Toñito Vivas Santana: Un doctorsote con su titulo de caja de Ace a cuestas

Una Ciber-Crónica donde El Tal Cucho Berbín se pone un tantillo bravito y le arrecuesta unos sopapos, soplamocos y jamaqueadas intelectualosas a Toñito Vivas Santana, para que ... -¡Jejeje!- aprenda a "respetar la gente mayor". Si Toñito puja y puja y responde, con argumentos de altura, sólidos, es posible que entablemos debate.

De no ser así, no se vale, porque tengo mucha lectura y mucha escribidera pendiente.

De no ser así, vuelvo y reitero, pues se queda regañado. Cosa que, visto lo alzadito presuntuoso, creído e infladote, que anda por ahí, merece desde hace un buen rato.

Usted "es adeco o merece serlo, Toñito", como dice cierto Doctor Salamanqueño-Caigüireño, Alto Pana de este servidor.

Conste que usted, Toñito, me obliga a darle un revolcón intelectual por presumidito, trompo carrandeco y abusadillo. Porque usted no respeta, no señor.

No le han enseñado a respetar. Escribe, mejor dicho garabatea, porque los productos resultantes de sus torpes garabateadas, de sus planas, no merecen el nombre de "Escritura".

Escritura es otra cosa sublime, de orfebrería y filigrana, nene, -¡muy otra cosa!-, que yo he tratado de entender y practicar ... y en ello se me ha ido media vida. ¡A Dios Gracias!

Como usted escribe monsergas, jaculatorias, farragosas, latosas y fastidiosas. Parrafadas interminables con necedades y zoquetdas repetidas y regurgitadas ad nauseam, en contra de Maduro y el PSUV, ¡Siempre en contra de Maduro y el PSUV! ¿Qué casualidad, No?

Uno saca cuenta y de las monsergas somníferas que usted garabatea, más de el 85 % son contra Maduro y el PSUV.

Para usted, La MUD, con sus patochadas, paparruchadas y superlativas metidas de pata ... sencillamente NO existe. Tampoco le he leído ni media oración, ni media sinalefa, palíndromo, epitafio, lexema o gramema, en contra de Las Pestilentes Ratitas Peluditas que en el exterior van del tim al tambo, tratando de jodernos a todos. Con sanciones que nos joderían a todos.

¿Cómo es que dragonea de estar enterado de todo-todo y nunca menciona a esos roedorcitos "lambe-manteca"?

¿No les parece harto sospechoso, lectores de Aporrea o seré yo que de puro viejo chuchumeco imagino cosas?

Caramba: lo hace muchísimo mejor que Los Adecos, Los Güarimberos, Las Pavas Achocolatadas y Las Gallináceas Mayameras.

Y como nadie le contesta en Aporrea, anda usted gruñendo y guapetón, como perro por su casa. En plan de perdona-vidas ultra-criticón.

Rey de hablillas lavanderiles y chismecitos de pequeñaja y chucuta monta.

Y qué barbaridad: ¡Cómo se auto-cita usted mismo! ¿Está seguro,

Toñito Vivas, que usted no es gocho sino argentino?.

Como decía mi madrina: "Usted mismo se canta y usted mismo se llora". Y -¡jejeje!- le rinde como arroz blanco y siempre tiene "su real y medio" epistemológico.

"Crée tener, -como decía Tío Lencho-, a Dios agarrado por la chiva" (barba).

Se crée, usted, de manera tontorrona y ababiecada, que se la está comiendo. Pues no. "Desengáñese, compay, que no hay angelitos negros". No hay necesidad, Piquetico, porque acá abajo, El Doctor Toñito, va comiendo mangos por los senderos del Suelo. Que no de El Cielo. Y se le encarata la jalea de mango y el mazacote al pobre Poeta Andrés Eloy Blanco.

Que no era ni sabiondo, ni sapientoso, ni jacarandoso, ni cumbanchoso como El Doctor Toñito Vivas Santana, ¡Caracha, Negro!

Pues conmigo se equivoca. Sé escribir, -al menos eso dicen mis amigos intelectuales-, y estoy jubilado. Vale decir: tengo tiempo de sobra.

Como usted, me han dicho mis "patriotas cooperantes", anda buscando, permanentemente, "Al Borde de Un Ataque de Nervios" a lo Pedro Almodóbar, buscando, llevo dicho, que lo encaramen, lo atapucen, o encasqueten, o empujen hacia un cargucho académico, no tiene tiempo para sentarse y mucho menos escribir cosas con solera, saoco y sabor.

Amén de que no posee usted muchito talento que digamos.

O de poseerlo es un secreto tan bien guardado como el de La Sopita de Fideos Maggy.

Usted se toma muy en serio usted mismo. Por ello, el humor le esté vedado. Y yo lo compadezco ¿Me oyó?

¿Cómo es eso que usted se mete en mi correo electrónico eructa, lanza cuescos estruendosos, destripa zurullos sin perfumar, farfulla ... y me pone "comillas" a mí?

Intenta humillarme ,-ya veremos que no es fácil y va a tener "que bailar pegao" (1)-, diciéndome "colega" de mis amigos intelectuales, inteligentes, universitarios a carta cabal y con títulos ganados en buena lid.

