Una revolución por evolución en plena decadencia

En nuestro diario trajín de la vida, más cuando el tiempo arrecia y va acercando a uno al tope de su existencia, las elucubraciones no dejan de acompañarnos, es como un imperativo dar vueltas a todo lo que nuestra memoria almacena, primero por lo que más atañe a uno como humano, su familia en sentido restringido y amplio, su hogar, sus amistades más cercanas, el estudio, la salud, la vivienda, el medio de vida cónsono a sus aspiraciones, el oficio, la profesión, el trabajo, el retiro, tranquilidad o desasosiego, la sociedad, el medio ambiente físico y social donde nos desenvolvamos, su geografía, su historia, su patria, sus autoridades, sus liderazgos, sus gobiernos, el sistema político, las leyes sociales, la cultura, la ideología política, religiosa, el bienestar, la libertad, la solidaridad, la cooperación, los valores morales y la ética, el rigor y acato de las normas contra la anarquía y la impunidad en los distintos gobiernos, según sea su tendencia ideológica- política, económica, social y cultural. En fin, cuantos aspectos, elementos en el mundo de las complejidades de nuestra sociedad, que marcha según la dinámica en el tiempo y avances tecnológicos impuestos por la evolución humana, positiva o negativamente, trasciende en el tiempo, como incesante o constante en el Universo en sus transformaciones.

A mis 79 años de vida republicana, como venezolano, aldeano, campesino de nacimiento, hecho en la vida, como no me canso de repetir a punta de cincel, aprendí con el rigor de la crianza de comienzos del siglo pasado, primero el trabajo, el estudio era en segundo plano, ese trabajo fuerte de sol a sol en el campo, que después salimos a la ciudad, aún en esta aprendimos muchos valores, la moral y la cívica, la urbanidad de Carreño, el amor y respeto a la patria, sus símbolos, a la autoridad, a las maestras, que con fuerte disciplina complementaban la formación hogareña, y sembraban las bases para estudios futuros.

Así que de 79 años, llevo sesenta bajo los llamados gobiernos democráticos, regentados por los partidos políticos y sus conductores; y tenía solo 10 años, cuando comenzó el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez, así que fui a la escuela y crecí en mi adolescencia bajo el llamado régimen dictatorial, y llegué a la Universidad trabajando de día y de noche unos 20 años estudiando, ya en democracia, a partir de 1958 fui testigo de la satanización, desprestigio, sindicado de nefasto, criminal, perseguidor de los líderes de partidos políticos, negativo para el desarrollo y el progreso, aunque los políticos y su celo no han reconocido el progreso material con grandes planes y proyectos de envergadura en la infraestructura de grandes obras materiales realizadas en tan solo siete años de la nefasta dictadura.

Las dictaduras son los peores sistemas de gobierno, es lo que oímos en el léxico de la dirigencia política, aunque estos alcanzan el poder, y muchas veces sus comportamientos desdicen de su discurso democrático, llegando incluso a actuaciones peores que aquellas dictaduras progresistas, no las criminales desde luego. La democracia es el mejor sistema, es reconocido filosóficamente como derivado de la ciencia política para la efectiva gobernabilidad, es la teoría que se originó para enarbolar las banderas de la democracia, exaltando la libertad, la igualdad, la justicia social, gobierno del pueblo y para el pueblo, en teoría no tiene mayores contradicciones de lo más cercano a lo perfecto para gobernar un Estado, una República.

El origen lo desgajamos de la Grecia de Sócrates, Platón y Aristóteles, filósofos y protagonistas del pensamiento de avanzada en la política; sabemos de las distorsiones y los rumbos que en el tiempo tomaron los distintos regímenes en nuestra historia antigua y contemporánea, jerarquía eclesiástica, reyes, monarquías, evoluciones, autocracias, imperios, conservadurismo, liberalismo, capitalismo, fascismo, comunismo, socialismo, socialdemócratas, socialcristianismo, Estados de bienestar social, neoliberalismo-capitalismo, imperialismos, globalizaciones, y las confrontaciones entre derechas e izquierdas, capitalismo-socialismo, que con sus ineficiencias como sistemas, el capitalismo ha predominado y el socialismo, cedido terreno al predominio del capitalismo salvaje, calificado así por el Papa Paulo VI, la realidad que todas estas corrientes con sus variables, impuestas por los distintos líderes, que han gobernado, ya su posicionamiento luce desgastado, obsoleto o caduco, aunque se nieguen a abrir ventanas a cambios o transformaciones ajustadas a los tiempos.

