Día Setenta La Organización Antisistema del CLAP caminando por el Filo de la Navaja del 2018

La organización del pueblo en los CLAP es el milagro social, político y revolucionario de la revolución bolivariana que permitió el triunfo de la democracia contra el fascismo en las últimas tres elecciones de: La Asamblea Nacional Constituyente, las Alcaldías y las Gobernaciones. Antes de aparecer esta poderosa organización de masas, a raíz del 6/12/ 15, el guarimbeo y la conspiración internacional, el gobierno de Nicolás Maduro y los chavistas estábamos al borde del precipicio, la ultraderecha nos tenía entre la espada y la pared. Es imposible dejar de comparar a los CLAP con los Comités de Defensa de la Revolución Cubana pero cada uno con sus particularidades y realidades concretas.

Los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) se fundaron el 28 de septiembre de 1960, en La Habana, con el papel de desempeñar tareas de vigilancia colectiva frente a la injerencia externa y los actos de desestabilización del sistema político cubano. Es la más poderosa de las organizaciones cubanas no gubernamentales, que tiene la movilización de los partidarios de la Revolución como uno de sus objetivos principales. También participa en tareas de salud, higiene, de apoyo a la economía y de fomento de la participación.

Lo primero que debemos recalcar es que el CLAP es una creación venezolana, propia y original sin el traslado mecánico de otras realidades. Claro que los CDR y los CLAP se parecen y tiene que ser así porque ambas nacen de procesos revolucionarios, pero en diferentes tiempos, sitios y condiciones. Cuando una organización no está enclavada en lo más profundo de lo que la sociedad reclama tiende a desaparecer, es fácilmente satanizada o simplemente no pega.

Los CDR defendieron desde su aparición la práctica y teorías socialistas de la revolución cubana, las cuales fueron selladas por Fidel Castro un año más tarde de ser fundados los CDR. En Venezuela los CLAP están dando el primer paso en la transformación económica estructural, por el camino de la transición al socialismo, en medio de la barbarie de las relaciones capitalistas de producción. Son situaciones completamente diferentes. Lo cierto es que los CLAP encajaron como anillo al dedo en las peculiaridades del proceso revolucionario para darle vida a los Consejos Comunales, a las Comunas, al PSUV, a las demás organizaciones sociales y al gobierno.

Ayer se cumplieron dos años de fundado el CLAP y ya cuenta con su Ley Constitucional. Hay que reconocerle a Nicolás Maduro su participación en este reto histórico contra el neoliberalismo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 466 veces.



Sergio Briceño García

Profesor Universitario de Filosofía de la Educación Jubilado de la UPEL. Autor del Poemario "Porque me da la gana" y de la obra educativa "Utopía Pedagógica del Tercer Milenio". Ex Director Ejecutivo de la Casa de Nuestra América José Martí.

 sergiobricenog@yahoo.com

Visite el perfil de Sergio Briceño García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio Briceño García

Sergio Briceño García

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a260549.htmlCd0NV CAC = Y co = US