No hay revolución sin el látigo de la autocrítica revolucionaria y la crítica

Recordando a Chávez, agradezco las críticas que me hacen algunos Lectores, tarde o temprano lo esperaba. Me permite una gran oportunidad aclararle a mis amigos y adversarios mis pensamientos, responderles a sus "críticas oportunas y pertinentes" bien merecidas que las tengo y porque no a "la intolerancia", a veces el lenguaje al no prestarle debida atención provoca, sobre todo, a quienes piensan "que no debí decirlo así" sino de otro modo,cuidándose de las formas, del estilo, pero lo sustancial está dicho, nuestro compromiso revolucionario es anticapitalista, antiimperialista, nuestra ideología revolucionaria es marxista, leninista y bolivariana. Esta aclaratoria es oportuna para responder algunas inquietudes de los Lectores Críticos respecto al artículo "Pueblo Huérfano de Pdvsa y del Gobierno", publicado en Aporrea en fecha 19/10/2018, el cual invitamos a releer para reflexionar nuestra posición con respecto al Gobierno de Maduro, al parecer necesita del látigo de la crítica a ver si practica las tres R en su nuevo mandato a iniciarse en enero del 2019, tanto en el Gobierno como dentro del PSUV y le da un "Giro de Timón" y presta más atención a las tareas económicas, a la revolución popular en la economía, hacer de verdad la revolución productiva, una deuda que dejó Chávez con el pueblo.

Sensibilidad y rectificación ante las contradicciones históricas

La crítica es un ámbito muy sensible a muchos, hay quienes no la toleran, acusan de "antirrevolucionario" a quienes la ejercen, los llaman "disidentes", los apartan del Gobierno, incluso aquellos que sustentan fundamentos que con razones prácticas demuestran sus verdades, otros prefieren ocultarla, sostener el lado oculto de la realidad, vivir como dice la oposición como "enchufados", a "cuidarse del que dirán", prefieren no decir nada, guardar silencio, creen que la verdad les hace daño, cuando en honor a la misma, ella depura, Lenin decía,"la verdad es revolucionaria" porque es concreta, impulsa las luchas, estimula a la acción política contra la enajenación social, desmitifica la realidad, expone a ciencia cierta todas las contradicciones de un proceso histórico, es esto lo que nos ocupa en esta coyuntura política.

Lenin fue muy tolerante con Trotsky, Bujarin, etc, así como Bolívar fue muy autocrítico con la caída de la Primera República en su "Manifiesto de Cartagena"; hay muchos ejemplos, pero en cuestión de disciplina patriota y revolucionaria, El Libertador fue intolerante con Piar, aunque muchos años después se arrepintiera de su fusilamiento y en los asuntos de principios se mantuvo leal a la revolución independistas. Por todo lo anterior, viene la pregunta,¿Puede un ciudadano, un revolucionario hacer crítica a la revolución liderada por Nicolás Maduro, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela? La respuesta es sí, y ese es su deber, no puede renunciar a "la Potentia" como decía Dussel, pero eso exige reflexión crítica con la realidad, dialogar con ella desde el pensamiento crítico y su aporte constructivo.

Aplicación de Las Tres R si es verdadera la revolución hay que defenderla

Del lado del Gobierno debe haber "reconocimiento público", enmendar sus pasos, rectificar, Chávez decía aplicar las tres R, (Revisión, Rectificación y Reimpulso), la revolución bolivariana ha demostrado no ser un camino recto, las razones obedecen por un lado, a las acciones opositoras, al sabotaje contrarrevolucionario que no deja gobernar el país en Paz y con estabilidad y posiblemente empujan a cometer errores por acción u omisión. Pero por la otra, a la falta de control y seguimiento a las líneas estratégicas, a las acciones tácticas, al "Plan de la Patria" (2007-2013/2013-2019) no conozco una experiencia donde el mismo haya sido sometido a su evaluación crítica, a evaluar sus resultados, a conocer el porcentaje de ejecución, de realización, a reconocer que se logró y no se logró, qué tareas revolucionarias quedaron pendientes. El Pueblo pide a gritos "Seguimiento y Control" en todas las esferas públicas del Poder, evitar la corrupción, es decir el abuso del poder, la usurpación de los bienes y la riqueza.

