Auditórium

Es de locos que se aplauda a los que: ¡han arruinado Venezuela!

"Mientras puedes, ahorra para la vejez y la necesidad, porque el sol de la mañana no dura todo el día. Quien compra lo superfluo no tardará en verse obligado a vender lo necesario. Si sabes gastar menos de lo que ganas, has encontrado la piedra filosofal. Un saco vacío se mantiene muy difícilmente en pie". Benjamín Franklin.

Venezuela, es un país que atraviesa una dura crisis, y necesita de urgentes reformas de calado para superar este pantano.

La economía ha entrado en un círculo vicioso gracias a las malas políticas monetarias ‘revolucionarias’. ¿Con esta mega crisis como se valora el legado de Hugo Chávez Frías?

El gobierno de Nicolás Maduro no ha conseguido controlar la inflación, que esta desbocada. Por eso, podemos decir que los dos últimos años han sido negativos para la economía de nuestro país. Sin embargo, Venezuela no cambia del todo sus malas prácticas, porque en el plano fiscal las puertas siguen abiertas al dispendio. No se hacen recorte alguno al gasto, donde es necesario colocar candados capaces de limitarlo, según opiniones de los más avezados expertos en economía.

Existen enormes obstáculos al emprendimiento en Venezuela. Donde existe una dañina burocracia de obstáculos al comercio y la inversión internacional, plagada de corrupción, impuestos etc. Por lo tanto, al no tener una moneda fuerte, no tenemos un mercado fuerte y, por tanto, no tenemos crecimiento. Por lo tanto, esto es un legado chucuto, que no detiene la inflación, y ha llenado al país de más problemas esenciales.

El cáncer militar ha inoculado un mayor intervencionismo económico, aumentando el peso del Estado de manera más desbordada y más grave, pues se ha disparado el estatismo y la economía venezolana ha quedado sujeta a una politiquería de baja estofa, y una burocratización cada vez más enorme.

En círculos de la izquierda no totalitaria, se discute mucho el programa "Bolsa Clap", que entrega raciones a los hogares venezolanos orientados a incentivar el control social y la marginalidad.

"Bolsa Clap" es un programa empobrecedor, copiado de los sistemas tradicionales de "redistribución" cubano y soviético, y donde todas las empresas estatales como mercales y pdvales ya sabemos como terminaron, cuando esos fondos pararon en manos de políticos, donde el margen para la corrupción aumentó, y el despilfarro creció.

Es importante destacar que el tamaño de la base monetaria se multiplicó en los dos últimos años de gobierno. Donde le abrieron las puertas al monstruo de la inflación donde esta peste se acentuó, y el efecto ha sido un aumento de los precios que daña especialmente a los pobres, y nos devuelve a tiempos que creíamos superados.

La nomenklatura estalinista se ha dedicado a regalar miles de millones a las "minorías rezagadas", regándolas de subvenciones con ánimo de "socializarlas" donde el discurso de botiquín de la fulana lucha de clases de esta ‘izquierda socialista’, ha aumentado notablemente los gastos de personal del Estado. En definitiva, el objetivo es popularizar ideales políticos con dinero público, poniendo a las instituciones públicas al servicio del Psuv.

Desde el alto poder, se bajan todos los tipos de intereses por decreto, que aceleran el crecimiento de la base monetaria, donde los precios de la electricidad y el agua, mantienen en la ruina total a esas empresas… Ya que todas esas medidas intervencionistas, y desfasadas nos han llevado a un problema de inflación muy grave, que se traduce en un aumento aproximado mensual del 1000% en los precios o, lo que es lo mismo, un IPC anual del 1000000%.

En apenas dos años, los efectos de las medidas se han traducido en problemas de escasez. Los apagones eléctricos se han convertido en un problema recurrente y ciudades como Caracas ya empiezan a quedarse sin suministro de agua. Si a eso le sumamos el efecto de la inflación en el bolsillo de los ciudadanos, no es difícil de entender por qué tanta gente humilde le ha terminado dándole la espalda a la revolución bolivariana.

Y a eso hay que sumarle ahora el problema con los impuestos de los documentos públicos, y las regulaciones…

Venezuela se ha convertido en un infierno tributario y una pesadilla burocrática. Ahora hay decenas de impuestos a las empresas y trabajadores.

Recientemente el ministro de la defensa habló de "golpe de Estado", cuando lo que tiene que hablar es de democracia, porque eso es precisamente lo que necesitamos: se ha puesto a prueba a las instituciones democráticas y, por fortuna, los actos corruptos siguen si ser juzgados y condenados.

Hay que estar loco, o mal de la cabeza para pensar que en Venezuela en la actualidad se: "lucha por los pobres". De verdad, es de locos hablar de esto en esa forma. Lejos de beneficiar a los más humildes, los han empobrecido a la máxima potencia. A ellos, y a todo el país. Han arruinado Venezuela.

PostScript: "Personalmente pienso que la abstención es una de las acciones (o inacciones) políticas más peligrosas, mucho más que la corrupción, la traición a la critica, la mentira a los ciudadanos… aunque sea consecuencia de todas ella". Por esto invito a votar en las elecciones municipales del próximo domingo 9 de diciembre de 2018.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1838 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edgar Perdomo Arzola

Edgar Perdomo Arzola

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a272638.htmlCd0NV CAC = Y co = US