¿Habrá otro trasfondo en la decisión de Pérez Pirela?…

  1. Llegó a decir el genial Francisco Umbral que en el capitalismo la puta predilecta del político es el periodista. Pero también hay que decir, que en ese mundo capitalista el periodismo complaciente y cómplice hace de muchos políticos unas portentosas cortesanas. Venevisión y RCTV eran el burdel donde se confeccionaban a gusto del imperio las meretrices que saldrían a disputarse el poder en Venezuela.

  2. Hay otro peligro tremendo en esta lucha política moderna, y es que muchos de los que se encumbran en los medios sientan la tentación de hacer negocios... Todas esas delicadísimas aristas se tocan y se entrecruzan provocando confusiones y peligros entre quienes les siguen. Y ser independiente en este mundo de los medios se presenta casi imposible cuando hay tantas tentaciones y estrategias de mercado realmente despreciables, sobre todo, como las de la pornografía. No se crea que la pornografía es sólo mostrar mujeres desnudas en actos muy explícitos. Hoy, la pornografía es esencialmente la utilización de efectos "mórbidos", para captar seguidores en la redes. Medios, por ejemplo, que se las dan de muy serios como la BBC, RT, El País, El Mundo, El Nuevo Herald, etc. lo están utilizando cada vez más desvergonzadamente. Debo decir que LA IGUANA es uno de los ganchos que más usa, que lo está haciendo cada vez más con notas realmente detestables y eso hay que decirlo, y esto me parece deleznable en un medio que se dice de izquierda. No sé si por ahí va la cosa… (lo de lo rentable, digo). Porque en este sentido, para nada hay que estar vanagloriándose de que es el segundo portal más visto en Venezuela si se vale de esas argucias, siendo La Patilla el primero de los portales que es la madre del asco más farandulero que exista. ¡Si esa mierda de La Patilla es la referencia!, dígannos cómo será ese mundo de los más vistos… Mucho guillo, Pérez Pirela hacia donde te dirijas...

  3. Quiera Dios que VTV no haya sido una plataforma para dispararse en las redes y de allí despegar otro proyecto, y que yo esté bien equivocado… pero estoy convencido que no fue que te sacaron sino que tú decidiste irte. Evidentemente VTV no da mucho para ambiciones de otro tipo…

  4. Por otro lado, he leído el interesante artículo de Néstor Francia sobre la "despedida" del moderador del programa Cayendo y Corriendo, Miguel Pérez Pirela. Este programa me pareció que tenía certeros comentarios sobre la realidad del país, por ocupar un espacio crítico muy importante dentro de la revolución. Esa crítica que no debemos esperar que provenga del enemigo sino que nos corresponde asumirla nosotros los revolucionarios con valentía, aunque nos queme el alma, con bastante determinación. Desde este punto de vista, la estrategia del programa de Pérez Pirela me parecía vital y necesaria, a la vez de ser una manera de drenar la consuetudinaria arrechera que silenciosa y tormentosamente arrastra el pueblo en este sudario de resistencia, de penas, inconsecuencias y traiciones. ¿Quién ahora va a asumir este papel tan vital desde VTV?

  5. No se puede ser revolucionario desde los medios y a la vez decirle amén a todo lo que hace el gobierno, en la creencia de que cualquier crítica por pequeña que sea le hace un daño inmenso al proceso. Allá abajo en el pueblo hay muchas quejas, agobios inmensos, traumas dantescos en los que pareciera casi nadie repara desde el poder, ante los cuales los burócratas del Estado se hacen los locos y más bien contribuyen a recrudecerlos. Burócratas además que ven la crítica como su peor enemigo, porque sin crítica ellos pueden navegar cometiendo toda clase de estragos en la administración pública sin que nadie pueda tocarlos. Y este ha sido uno de los grandes traumas sufridos por quienes hemos tenido que ocupar un lugar de batalla desde los medios.

  6. Porque una de las grandes debilidades de la revolución ha consistido en proceder a elevar vestales ("intocables") que ni el mismo Cristo… cuando el mismo Comandante Chávez proclamaba que en este proceso nadie debía ser imprescindible o intocable. Imprescindible realmente fue y lo será siempre Chávez (como lo ha sido Bolívar), y aún así nosotros mismos en este aspecto hemos descuidado su llamado o advertencia. Incluso lo llegamos a descuidar hasta no perdonarnos este crimen, que permitimos que en su amor inmenso por Venezuela nunca llegáramos a cuidarle lo debido ni lo suficiente, ¡Y FUIMOS NOSOTROS LOS QUE LO DESCUIDAMOS! Nunca, insistimos, lo protegimos lo suficiente, ¡QUÉ TRAGEDIA TAN INMENSA, así lo siente el pueblo todos los días!