REVOLUCIÓN POR EVOLUCIÓN EN DECADENCIA

Partimos de la original promesa del líder de la ‘’Revolución Bolivariana’’, una revolución pacífica, por cambios a través de la evolución, porque sí partimos de la obra Revolución-Evolución Anarquismo, del gran Geógrafo y Filósofo francés Eliseo Reclus (1830-1905), este hablaba de la similitud de términos, aunque se daba por hecho que toda revolución era violenta, no obstante la ciencia no establece mucha diferencia en estas dos palabras, su parecido afirma es amplio, aunque en la cotidianidad se las diferencia por su interpretación o el lenguaje común, en sentido distinto a su significado.

Hemos entendido siempre que ‘’Evolución es un Proceso de aprendizaje y cambios a largo plazo, es sinónimo de desarrollo a mediano y largo plazo, incluso cuando en el aspecto político la interpretamos, es algo así como palabras diametralmente opuestas a la palabra ‘’Revolución’’, significado de cambios violentos en acontecimientos: políticos, económicos, sociales y culturales; mientras la Anarquía, es sinónimo de un desorden, una desobediencia al sistema legal, es caos, es tratar de mantener la confusión, incoherencia, a fin de que la gobernabilidad pierda el rumbo en la correcta aplicación del imperio de las leyes, y el gobernar con orden, que los planes y proyectos se cumplan, aunque siempre los conductores políticos de la gobernabilidad ‘’democrática’’ en funciones de gobierno o en oposición, caen en la demagogia, el populismo, y se convierten en hipócritas y timoratos, faltando a las promesas para con quienes les brindan su apoyo a través del voto, de esta forma se alejan de las promesas del progreso y satisfacción de las necesidades del pueblo, y todos caen en fuertes confrontaciones que ahogan el progreso de un país, y la dirigencia de los partidos políticos pierden la credibilidad y se convierten en mercaderes del politiqueo.

La revolución Bolivariana, así tuvo su origen por propuesta de quien la lideró en sus comienzos, y propuso que esta fuera pacífica, es decir por evolución, a partir de 1999-2002, con el apoyo mayoritario del pueblo que la avaló con la nueva Constitución, devenida del voto popular (CRBV), en 2002, hubo la primera intentona de echar abajo todo el proyecto que vislumbraba la refundación de la República bajo la doctrina de Simón Bolívar, nuestro Libertador, comenzaron las debilidades a afectar las fortalezas originadas de la euforia bolivariana levantada por su líder quien recibió apoyo mayoritario a su propuesta que tomaba la bandera de Bolívar y su pensamiento republicano y democrático, como auténtico y autóctono, para no envidiar doctrinas obsoletas provenientes del eurocentrismo.

La decadencia de la revolución por evolución, comenzó en forma evolutiva también, 2002, cuando la anarquía comenzó a hacer meya, fue consumiendo las fortalezas, ante la no aplicación en esencia de la nueva Carta Magna, en los procesos electorales siguientes forzados por sectores adversos, en las urnas siguió triunfando la fórmula y proyecto bolivariano, pero las flaquezas políticas y el ordenamiento jurídico, dejaron brechas a quienes con sus fuerzas de poder económico, poder político nacional y foráneo recibían el apoyo para no permitir que la Revolución Bolivariana se consolidara, el líder natural y carismático, siguió liderando el proceso, pero fue dejando espacio a sus adversarios. Tanto que en 2006, vuelve a ganar las elecciones, pero ya a la ‘’Revolución Bolivariana’’, se le unía un híbrido político de origen foráneo, el ‘’Socialismo del Siglo XXI’’, al enemigo se le dieron más armas, históricamente Capitalismo y Socialismo, han sido y siguen siendo enemigos, muchas veces a muerte, la historia da cuenta de las guerras calientes y frías por la supremacía.

Y el capitalismo logró penetrar en la otrora URSS, que se disolvió de su poder socialista, y el comunismo Chino de apenas pocas décadas, tampoco representa la pureza de la doctrina científica del Marxismo, es distinto al capitalismo autocrático, pero es una mezcla ideológica política, que también se sustenta en un poder imperial, que compite con el hegemónico capitalismo norteamericano, ahí andan en competencia por la supremacía del poder económico, armamentista, tecnológico y los poderes imperiales actuales se manejan entre alianzas, hasta ahora han logrado a pesar de las fuertes diatribas entre unos y otros, un equilibrio para evitar una Tercera Confrontación Mundial, que a veces pareciera se rompe la diplomacia y los tratados o acuerdos internacionales, y se ve cercana esa III Guerra Mundial.

