La revolución y su tiempo

A 20 años del triunfo popular electoral

Se cumplen 20 años del triunfo épico popular, del pueblo venezolano en las urnas electorales, aquel victorioso 6 de diciembre de 1998, cuando es electo el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías como Presidente Constitucional de Venezuela, por aclamación popular mediante el voto secreto y directo de un pueblo ansioso de libertades democráticas, históricamente reprimidas, por siglos de explotación, opresión, robo y engaño, por parte de los dominadores colonialistas europeos y norteamericanos, en confabulación con los lacayos nacionales que fungieron como gobernantes fieles a los principios imperiales y entregados en cuerpo y alma a los intereses de los organismos del gran Capital Financiero Internacional, que robaron nuestras riquezas naturales, sociales, humanas y espirituales, que nos donó la naturaleza planetaria, como legado único de la creación evolutiva de los ciclos cósmicos, habidos desde los tiempos originarios en el desarrollo pluriversal.

Este triunfo popular se venía inoculando desde los tiempos del Caracazo: 27 y 28 de febrero de 1989, cuando el pueblo salió con la furia acumulada por los años de hambre y miserias, impuestas por el capitalismo salvaje, a reclamar derechos conquistados el 23 de enero del año 1958, usurpados por la oligarquía, después de la férrea lucha de resistencia popular contra el opresor del momento: Marcos Pérez Jiménez. La oligarquía criolla aupada por el gobierno imperial de los Estados Unidos de Norteamérica a través del macabro pacto de Punto Fijo, escamotea este relevante triunfo popular, como lo venía haciendo desde los postreros tiempos de la Independencia.

El cambio que reclamaba el pueblo

Los que vivimos aquel momento histórico el 6 de diciembre del 98, teníamos 20 años menos que hoy (por su puesto), tal vez la euforia del momento no nos permitía ver más allá de aquel instante tan presuroso, donde se comenzaba a refrescar la historia, cuando se percibía el cambio que desde hacía mucho tiempo el pueblo reclamaba, para calmar las penurias sociales ya crónicas, desde la gloriosa resistencia indígena, con Guaicaipuro, Terepaima, Tiuna, Ana Soto, etcétera, en los tiempos de la conquista y la colonización europea; las grandes batallas por la independencia y la libertad lideradas por los grandes héroes encausados bajo la dirección de la espada libertadora de Simón Bolívar, triunfos que pronto la oligarquía mantuana le frustraba al pueblo, quien ponía los sacrificios en la guerra. Eran los mestizos, indígenas, negros, pardos y mulatos, los que ofrendaban la vida en los campos de batallas, pero seguían siendo los desheredados históricos, que la oligarquía mantuana utilizaba como escalera para encumbrase en el poder.

Eran los hombres y mujeres del pueblo los que se batían en los campos de batallas redentoras, para luego ver frustrados sus triunfos; la lucha por TIERRAS Y HOMBRES LIBRES del General del Pueblo Soberano, derrotando con su ejército cívico militar que formaban campesinos y campesinas, a la rancia oligarquía en las sabanas de Santa Inés de Barinas el 10 de diciembre de 1859, que una vez más, la cobarde oligarquía frustra aquel inmortal triunfo, cuando en San Carlos, 30 días después: 10 de enero de 1860, es asesinado Ezequiel Zamora, por la bala de un pérfido traidor.

El juramento de Chávez ante la Constitución moribunda

Muy pronto comenzamos a ver la realidad de lo prometido por el candidato convertido en Presidente Constitucional, que al mismo tiempo pudimos ver las reacciones contrarrevolucionarias de la burguesía azuzada por el gobierno gringo. Fue el 2 de febrero del año 99, cuando en el Hemiciclo, en el antiguo Congreso Nacional, jura ante la Moribunda Constitución de 1961 y recibe la imposición de la banda presidencial, ante la mirada melancólica y desconcertada del Dr. Rafael Caldera, (el último Presidente del Pacto de New York). Ese mismo día Chávez emitió el Decreto que acordaba la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, para la Refundación de la Patria, que se llevó a feliz término durante el año 1999, que finaliza su mandato constituyente con la aprobación de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela el 17 de diciembre de ese año.