Cuando no respondemos a las necesidades populares y sus satisfactores, --guardamos silencio--, no reconocemos errores, no damos explicaciones a lo que pasa, ¿porque no damos soluciones del ejercicio del Poder Popular, porque no ofrecemos "Rendición de Cuenta"?, siendo así; entonces el pueblo comienza a especular, a decirse a sí mismo, ¿Cuál es el cambio, cambiamos para no cambiar nada?, mientras tanto, la oposición teje mentiras, confabulan y terminan convirtiendo verdades en falso positivas. Por todo eso, dicen "no es fácil llegar al poder, pero más difícil es defender la revolución si es verdadera", de vez en cuando a la revolución le hace falta el látigo de la contrarrevolución, a ver si se desaletargan de la modorra burocrática y la comodidad aburguesada.

Sentimiento revolucionario del chavismo bolivariano

Demos algunos casos a manera de ejemplos; ¿Qué pasa con el tema de la basura en Venezuela, en particular en el Zulia, o bien, puede ser cualquier otro servicio ya sea agua, electricidad, los más elementales, porque no se atienden como debe ser, en forma regular y de calidad de servicio?, el gobierno podría defenderse y argumentar que, "necesitan repuestos, insumos, equipos, transporte, etc., y dado el bloqueo comercial y financiero, no hay posibilidad de afrontarlo", pero no, --hay silencio político--, la prensa pública no dice nada, los medios de comunicación públicos nada dicen, existe un mutis, mientras tanto el pueblo contempla pasivamente el panorama, ¿y que espera la burocracia de nuestra parte, de quienes militamos en "el chavismo bolivariano" para diferenciarlo del "chavismo crítico", que no nos callemos, que no nos inmutamos, que hagamos como si no pasara nada?.

Está claro que en toda injusticia social hay un sentimiento revolucionario, en "cada acto revolucionario hay un sentimiento revolucionario" decía el Che Guevara, los derechos del pueblo no pueden ser violentados, y menos un gobierno que se autoproclama de socialista, no puede quedarse de brazos cruzados y nada decirle al pueblo que pasa?, no, algo hay que hacer, hay que dirigirse al mismo, "obedecer mandando" indica Evo Morales, explicarle que pasa, que sucede, con seriedad, sin maquillar la realidad, sin justificar la ineficacia y la ineficiencia, no podemos ocultar ese lado oscuro, si llegamos al poder es para cambiar, de lo contrario, otros nos quitarán las banderas de lucha, las banderas revolucionarias.

Nunca los Patriotas se han dado por derrotados frente a la adversidad,por muy perdida que fuese las batallas contra el imperialismo español y la oligarquía local, es el caso de "la inmolación de Ricaurte", los patriotas nunca se dieron por vencidos, allí está la campaña admirable, los patriotas reinventaron "las acciones políticas" de guerra y en este contexto, estamos llamado a "reinventar o erramos la política", parafraseando al Maestro Simón Rodríguez la lucha contra el capitalismo y eso porque el socialismo tiene suficiente recursos para derrotarlo. El quid del asunto es incorporar al pueblo a las tareas revolucionarias, a la contraloría social, a denunciar a los burócratas que no hacen su trabajo político, administrativo y practica la política como la ciencia manipuladora de "gobernar mandando al pueblo".

