La función del analfabetismo vital en la economía neoliberal del mundo globalizado

En Venezuela se empieza a generar, al igual que en el resto de América Latina, un nuevo analfabeta que hemos denominado el analfabetismo vital, cuyo objetivo fundamental es dejar a nuestra gente sin proyecto de vida.

El conocimiento, como expresión de la filosofía y de su propia historia, es un saber complejo sobre la vida y donde la humanidad ocupa el centro de su actividad en sus relaciones. Esa relación es al mismo tiempo cognoscitiva, valorativa, práctica y comunicativa, en su síntesis. Pero debe entenderse que en el saber lo cognoscitivo (gnoseológico) y lo valorativo (axiológico), se integran en unidad indisoluble; que es necesariamente ontocreadora, pues a la humanidad no sólo le interesa qué son las cosas, sino para qué le sirven. La humanidad constantemente está emitiendo juicios valorativos, a partir de su siempre visión crítica de la realidad.

Dentro de éste marco quiero ubicar la relación pedagógica, una relación pedagógica con múltiples ambivalencias, que muestran la variabilidad y complejidad del hecho educativo como una realidad existente, en cualquier sistema de enseñanza-aprendizaje.

En el caso venezolano no se ha entendido que la educación debe ser o debe entenderse como una práctica para la libertad, para la democracia, para la justicia en ese proceso ontocreador, que sea instrumento para la realización plena de la libertad y sembrar en sus protagonistas (educando-educador) una propuesta dialéctica y crítica, que se conjugue en la praxis para elevar el conocimiento que ayude a transformar una realidad y que al mismo tiempo alimente el beneficio colectivo que vaya dando y generando un proceso para la emancipación de nuestros pueblos.

Cuando hablamos del Sistema Educativo, me refiero a un todo, donde el alumno y el docente se traten de integrar para lograr objetivos, fines y propósitos, que tengan como meta la construcción del nuevo hombre, que sea capaz de escapar a los modelos de dominación existentes llámese capitalismo o socialismo, cuya relación ha establecido la constante entre opresor-oprimido, dominante-dominado. Se trata de retomar el pensamiento subversivo para estos tiempos de recolonización, de nuestro Simón Rodríguez, pensamiento lucido y claro que en su constante disertación y su aconseja, planteaba la necesidad de no seguir imitando modelos extranjeros y que era la hora de construir en colectivo nuestro propio camino, que se alejara de la influencia del eurocentrismo y lo resumía bajo su eslogan de la época: inventamos o erramos.

Hasta el momento, la educación ha tenido como centro de su acción la dominación de sus principales actores tanto en el ayer como en el presente, donde está primero los intereses del que gobierna, la ideología como expresión de la falsa conciencia, los valores del gran capital que sólo han servido para distorsionar nuestra historia y por lo tanto la idiosincrasia de nuestros pueblos, lo que nos ha conducido por intereses de los que manejan el poder a un rotundo fracaso y a perder nuestro propio camino, ahí está el problema y el asunto, pues ese gobierno, ese poder formal se encuentran al servicio del Estado/Profundo que ha convertido a Venezuela en un Estado/Corporativo donde el extractivismo irracional causa daños irreversibles a nuestro medio ambiente y a la economía venezolana y donde nuestro Sistema Educativo empieza a generar de manera muy peligrosa y por intereses del gran capital un nuevo analfabeta, que muchos hemos denominado el analfabetismo vital, cuyo objetivo fundamental es dejar a nuestros educandos sin proyecto de vida, donde se pierde inclusive la pertenencia de familia, la pertenencia de patria, su identidad como pueblo y donde nuestra gente en el corazón siente un gran dolor, es un dolor sin esperanza. Allí podemos encontrar parte de una variable que debe ser digna de estudio e investigación, cuando muchos de nuestros muchachos deciden abandonar el país – aun teniendo una profesión universitaria- creyendo que en otra nación pueden encontrar una alternativa que les pueda mejorar el presente o futuro de sus vidas, pues no se percatan que todo obedece a un paradigma económico denominado globalización, cuyas doctrinas abarcan con criterio de totalidad, todos los factores sociales, económicos, políticos y militares que refuerzan la recolonización de éste continente, nuestro continente, que desde la colonización hasta nuestros días el eurocentrismo a impuesto sus macabras reglas de juego con la complicidad perversa y retorcida de quienes han gobernado y continúan gobernando éste país

GLOBALIZACIÓN Y DOCTRINA

Considero que muchos compatriotas, de verdad que no han considerado en su justa dimensión, el daño que están ocasionando los grandes conglomerados, impulsadores del mundo globalizado a nuestra América Latina, ya no es solamente el extractivismo irracional de nuestros suelos –claro está- bajo la mirada entreguista de los que nos gobiernan. Se trata ahora de colocar a toda máquina la llamada guerra de baja intensidad en su doctrina militar, que ejecuta la globalización como paradigma de la economía neoliberal, ahora están destrozando la estructura mental del ciudadano y particularmente de nuestros jóvenes, que consideran que el gobierno de MADURO les hecho a perder el porvenir, no lo ven como lo que es: un socio incondicional del gran capital que junto a esa cosa llamada oposición denominada MUD y la totalidad del gobierno se encuentran arrodillados frente al poder real que se halla sumergido en ese ESTADO/PROFUNDO que es el que impone las reglas de juego.

