Lo que Giordani oculta y mal uso que Chávez hizo de Chávez

El tiempo en las inmensas sabanas de Guanipa, transcurre más lentamente en comparación con Caracas. Aquí una tarde se hace inmensa y larga. Las noches en estas sabanas, sufren de insomnio y parece que hay más tiempo para pensar lo que uno cree y los otros nos dicen.

Hay chavistas que no se atreven o saben que allá en Caracas, el tiempo pasa rápido y no hay como mucha oportunidad para ver los tiempos anteriores. Frente a este inconveniente, acomodan los bojotes y nos los presentan, cuando consideran que las condiciones son casi perfectas para dejarnos su versión particular.

Jorge Giordani, independientemente de si uno comparte o no sus ideas y planteamientos, es uno de estos personajes que suele presentarnos el devenir político a su manera. Se cuida en eso de conservar su chavismo y nos presenta un Chávez, exactamente como lo hace el PSUV. Un Chávez infalible, completamente solvente, tal como varios "chavismos" lo entienden sin un mea culpa. Chávez fue un político fuera de serie, pero fue Chávez.

No admiten estos "chavismos", la responsabilidad del hiperliderazgo de Chávez en esta crisis política que vivimos. Crisis política, que es la crisis más profunda que tenemos hoy en día, producto (entre otras cosas) de ese hiperliderazgo.

En esta oportunidad, como en otras, no quiero ser protagonista de este artículo. Este papel se lo dejo a Jorge Giordani. Veamos que nos ofreció en su reciente artículo, donde se acomoda y por supuesto acomoda perfectamente a Chávez para sacarle dividendo.

"En el ámbito de la llamada democracia representativa, se consideraba al acto electoral como una de las máximas expresiones de la participación popular, de esa multitud a veces descalificada como plebe, por ciertos teóricos del postmodernismo político, sin embargo, desde 1999, con la aprobación de la nueva Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a finales de ese año, y la práctica y la prédica constante del Comandante Chávez, dicho mito terminó convirtiéndose en realidad, con las tantas elecciones hasta la última, donde se ratificó en octubre del año 2012, la voluntad popular de un pueblo que optó por una democracia participativa y protagónica"[i]

Efectivamente, la Constitución de 1999 (CBRV) introdujo la novedad de la democracia participativa. En honor a la verdad, creo que no hay que ser tan tajante y decir que esa novedad incluida en la CBRV, hizo polvo el mito de la democracia representativa. En honor a la verdad también, la prédica de Chávez y su hiperliderazgo, nos hicieron ver que vivíamos en tiempos protagónicos, pero en la práctica (lamentablemente) no fue así.

No es verdad, que "desde la siembra definitiva del Comandante Chávez, hace ya un lustro, las cosas comenzaron a cambiar, no solamente por la ausencia de autoritas de un gobierno que nunca la tuvo, y la pérdida de legitimidad en diciembre del año 2015, con la lamentable derrota al perder la mayoría en el Congreso Nacional a manos de la oposición política"

No es cierto, que la democracia participativa y protagónica comenzó a vivirse desde 1999 hacia este punto y se vino en caída libre en 2013. El caracazo fue una demostración de ese proceso que se cocinaba sin dirección política en el pueblo venezolano. No es igualmente cierto, que el protagonismo haya estado presente en todo el trayecto 1999/2012. Las situaciones vividas entre el 2000 y 2002 estuvieron marcadas por ese fenómeno. Sin embargo, uno de los pocos manifiestos auténticamente participativos y protagónicos desde 1999 hacia acá, fue el 13-A. Fue una nueva versión del caracazo, que luego fue debidamente secuestrada aún con el Consentimiento de Chávez. Si hay necesidad de ser crítico y esto tiene alguna utilidad, es necesario cargarle su culpa a Chávez en este desenlace que vivimos.

Jorge Giordani divide muy subjetivamente el proceso y se pregunta: "Cuáles son las bases en las que se fundamenta este gobierno que surgió en abril 2013". En estas bases, Giordani especifica varias y yo cito las siguientes:

· Clientelismo rentista

· Autoritarismo gubernamental

· Represión personalizada

· Cooptación de un sector militar de la administración del aparato del Estado

· Corrupción generalizada

· Anomia social

· Débil apoyo de los aliados a nivel internacionales

· Uso, mal uso y abuso del legado de Chávez

Todo esto lo vimos con Chávez. Esto incluye, el mal uso que Chávez hizo de Chávez. Se sintió seguro de su hiperliderazgo y hoy Jorge Giordani es una simple muestra de ese fenómeno. Paga con creces, la represión personalizada, que no necesariamente debe verse como una represión tradicional. Pero Chávez usando mal a Chávez, permitió el autoritarismo gubernamental. La cooptación fue otro hecho que invadió el proceso en todos los ámbitos y llevó a un total deterioro de esta propuesta de la participación y el protagonismo.

Giordani hoy está prácticamente censurado. A Dios gracias, existe Aporrea.

REFERENCIA


[i] https://www.aporrea.org/actualidad/a260418.html



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2454 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Amaranta Rojas

Amaranta Rojas

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a260498.htmlCd0NV CAC = Y co = US