El golpe de estado: 11 de abril de 2013

Las emociones colectivas comienzan a disiparse, pues, la revolución toma partido, Chávez es ya el hombre fuerte y no se hace esperar la acción contrarrevolucionaria, ya son tres años en el poder y el pueblo ha robustecido su alto espíritu de combatividad histórica: año 2002, 11 de abril la felonía de algunos militares aupados por la reacción opositora secuestran al Presidente.

Carmona Estanga se auto-juramenta, al mismo tiempo que disolvieron la Asamblea Nacional y todos los poderes públicos, allanaron casas y vejaron a personalidades políticas del proceso, desataron el terrorismo mediático y pretendieron de un plumazo, borrar las leyes que el gobierno revolucionario había aprobado, toman por la fuerza la embajada de la República de Cuba, atentando contra la integridad física de los miembros del cuerpo diplomático cubano establecido allí.

El desafío histórico

¡He aquí el pueblo! En el desafío de la historia, oyendo el grito de la patria vilmente ofendida, desbarató con su valentía titánica, el golpe, en apenas 47 horas. En el fatídico momento en que el líder Comandante de la nave que no perdió su rumbo, aún estando secuestrado por la oligarquía, bajo el mandato de los intereses de poder foráneos: el Pentágono, La Casa Blanca, La CIA, y demás entidades imperiales. Las calles de Caracas se ensanchaban de pueblo en batalla por la defensa de la Patria que había conquistado en las urnas electorales, y ahora requería defenderla hasta con la propia vida, y bajan desde los cerros, hasta el Fuerte Tiuna, y Miraflores, hasta ver salir por la puerta trasera a Carmona (El Breve) y su combo, huyendo como ratas, en apresurada estampida hacia el estercolero de la historia.

No hay tregua en el combate. La burguesía vuelve a sus andanadas, decretan el paro petrolero, nos quitan el béisbol y nos tratan de robar la navidad, pero al pueblo nadie le quita la alegría y sus emociones. Le vuelve a tocar al pueblo la heroica resistencia y de nuevo triunfamos. Allí con Chávez aprendimos una nueva lección y la asimilamos con creces, para la profundización de la lucha popular.

Lo que aprendimos de Chávez

Chávez nos enseña con hechos y acciones concretas, en el diario convivir mediante el avance revolucionario y con su visionario proceder, nos dota de herramientas para solidificar los combates que están por venir. Crea las misiones sociales y educativas Robinson, Rivas, Sucre, Barrio Adentro, Milagro, Vivienda Venezuela entre otras y nos induce a la organización comunal a través de los Consejos comunales y las comunas como instancias que deben convertirse en el auténtico gobierno de la democracia participativa y protagónica.

Y así llegamos al 7 de octubre de 2012, en una campaña colosal, encabezada por el líder máximo de la Revolución, convaleciente de un terrible cáncer que le destrozaba la vida, que no fue obstáculo para coronar la victoria frente a la fuerzas enemigas, aquel memorable 7 de octubre.

A inicio de la revolución en el año 99, tal vez no pudimos vislumbrar objetivamente, la profundidad de desafío histórico que debíamos confrontar. De lo que sí estábamos seguros era que el timón del país estaría en las manos de un gran conductor, que ya había logrado convencer al pueblo, de tal realidad, desde el histórico "Por Ahora" del 4 de febrero del 92. A partir de allí con Chávez empezamos a aprender muchas cosa que no sabíamos y si las sabíamos no las habíamos aprendido a comprender, y fuimos entendiendo el proceso revolucionario a medida que nos fuimos dando cuenta que estábamos en una era de cambios sustanciales, conducidos por la política revolucionaria que Hugo Chávez desarrollaba al lado del pueblo. Era la jactancia de la clase tradicionalmente opresora, que "no daba su brazo a torcer", mientras el pueblo agigantaba el paso hacia nuevos horizontes soleados de esperanzas acumuladas por cinco siglos de opresión y explotación imperial.

