Un nuevo comienzo… pero revolucionario

Creemos que un nuevo comienzo es más que necesario, es urgente, pero uno al que debemos adjudicarle un apellido que le otorgue un carácter único, que se escuche dentro de los cimientos del imperio y que aterre a quienes son responsables de la crisis económica venezolana.

El Nuevo Comienzo debe ser REVOLUCIONARIO.

Uno, en el que el ministro de transporte se traslade en metro, trole o cualquier unidad de transporte público del estado. Que intente subirse en un Metro en hora pico y que intente ir al trabajo en perrera.

Uno, que acabe de una vez la absurda política de "precios acordados".

Uno, que paralice la transferencia de dólares provenientes de la renta petrolera a empresarios y mafias importadoras enquistadas en el aparato del estado.

Uno, en donde el ministro de educación viva del salario de un profesor.

Uno, en donde el ministro de salud viva del sueldo de un médico y toda su familia se atienda en cualquier hospital público.

Uno, en donde los funcionarios de cargos medios, dejen de vivir en hoteles y empiecen a jugar con las mismas cartas que juega todo el pueblo.

Un comienzo, donde logremos reducir la burocracia eliminando puestos innecesarios desde ministerios hasta direcciones de alcaldías (actualmente nadie conoce la cantidad de ministros, cargos de dirección o funcionarios dentro del estado).

Donde, los gobernadores, alcaldes y protectores vivan del sueldo mínimo que recibe un trabajador.

Donde se acabe con el nepotismo que hoy parece una monarquía en muchas instituciones del país.

Donde se retiren los militares de la gestión pública, pues han demostrado una incapacidad para gerenciar casi imposible de comparar y se refresquen estos puestos con profesionales que tengan las habilidades y permitan una dirección colectiva junto a sus trabajadores.

Donde tengamos la voluntad política de disminuir la corrupción que se hace cotidiana dentro de todos los niveles del estado.


Donde se conozca de una vez por todas la lista de las empresas a las que se le asignó el dólar preferencial entre el 2012 – 2015 (responsables directos de la crisis que vive el país gracias a la gran fuga de capital que ocasionaron).

Para que sea un nuevo comienzo, debemos empezar a encauzar nuestras políticas en favor de las clases trabajadoras, levantar las fuerzas productivas pasa por subir la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.

Abandonar el clientelismo, la demagogia y la indolencia como forma de hacer política, ninguna de ellas es una práctica de revolucionaria.

Resolver los problemas sociales no son cosas de magia sino de estudio y trabajo colectivo (sino pregúntenle al pueblo cómo ha hecho durante más de 4 años con la actual crisis económica, crisis que cabe destacar, pareciera estar controlada por factores dentro del aparato del estado que juegan con las necesidades del pueblo para enriquecerse).

En una revolución no hay excusas para la mala gestión, debemos asegurar para este nuevo comienzo acabar con el CAOS mediante la organización mínima necesaria para enfrentar la crisis, pues es este quien beneficia a grupos de intereses individuales que se imponen sobre las necesidades de las grandes mayorías.

 

Desarrollador de Software.

rubenchoo.garcia@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 416 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274104.htmlCd0NV CAC = Y co = US