La guerra de precios, desestabilización y una falta de respeto

Después de las medidas tomadas por el presidente Maduro y la reconversión económica del 20 de agosto, muchos venezolanos tuvimos un respiro y pensamos que quizás esta vez si veríamos la luz al final del siniestro túnel impuesto por la guerra económica.

Sin embargo no tardaron mucho las fuerzas que buscan la desestabilización y el caos en empezar otra vez con los ataques, solo que esta vez con más descaro y mucho más ensañamiento.

Después de reunirse durante días con el gobierno, y habiendo recibido todo tipo de beneficios y prebendas, y luego de haber asegurado públicamente, con la más dura de las caras, que acatarían los precios acordados y detendrían el saboteo, lo que podemos ver es la más cruel de las burlas y una falta de respeto total para con el pueblo de Venezuela, su presidente constitucional y sus ministros.

Así las cosas, después de escasas dos semanas y casi por arte de la más siniestra de las magias, los artículos con precios acordados empezaron a desaparecer y todo lo demás comenzó a aumentar en una desbocada carrera especulativa, que al parecer nadie quiere o puede detener.

Una simple afeitadora, de mala calidad, que antes de la reconversión costaba ya el inflado precio de 900 bolívares, ahora cuesta 60 Bolívares soberanos, un par de zapatos que antes costaba 20 o 30 millones de bolívares, hoy cuestan 1.200 soberanos o más, lo del queso es ya asqueroso, antes de la reconversión un kilo de queso llanero costaba ya un inflado precio de 12 millones de bolívares, hoy no baja de 400 soberanos. Un litro de agua mineral cuesta ya 125 soberanos y los llenaderos cobran por un botellón de agua que en Venezuela es la más barata del mundo puede llegar a costar hasta 20 soberanos, cuando antes ya estaba cara en 100 mil bolívares. El aumento ha sido a veces más del 500 %. ! El café y el azúcar son hoy artículos de lujo, para un ciudadano de a pie!

Por el lado del transporte, los taxistas, incluso los que tienen carros de la misión transporte, suben los precios semanalmente, los carritos y camionetas en vez de 1 quieren cobrar 2 y siguen tratando a los usuarios como animales, viajar en buseta a cualquier parte sigue siendo una tragedia, cobran lo que les da la gana y las colas y el desorden en los terminales siguen siendo insoportables. No importa que los pasajes con las nuevas tarifas ya subieran más del 100%, ni que se hagan continuos operativos donde se les entregan cauchos y lubricantes, ellos quieren seguir especulando, o mejor dicho saboteando para amargarle la vida a los pasajeros.

Además del bien calculado ataque en el área económica, del que participan la mayoría de los importadores y las distribuidoras, arreciaron los actos de sabotaje contra los servicios especialmente el agua y la electricidad, sin embargo seguimos observando las estaciones eléctricas y otros servicios claves casi sin vigilancia, la presencia policial, solo se ve en ciertos sitios, en muchas ocasiones, sometiendo al pueblo de a pie, muchas veces de forma grosera por demás.

Indudablemente, aquí hay que cambiar o crear nuevas leyes y normas que faciliten la lucha contra la corrupción y sus derivados como la especulación, el bachaqueo y el acaparamiento.

Leyes para prevenir y leyes para castigar fuertemente a los corruptos, tanto en el sector público como en el privado.

Aplicar de una vez por todas algún tipo de control de precios, dejando bien claro que el acaparamiento y el boicot serán penados con duras condenas de cárcel, y con el decomiso total de bienes.

Hacer del conocimiento público, de forma continua, los verdaderos costos de producción o de importación de todos los productos, para saber en verdad quien importa, a como compra, cuánto paga de impuestos, exigir un estricto control de calidad, tanto en lo nacional como en lo importado, para que el pueblo no siga pagando a precio de lujo productos de muy baja calidad.

También deberían las autoridades, hacer públicos los nombres y las fotos de los corruptos pesados, y que haya un seguimiento público de sus juicios, los resultados y las penas impuestas, para que estos no sean beneficiados con penas leves u otros beneficios, este tipo de impunidad solo produce más corrupción.

Sabemos que no es fácil, pero hoy existen medios tecnológicos para acelerar y llevar a cabo muchas de estas ideas. Algunos todavía conservamos la esperanza de que en la A.N.C se estén discutiendo medidas al menos similares. Allí hay otra falla, la gran mayoría de los venezolanos no tienen idea todavía de que, en realidad, se está discutiendo el esa digna asamblea.

Solo con un estado verdaderamente comprometido y que actué con ética y moral chavista apoyando a los movimientos sociales y con un pueblo mucho más consiente y mejor organizado podremos derrotar estos nuevos ataques , los que, conociendo a las oligarquías locales y sus socios fascistas internacionales, no cabe duda vendrán, sobre todo en los próximo dos meses.

Recordemos al comandante Chávez: "con la oligarquía no hay conciliación posible"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 451 veces.



Gustavo Corma


Visite el perfil de Gustavo Corma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Corma

Gustavo Corma

Más artículos de este autor



FR mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270389.htmlCd0NV CAC = Y co = FR