Del triunfo a la fatalidad

Era el 8 de diciembre, un día después de haber llegado de Cuba, donde los médicos trataban la terrible enfermedad, cuando en cadena nacional por la noche se dirige al pueblo venezolano para plasmar públicamente su última proclama, donde le imparte la orden al pueblo de elegir como presidente a Nicolás Maduro Moros. Y desde allí hasta el 5 de marzo de 2013 a las 4 y 25 minutos de la tarde cuando sobrevino su marcha física hacia otra dimensión: la dimensión de la posteridad eterna, desde donde su nombre crecerá y su pensamiento se expandirá a todos los pueblos oprimidos del planeta como ejemplo sublime de liberación y dignidad humanista.

Acciones vandálicas de la oposición

El 15 de Abril, el pueblo fiel al proceso revolucionario cumple la orden de Chávez y elige a Nicolás Maduro presidente de la República Bolivariana de Venezuela, enfrentando las guarimbas de 2013 y la escalada especulativa que se fue acelerando paulatinamente, a la vez que continuaban las acciones vandálicas en el 20015 , 2016 y 2017, cuando en medio de la guerra vandálica de la oposición que costó pérdidas de vidas y materiales: quemaron personas vivas, degollaron motorizados con guayas colocadas en las calles, desataron el vandalismo fundido en terrorismo, con apoyo de la iglesia católica, y demás castas al servicio del imperialismo norteamericano, que vino a pararse gracias a la Asamblea Nacional Constituyente electa por el pueblo el 30 de julio de 2017.

Las sanciones y el bloqueo al país por parte de los Estados Unidos, la especulación desmedida, el acaparamiento y la desaparición de los alimentos y medicinas, deficiencia en los servicios públicos, el magnicidio frustrado del 4 de agosto y para colmo de males a esta terrible guerra económica, se le suma una ola de corrupción por parte de mafias enquistadas dentro del gobierno, que le han robado miles de millones de dólares, a la Nación, contribuyendo activamente con la guerra económica, que afecta al pueblo, la fuga de divisas, la devaluación del bolívar, la escases de efectivo, entre otros males inducidos, mientras la crisis campea y el gobierno de Maduro es acorralado, aun cuando ha tratado de minimizar la dificultades, experimentando planes y programas que hasta ahora apenas han servido de efímeros paliativos, ya que los especuladores y las roscas hambreadoras hacen de las suyas con el salario mínimo de los trabajadores, burlando los precios acordados entre el gobierno y esa misma burguesía apátrida que nos viene haciendo la guerra desde el triunfo de esta revolución, que no da tregua ni al gobierno ni al pueblo en aras de enriquecerse a como dé lugar sin que la autoridad del gobierno se manifieste de manera ejemplar y sin contemplaciones en defensa del pueblo.

Reflexión, responsabilidad, y claridad política

Pues, así hoy, 6 de diciembre de 2018, llegamos a los 20 años del triunfo electoral del pueblo, ahora cuando tenemos 20 años más, (de edad) la euforia ya es conciencia, lo cual nos permite avanzar en la reflexión histórica y avizorar el compromiso social en la lucha por mantener y sostener la patria que hoy tenemos, haciendo razonable uso de la reflexión crítica y autocrítica constructiva, para asumir el compromiso patriótico, tomando los principios fundamentales de la lucha revolucionaria, con responsabilidad y claridad política, para forjar el reto histórico que ahora nos toca adelantar como pueblo, junto al gobierno para la defensa de la conquistas democráticas logradas, que no son poca cosa, que una vez más la burguesía nos pretende arrebatar.

Ahora es necesario afianzar la lucha popular comunitaria, con LA UNIÓN DEL PUEBLO Y EL GOBIERNO, PARA DERROTAR A LOS ENEMIGOS HISTÓRICOS DEL PUEBLO y así consolidar la patria que nos merecemos, que será la herencia de nuestras futuras generaciones, UNA PATRIA DIGNA, INDEPENDIENTE DE TODA POTENCIA EXTRANGERA, LIBRE Y SOBERANA.

HOY MÁS QUE NUNCA ¡COMUNA O NADA! Así nos dijo nuestro comandante

CHÄVEZ VIVE…LA LUCHA SIGUE




 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 238 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Reinaldo Chirinos

Reinaldo Chirinos

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272745.htmlCd0NV CAC = Y co = US