Ya no es solamente el analfabeta que no sabe leer ni escribir, ni el analfabeta cibernético que nunca ha tenido un ordenador en sus manos, ni el analfabeta funcional, ese que a pesar de tener una profesión no posee los elementos teóricos que le puedan dar la posibilidad de interpretar su propia realidad, ahora se trata de algo más perverso, malévolo pues aparece el analfabetismo vital, que impide tener un proyecto de vida por las condiciones sociales, económicas y políticas en las cuales se vive, producto del desarrollo de un capitalismo que liquida las esperanzas de progreso, soberanía, justicia, independencia, libertad y democracia sobre todo de los países subdesarrollados y donde los grandes conglomerados toman las riendas socio-económicas y políticas de sus destinos.

UN PROYECTO DE VIDA

Cuando hablamos de un proyecto de vida, nos estamos refiriendo a un plan que se idealiza, que se elabora, que se ordena, que posee metas para alcanzar en aras de materializarlo, realizarlo. Un proyecto de vida se describe como un propósito, un intento, una especie de plan de lo que se desea forjar, concebir y hacer en el futuro de vida, se afilia al concepto de construcción personal, donde lleva a la gente a concretar conscientemente las iniciativas que puede tener para transferir en el mañana su quehacer y alcanzar el destino que se ha propuesto conseguir.

Un proyecto de vida le da un por qué y un para qué a la coexistencia humana. Y con eso, le da sentido al presente, porque de alguna manera se construye, se elabora, se trabaja y se vive en el presente para construir poco a poco el futuro.

Cuando se finiquita, por ejemplo la culminación de una carrera universitaria, se piensa en ejercerla, vivir de ella, poner esos conocimientos al servicio de la sociedad en la cual se desarrolló como persona, implica entonces tomar los mandos de su vida personal y de repente se encuentra, ante una realidad que le impide su realización personal, es decir lo que el estudio, no encuentra su quehacer, porque el modelo de sociedad no lo permite, el desarrollo de su economía lo impide, porque es una sociedad divorciada totalmente de los intereses del gran capital, a ese capital que es globalizado solo le interesa lo que el país posee, sus riquezas naturales y reproducir de esta manera y de forma acelerada sus intereses. Es allí, en esa realidad, en ese escenario donde el proyecto de vida se agota, donde se termina lo profesional, lo afectivo, social, familiar y laboral y surgen los antivalores como la ineptitud, la iniciativa, incertidumbre, insolencia y pesimismo y lo único que queda es huir.

Para el mundo globalizado y su doctrina, es la mejor manera de acabar con un país, sin necesidad de declararle la guerra, es acabar con la esperanza, es en estos espacios, donde hay que situar las graves dificultades que hoy vive la humanidad, es una conflictividad que abarca todos los planos de la vida en sociedad, pues en ella no puede sobrevivir la humanidad, porque además los procesos de frustración y castración de las iniciativas creadoras son negadas y declaradas subversivas y por lo tanto abatidas en nombre de la libertad, la democracia y la "autoridad" de eso que llaman "Estado". Ese "Estado" construye la hegemonía, la exclusión, la amenaza, el chantaje, la represión, el asesinato, la intolerancia, promueve el culto a la personalidad, la autocracia, se convierte en dictaduras simuladas, ejercicio y abuso del poder.

Para los informados no es un secreto, que el mundo está amarrado, entrampado, en medio de dos modelos económicos-sociales (capitalismo y socialismo), que no han sido capaces de independizar y emancipar a la humanidad, al contrario, sus prácticas han asesinado cualquier idea para el albedrío de los pueblos, por la ambición y los niveles de corrupción que tienen las clases políticas por el poder que por lo general se ejecuta por eso que llaman ESTADO. Un Estado donde las clases políticas dominantes, lo han puesto al servicio del capital globalizado y donde la gente no es tomada en cuenta, al contrario resulta incómodo para los planes de ese gran capital.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 389 veces.



Enrique Contreras Ramirez

Militante de Ruptura

 comentando.noticia@gmail.com

Visite el perfil de Enrique Contreras Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enrique Contreras Ramirez

Enrique Contreras Ramirez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270318.htmlCd0NV CAC = Y co = US