Desestimado Señor Toñito Vivas: antes de ponerme "comillas", tiene usted que aprender a poner comas. Y eso, ni siquiera eso, sabe hacer usted. Usted resuelve largototes parrafotes a punta de comas, comas, comas, comas y más comas. Como hacían mis peores alumnos en mis clases de Lingüística de mi entrañable Pedagógico.

Ellos aceptaban consejos. Muchos mejoraban sus textos. Yo podría hacerlo con usted ... si se deja. Pero usted, con su título de Doctorsote, colgando en el cogote, rima involuntaria, no lo va a aceptar. De puro pavo real chimbo, palurdo y soplado que es usted.

La data que manejo en cuanto a "desempeño de escritores avezados", "técnicas para producir escritura contextuada, fluída, pertinente, semióticamente significativa", no es de poca monta.

Pero usted, como es un Doctorsote Escribidor, seguro que sabe todas esas bagatelas, fruslerías, güebonaditas, bolsiclonadas gilipollas.

Porque usted, sin querer queriendo, de manera genética, es brillante, farolero y faroludo, como El Faro de Madrid, y abrillantado a rabiar ¡Olé!

Tanto y en tal demasía que provoca "agarrarle un pichón".

Para que ese profundo pozo de Sapiencia Epistémica, que es usted, no se pierda.

¿Cómo se escribe una tesis doctoral a punta de comas y solo comas? ¿Qué bicharracos en España le publican a usted textos donde "atravieza", a trompicones, a la torera, los signos de puntuación? Si es una Revista Científica Seria ... ¿Cómo le metió usted ese "strike"?

Si usted me demuestra que es posible producir textos científicos sin pararle bolas a los signos de puntuación, me sentiré muy triste.

Porque mire, paisa, vengo y le digo: a mí me ha costado muchísimo medio-entender y medio-dominar la cosilla esa de poner los signos de puntuación. Para que mis lectores "naveguen mis textos" con comodidad y puedan extraer aunque sea una ñinguita de sentido de los mismos.

Un texto sin signos de puntuación, -¡Cómo los que usted perpetra con saña, alevosía y nocturnidad!-, es como Una Gran Ciudad en la cual no hay signos viales, ni señales en las esquinas, ni neones intermitentes, ni semáforos ni gente que te diga: ¡Coja para allá! ¡Doble para la derecha! ¡No estacione allí porque ahí -Jajaja- "sale muerto"!.

Leer sus textos me parece divertido. Experimento la misma sensacion de cuando siendo un mozalbetico, un carajito, un güarichito, abordaba un carrito "chocón", en un Parque de Diversiones. ¡Yúújuuuu, apártense qué voy que quemo!

Si ese es el espacio retórico y el efecto lecturario que usted desea producir ... adelante con sus montañas rusas, las pailas locas y parrafadas turulatas y churulecas en el mejor estilacho "carrito-chocón".

No le vendría mal poner un Negrote vendiendo "esnobórrr". Como el de La Plaza Bolívar de Cumanacoa.

El Doctor Luis Olinto del Jesús Peñalver, El Lindo Pimpollo de DoñA Otilia, puede orientarlo -¡Y mucho! ... ¿Oyó?

Ninguno de esos títulos, -¡los de mis amigos intelectuales del Pedagógico!-, tiene la sospechosa pestilencia, la hedentina piratoide, el carácter de pacotilla, la "chimbez", de los títulos sacados de Caja de Detergentes. Vulgo: "sacados de cajas de ACE".

¿Le "güele" a quemao-quemao? ¿La candelita fumea por las aulas y los pupitres que usted calentó con sus posaderas?

Al mismo tiempo que, ¡abajo!, las nalgas calientan el pupitre, el poseedor de esas extremidades carnosas debe procurar que algo ocurra, ¡arriba!, en su totora, cacúmen, chota, molleja o materia gris.

Si no hay actividad, arriba, en el coco, cacúmen o sesera, no hay "epistemes", ni "constructos", ni "insights", ni "epifanías" -esas formas pretenciosas de denominar lo que desde siempre hemos conocido como saberes.

Porque el aprender, y el aprehender, mi desestimado amigo turulatoso, es como el miccionar o lo otro más pestífero, pastoso y denso: ¡Nadie puede hacerlo por usted!

Se autocalifica usted de "Ontólogo". ¿Sabrá usted con que se come eso o está "tirando truco fiao"?

Dice usted que Intelectuales del Pedagógico, de la solvencia y talla académica de Un Freddy Millán, mi amigo de siempre, quien goza de mi admiración irrestricta, sobrado como lector e investigador, lo avalan a usted. Hasta que NO hable con Freddy, NO le creo.

Porque Freddy es muy ríspero, refinado y cultivado y dudo que promocione, apoye o recomiende cachilapos aturdidos, bicharracos formados a salto 'e mata o chigüires descocados.

Conteste, en clara, inteligible y fuerte voz, Toñito Vivas Santana. ¡Y párese pa' da'le otro, carajo!

LEXICOGRAFIA Y FRASEOLOGIA PARA AYUDAR A QUE TOÑITO A QUE ENTIENDA ESTA TEXTUALIDAD MIA:

(1) "bailar pegao": esforzarse, emplearse a fondo para vencer a alguien, sea física o intelectualmente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2060 veces.



Cruz Berbín Salazar


Visite el perfil de Cruz Berbín Salazar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Cruz Berbín Salazar

Cruz Berbín Salazar

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274847.htmlCd0NV CAC = Y co = US