La crisis más dramática de la historia republicana

El pueblo y su clase trabajadora recibe, aparte de "la explotación del trabajo" en la sociedad capitalista venezolana,todo el peso de "la crisis inducida y real", no solo por la guerra de precios sino también por la agresión del dólar y la ineficacia del gobierno para enfrentar la crisis capitalista, las consecuencias las tenemos a la vista, tenemos la crisis más dramática de la historia política del país después de la agresión militar a Venezuela al gobierno de Cipriano Castro a principios del siglo XX, la razón es que el país está sometido a un bloqueo comercial, financiero y monetario que no tuvimos cuando el Caracazo, cuando el FMI y la banca Mundial sometió al país "sin mucho esfuerzo", solo por la traición tanto del gobernante de turno como por la burguesía local.

Recordemos; a finales de la década 80 del siglo XX, El Caracazo fue como respuesta popular, una muestra de acciones políticas heroicas del pueblo en la calle frente al gobierno socialdemócrata de Carlos Andrés Pérez. En aquel entonces; el Fondo Monetario Internacional imponía las políticas al Gobierno Nacional, ellas privatizaban y enajenaban la soberanía del pueblo, la Asamblea Nacional de aquel entonces, adeco-copeyana eran cómplices del entreguismo del país a las transnacionales y la burguesía local reducían el gasto social, arremetían contra el pueblo, y por ende conculcaban todos los derechos sociales y humanos alcanzados, violando la Constitución, de allí que la protesta prendiera la calles contra el gobierno.

Por el contrario; en el gobierno de Nicolás Maduro, si bien no podemos señalarlo por abdicación frente al FMI, la Banca Mundial, las transnacionales, él, no ha cedido soberanía e independencia nacional, sin embargo, ha devaluado nuestra moneda a causa de la hiperinflación desatada por la guerra económica, asumiendo las consecuencias sociales y políticas, --en parte, por no haber administrado adecuadamente las divisas, los petrodólares--, la falta de previsión frente a los mercados petroleros, la caída de divisas, la asignación irresponsable al capital privado sin exigirles compromisos de importación, con relación a los ciudadanos el haber hecho "una piñata" de dólares donde la viveza criolla hizo fiesta de los petrodólares, el raspacupismo, aquellos que vendían las tarjetas de créditos, vendía dólares viajeros, "el venezolano viajaba al exterior y lo veían como rico, hay que ver como miles de millones se fugaron del país por la venta en el mercado interno y todo llegaban a parar a manos del "capital privado" que exportaba para colocarlo en la banca mundial, todo esto derivó en un déficit de divisas en la balanza de pago, en dificultades para cancelar los compromisos internacionales, los riesgos de las calificadoras y amenaza de intervención externa. "Todo por no sembrar el petróleo" para industrializar y diversificar la economía socialista y popular en Venezuela.

Responsabilidad ante la crisis, no esperemos la derrota de los fundamentos bolivarianos

Chávez en su oportunidad lo hizo, se hizo responsable por los errores ocasionados, pidió al pueblo, Perdón Público. Desde otra perspectiva, ¿Qué responsabilidad tiene el gobierno chavista por la gestión pública, por los servicios públicos hoy?, ¿es o no responsable?, ¿admite su responsabilidad frente a los ciudadanos por ejemplo, cuando se dañan los equipos eléctricos por las fluctuaciones eléctricas, bien sea se queman las unidades de las neveras, de los aires acondicionados y sus protectores, filtros de agua, bombillos, etc.?, o tal vez, veamos; ¿admite su responsabilidad, al reconocer los daños ocasionados cuando un vehículo sea público o privado de transporte o de uso particular cuando cae en huecos, boca de visitas cuyas tapas han sido robadas o sencillamente cuando chorros de agua, ríos de agua vertidos en las calles y carreteras manan a lo largo de calles y avenidas deteriorando las carreteras?. Dependiendo de la respuesta, podemos decir si se defiende o no la verdad, se es o no se es revolucionario. Si por "Revolución es todo lo que hay que cambiar", decía Fidel Castro. ¿Qué esperamos para hacer política "juntopodemos" como señala Maduro con el pueblo para cambiar?.