  7. Entonces, apenas tú haces ciertos juicios necesarios sobre los errores que se suelen cometer en estos combates, surgen una cierta clase de "chavistas", de los "mírame y no me toques", que tratan de arrinconarte y de decirte que eres anti-chavista, que te estás pasando para el enemigo, y de este modo hasta te pueden dejar sin voz, te quitan la palabra, y hacen lo imposible para que no te acerques a nadie del poder porque con ello se guardan de que nadie ponga a la luz sus macabros intereses personales. Y han sido éstos quienes le han hecho y le hacen un daño inmenso al proceso. Es ésta una especie de guarimba interna que nos ocasiona estragos horribles.

  8. Así que los que se dedican a esta labor desde los medios, con entero criterio propio y patriótico, con su propio detector de mierda, se colocan en la cuerda floja, por lo que entonces algunos que comienzan haciendo críticas sanas acaban por ponerse un corsé y callar, siempre a la espera de que estalle un desastre para que se puedan tomar correctivos… LA CATÁSTROFE…

  9. Trabajar en este terreno de los medios es apasionante pero resulta también un oficio muy ingrato (que casi nadie reconoce). Una pasión que incluso llega a cansar: estar todos los días dale que dale a la palabra, a la coherencia de los términos y de las ideas, investigando y pensando tantos detalles, cuidando a la vez lo que dices, en medio de la barahúnda de los purgatorios, de las advertencias, con esa carga perenne de dolor sobre tus estragados nervios y pensamientos; una tensión terrible que no te da paz ni tregua, y en la que nunca te está permitido capitular ni muchísimo menos entrar en armisticio alguno con el enemigo. Y en esta guerra, el enemigo sabe que el peligroso no es el funcionario que está incrustado en un ministerio recibiendo órdenes, sino tú, el de la mirada certera, el del detector implacable de la mierda que bulle y cunde por doquier…, el que ve y dice su verdad profunda sin matices ni control, por encima de la cabeza del diablo, contra el mar de hipócritas y fariseos que es lo que más cunde en estos procesos...

  10. Y como dice Néstor Faría, tenemos muy pocos comunicadores y luchadores firmes en este terreno de lucha, y que a la vez han resultado tan descuidados y maltratados. Porque de nadie recela más un funcionario burócrata que de un comunicador que lleva su inclemente detector de mierda, y para esos tipos incrustados en el gobierno que andan pregonando que son revolucionarios, el verdadero enemigo a vencer y destruir no está en la derecha, no está en el imperio norteamericano ni en el miserable mundo capitalista, sino en ese personaje que es capaz de manejar su pluma o su lengua como una metralla contra farsantes, ladrones y tránsfugas.

  11. Es tan grande el poder de estos farsantes que en su hora de gloria desde allá arriba, pueden conseguir estigmatizarte y hundirte para siempre con sólo decir que eres CONTRARREVOLUCIONARIO, de modo que llega a ser una expresión fulminante que se expande por los medios del chisme y la calumnia, que a la postre tiene su acogida en el mar de los incautos, quedando como cierta e irrefutable.

  12. Entonces cuánto daño hacen los farsantes que mientras están en el poder causan toda clase de estragos y cuando lo dejan en sus estampidas, lo afectados en su reputación por sus malignas campañas quedan destrozados para siempre. Sí, marcados para siempre por ese otro poder dominante dentro del proceso, es decir, los que se hacen del pensamiento dominante desde los poderes internos para defender sus parcelas y grupejos.

  13. Por eso en el tema de los medios de comunicación todavía estamos en pañales en esta lucha revolucionaria. Nunca fuimos capaces de consolidar un periódico a nivel nacional porque nunca a los que destacaron un poco, se les dio el apoyo desde el poder, por la sencilla razón de que si éste tomaba vuelo propio a los ojos de los aduladores profesionales se volvería un peligro para sus oscuros fines personales. Por esta razón nunca nadie, por ejemplo, pudo prevenir la catástrofe que cayó sobre PDVSA y que ha sido causa también de la enorme debilidad actual de nuestra economía.

  14. Quedan baluartes de lucha en este terreno de los medios que debemos aún cuidar mucho, y entre ellos debo mencionar programas como La Hojilla, Con el mazo dando, Zurda Conducta y Boza con Valdez, tal como también lo señala Néstor Faría.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4835 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273220.htmlCd0NV CAC = Y co = US