Binóculo Nº 318

No se hagan ilusiones con López Obrador, pisen tierra

Luego del triunfo de Iván Duque en Colombia, el analista Atilio Borón dijo que los resultados de las elecciones en ese país, debían considerarse como un avance de las fuerzas progresistas que se empeñaban en buscar la paz. Yo lo refuté indicando que las dos primeras cosas que ocurrirían en Colombia, eran: el encuentro de Duque con el imperio para recibir instrucciones, y, el asesinato de toda esa dirigencia progresista. No ha transcurrido un mes de la contienda electoral y van más de cien dirigentes sociales asesinados, todos asociados con la campaña de Petro. Corren por las redes, audios en donde jefes paramilitares les ordenan a las personas abandonar la zona donde viven o serán asesinadas. No debería sorprendernos nada de eso. En tiempos de la Unión Patriótica, fueron acribillados 5.000 dirigentes revolucionarios. Y nada de eso puede ocurrir sin el consentimiento de la oligarquía colombiana y sus instituciones.

¿En qué se relaciona lo anterior con el título de esta columna? Durante la campaña electoral en México, hubo encuestas que le dieron a Andrés Manuel López Obrador hasta 26% de ventaja sobre su contendor. Eso qué significaba, que era imposible robarle las elecciones como ocurrió en la contienda pasada, por lo que era menester diseñar otra estrategia. Si algo hemos aprendido del sistema es su extraordinaria capacidad de reciclarse y aprender de sus errores. La campaña estuvo centrada en una guerra mediática atroz abierta contra AMLO. No se dijo una sola cosa positiva del candidato, incluso, se resaltaron sus 64 años, como un hecho negativo, como si fuera un delito, o un viejo para asumir la presidencia de su país. Y si alguien pensaba que la guerra se detendría, malas noticias, no solo se intensificó, sino que crearon la trampa institucional de establecer cinco largos meses para el traslado de mando, tiempo en el que no dejarán de inventar para derribarlo antes de que asuma la presidencia. Están privatizando todo lo que pueden, pero, además, el Congreso está creando mecanismos para, por la vía legal, impedirle cualquier gestión.

No debemos olvidar que en México hay dos realidades: una ampulosa oligarquía que reniega de su origen y su historia y se considera estadounidense, entregando su dignidad al imperio. En realidad recordemos que durante aquella perversa división del continente, lo que llamaron América del Norte estaba formado por México, Canadá y Estados Unidos. Y por otra parte, ese país de casi 130 millones de habitantes, tiene una pobreza que raya el 70%, con una pobreza crítica superior al 30%. A esa realidad, hay que hacerle un agregado de extrema importancia: el narcotráfico juega un papel vital en la dinámica y en la economía de la sociedad mexicana. Nada ocurre en el México de hoy donde no esté incurso el narcotráfico. Toda la sociedad mexicana y sus instituciones, están permeadas por este flagelo. Es, prácticamente un Estado dentro de un Estado. Y es, sin duda, una inducción del imperio para acabar con el concepto de país. Vean Libia o Irak y díganme que queda de ellos como nación. Era la intención de hacer lo mismo con Siria. México camina en esa dirección

De tal manera que López Obrador no tiene muchas cartas para jugar en tan poco tiempo, y mucho menos asumiendo medidas socialdemócratas, que son las únicas que podrá tomar. No importa su intención. Ya tiene la cartilla dictada y las acciones que le van a permitir que tome y las que no. Será un Presidente de manos atadas. Y la única forma de romper esas cadenas, es radicalizando el proceso, llamar a la unidad de las fuerzas revolucionarias, pero incluso haciéndolas participar, aliarse con un sector del ejército, dar de baja a su alta jerarquía y tomar el cielo por asalto. Y ya sabemos que no hará nada de eso. Ni siquiera será un émulo de Madero y quién quita que también lo maten.

Me decía un amigo, buen analista, que el triunfo de AMLO sería un respiro para la presión gringa e internacional contra Venezuela. Nada de eso. El Tío Miguel tenía una frase muy oriental para ello "Con qué uña gavilán". El nuevo Presidente mexicano, aunque tiene todas las mejores intenciones del mundo para sacar a su país de la miseria, le espera una batalla de antología y todos debemos apostar a su triunfo. Ello no evita el escepticismo.

En torno a si puede ayudar a Venezuela a salir del marasmo en que se encuentra, no apuesten. Nada indica que tenga alguna posibilidad. La visita de Mike Pence a Colombia no es un juego para tomarlo a la ligera. Oficialmente se sabe que entre él y Duque trataron el tema Venezuela y no tengo ninguna duda que sobre la posibilidad de una intervención militar. Todo lo que podemos esperar de AMLO es su enérgico rechazo a tal pretensión. Creer como mi amigo que podría ser el punto de partida para crear una nueva Alba, o revivir los sueños de Chávez en torno a la unidad latinoamericana, es una ilusión. El enemigo no permitirá que se vuelva a repetir la historia de siete presidentes progresistas en la región. De ellos Néstor Kirchner y Chávez murieron, Cristina Fernández es perseguida por la justicia en busca de cualquier excusa para meterla presa, Lula está preso, Correa tiene auto de detención; así que solo quedan Evo Morales y Nicolás Maduro, ambos perseguidos y monitoreados hasta más no poder, con una campaña mediática en su contra implacable.

De tal manera que suponer que el triunfo de AMLO cambiará algo en el panorama, es un error. Mucho menos en momentos en que la geopolítica mundial está punto de cualquier cosa. No creamos que, por los reveses militares y diplomáticos de Estados Unidos, esté contra la pared. Es un imperio, y tiene muchos recursos para operar, ya lo ha demostrado, mucho menos con un orate en la Casa Blanca que es capaz de cualquier cosa.

Si bien es cierto que las fuerzas progresistas están dando una dura batalla, no lo es menos que necesitan estrategias mucho más agresivas. Necesitan eso que llaman músculo propio, una demostración de fuerza o una evidencia de que es posible responder en el propio terreno. No con una visión guerrerista, sino con una visión política de que el respeto se gana. Bien lo dijo Chávez en muchas oportunidades: "somos una revolución pacífica, pero armada"; y esa expresión siempre tuvo dos acepciones.

Caminito de hormigas…

Más de 500 toneladas de medicinas fueron incineradas porque se vencieron. Aunque la investigación la hizo la Contraloría General de la República, no hay culpables. Y la gente se muere por falta de un medicamento. La investigación la hizo el periodista Jorge Chávez Morales. Agua Fría… Mientras Nicolás una vez más amenazaba a los comerciantes por el tema de los precios, Sunagro les informaba a los panaderos que el saco de harina pasaría a costar de 85.000 bolívares a 10.000.000 por saco. Es decir, que un pan canilla era imposible venderlo por menos de 500.000. El escándalo por las redes fue de tal magnitud que al otro día tumbaron la medida. Choreo es choreo



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2079 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Rafael Rodríguez Olmos

Rafael Rodríguez Olmos

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a266116.htmlCd0NV CAC = Y co = US