Si no cambiamos lo que hay que cambiar, seremos víctimas de las adversidades, no nos acercaremos a "La Utopía", lo que frena la revoluciones el engaño, la mentira, lo que impide al pueblo acercarse al partido revolucionario, traicionar actitudes frente a los problemas públicos, la insensibilidad frente a las penurias del pueblo, ella no es amiga de la revolución, si fuese así; ella desdice de los "fundamentos bolivarianos", cuando el mismo Bolívar al final del Manifiesto de Cartagena declara en relación al pueblo oprimido, "….corramos a romper las cadenas de aquellas víctimas….no burléis su confianza, no seáis insensibles a los lamentos de vuestros hermanos. Id veloces a vengar al muerto, a dar vida al moribundo, soltura al oprimido y libertad a todos". Vale, hay que acudir veloces a socorrer a las criaturas oprimidas, no hacerlo, simplemente resta, zozobra, intranquiliza, de manera que no hay alternativa, "reinventamos a erramos" las acciones públicas, la política, no hay justificación, organizar al pueblo para asumir el papel protagónico, participativo, la búsqueda de soluciones socialistas, colectivas posibles, a defender a la Patria en cada calle, avenida, casa, callejón, urbanización, carretera, fábrica, mercado o industria, en toda su vida cotidiana la cultura política nos espera.

Deslegitimación de la revolución, no podemos optar entre callar o morir, necesario es vencer

"La mayor suma de felicidad social es posible en revolución bolivariana", sin embargo, cuando se resta a la misma el derecho de vivir viviendo, a ser feliz, cuando se debilita la voluntad de vivir, cuando el pueblo tiene hambre, carece de medicamentos, sufre los rigores de transporte público que en veinte años no se ha hecho colectivo y masivo para ver su parque automotor deteriorado por falta de repuestos e insumos importados, el pueblo se hace pesimista, se vuelve triste, ¿Qué hemos mal a casi veinte años de revolución, que hemos dejado de hacer?, si no lo asumimos quién puede afirmar que no se "deslegitima la revolución, pierde apoyo popular, sus líderes pierden credibilidad", el ejemplo es muy sencillo, "no hay peor ciego que no quiera ver", ahora mismo, en el umbral de las elecciones municipales, --no se conocen los concejales representantes del chavismo--, y los anteriores, no se sabe si los mismos han rendido cuenta al pueblo, en cada municipio o parroquia, hasta ahora no dan la cara de frente al pueblo.

Ese camino de "no rendir cuentas al pueblo", en tanto que el pueblo de no ejercer la contraloría social, la inercia del concejo comunal, al no ejercer participativamente el Poder Popular, la democracia y el socialismo, acerca "al chavismo a perder las elecciones municipales" o cualquiera otra, la guerra económica han evaporado los logros sociales y económicos de la revolución, las Metas del Milenio, con algunas excepciones, pese al esfuerzo del gobierno de la Gran Misión Vivienda, muchas familias no tienen acceso a la misma, el salario no les alcanza para vivir viviendo, viven muriendo con la desesperanza, con la tristeza a cuesta, aparte de la que ya el capitalismo local en conjunción con el imperialismo les ha creado con la guerra inusual, extraordinaria, convencional y no convencional de Quinta Generación. Frente a toda a esa panoplia de problemas, no tenemos derecho a fallar, "no podemos fallar" dijo Maduro en Conferencia de Prensa en la visita del presidente Turquía Recep Erdogan en visita a Venezuela recientemente, lo extraño es que se le dio la réplica de "La espada de Bolívar, a un personaje incurso en la ocupación de Siria y el robo del petróleo del mismo país. Sancho cosas veréis, le decía el Quijote.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 328 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alexander Kórdan Acosta R.

Alexander Kórdan Acosta R.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272656.htmlCd0NV CAC = Y co = US