "A veces, pensamos que la humildad es ir tranquilos, ir con la cabeza baja mirando al suelo… pero también los cerdos caminan con la cabeza baja: esto no es humildad. Esta es esa humildad fingida, prêt-á-porter, que no salva ni custodia el corazón. No hay verdadera humildad sin humillación, y si tú no eres capaz de tolerar, de llevar en los hombros una humillación, tú no eres humilde: finges, pero no lo eres". Y remataba con esto: "Pidamos al Señor la gracia de la humildad, pero con humillaciones (…) Y si alguno es valiente, puede pedir – como nos enseña San Ignacio – que le envíe humillaciones, para parecerse más al Él".

Quizás por eso de que mientras más humillaciones más nos parecemos a Dios, la oposición criolla aparece gritando "¡¡iuesei, iuesei!!" (onomatopeya de ¡USA, USA!) en un templete de Mayami aplaudiendo a Donald y Melania Trump, los "sweethearts" de moda.

El caso es que a los tres días de aquella humillación del Clap de proteínas, la misma gente del CLAP solicitó el pago de la humillación correspondiente al mes de febrero (repetimos la palabra ex profeso para parecernos más a Dios). Entonces me topé en el banco con la misma dama de la cola, de lo más humillada ella, con su Carnet de la Patria en mano, recargando la billetera móvil para comprar 21 productos por 500 bolívares. Así que no pude resistirme. Le pregunté: ¿Y aquella no y que era la última humillación? (…)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2861 veces.



Luisana Colomine

Profesora de géneros periodísticos y periodismo de investigación en la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Comunista.

 @LuisanaC16

Visite el perfil de Luisana Colomine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luisana Colomine

Luisana Colomine

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276227.htmlCd0NV CAC = Y co = US