Venezuela, nuestra patria, en esta vivimos y seguramente aquí queda nuestra vida, no tenemos culpa, los que durante tantos años hemos creído en liderazgos políticos, hemos apoyado sus partidos, sus líderes ganadores o perdedores, gobernantes en 60 años, que ninguno puede hasta ahora reunir los méritos de estadista que haya logrado elevar nuestro país al pedestal del progreso, desarrollo sustentable, plena independencia económica, consolidar la soberanía, el bienestar social, económico del pueblo, es decir la plena felicidad posible como fue el sueño de nuestro Libertador, hasta el momento la traición al legado bolivariano, sigue afectándonos a todos los venezolanos y a quienes junto a nosotros han izado la bandera nuestra, tanto es el problema que como en anterior artículo hablamos de la fuga de talentos, se han ido y se siguen yendo del país, nuestros jóvenes profesionales o no, porque aquí no ganan para vivir, se perdió tanto el valor de nuestro signo monetario, el bolívar, que estamos dolarizados no oficialmente, pero si en la práctica, los trabajadores todos ganan bolívares devaluados, y cuando acuden a comprar sus alimentos, pagar servicios, vivienda, repuestos, medicinas, educación, seguros de vida u hospitalización, a costos del dólar que impone precios, por lo que,les es imposible cubrir los costos con lo que se gana, así aumenten mensualmente los salarios mínimos, pero la hiperinflación, destroza los bolsillos de trabajadores, trabajadoras, amas de casa, la clase media que ya está en pobreza relativa, no puede arreglar su carro, comprarle batería, cauchos, a precios millonarios.

Como, a precios millonarios están ya los alimentos por kilos o unidades, prueba de ello es que el Dólar Pandémico, tiene más o menos un mes estable, de 260.000 mil bolívares bajó en un promedio de 215.000 mil bolívares, hasta 201.000 mil bolívares por dólar llegó; sin embargo el gobierno aumentó a partir de marzo los salarios mínimos, los bonos y cestas ticket, pero la inflación se ha incrementado en algunos rubros en más de 60 por ciento, algunas cosas hasta en un 150 por ciento, esto sin cobrar aún los aumentos.

Los ejemplos son sencillos, la gente por las redes sociales hace críticas, hasta polemizan unos con otros, que la culpa del Presidente y su gobierno ineficiente, que los comerciantes inescrupulosos, que los bachaqueros, poco se están nombrando, que los distribuidores, que los productores, que intermediarios, que el contrabando y otros tantos culpables que surgen, como el negocio de algunos militares con poder para actuar, y que muchos aprovechan para hacerse a negocios, por ejemplo discutían por Facebook, sobre el costo de un kilo de queso llanero en 550.000,oo mil bolívares, decía el denunciante que a nivel de productor su costo era de 180.000 mil, como especulaban los distribuidores o los dueños de las cavas que transportan estos quesos, muchos opinaron en distintas formas, unos defendieron a los caveros, porque según ellos los guardias nacionales y policías en alcabalas, les quitaban cantidades de kilos, y por eso estos debían subir los precios, además el alto costo para mantener sus unidades de carga.

La realidad es que el país luce sin ley, sin autoridades que hagan cumplir la ley, estas circunstancias ya llevan más de cinco años, o tal vez más años, y no ha habido gobierno, ley, autoridad, organización, ministros, gobernadores, alcaldes, concejales, diputados, ANC, FEDECAMARAS, partidos políticos, consejos comunales, comunas, vicepresidentes de economía, de acción social, de CLAPS, ni decretos, resoluciones, medidas de emergencia económica, pueblo organizado, ni Iglesias, ni liderazgos, ni universidades, ni medios de comunicación, ni nadie que haya podido acabar con tanta anarquía, tanto desorden, en materia de gobernabilidad, y en especial lo referente a la economía, economistas preocupados por el país hicieron propuestas, pero no oídas, periodistas especializados en opinión y en materia económica también alertaron y lanzaron sus propuestas, no oídas por los sectores políticos y económicos que tienen en sus manos soluciones, otros se encargaron de echar más leña a la candela, de dividir, hostigar sin apoprtes.

Guerra económica y política, existe, pero esta pudo haber sido derrotada, no con la tradicional retórica del politiqueo, sino con medidas serias, legales, la CRBV, contempla como garantizar el valor de la moneda nacional, como aplica un Estado de Excepción en materia económica cuando las circunstancias así lo ameriten, lo ameritaron y no se aplicaron esas medidas, algunas como paños de agua tibia, que no surtieron efecto por el contrario agravaron la situación.

La anarquía os devorará, sentenció el Libertador en uno de sus pensamientos, y la Revolución por evolución está en plena decadencia, así las elecciones se sigan haciendo para mantener el objetivo democrático, pero el pueblo está hastiado de esta situación que nos agobia a todos, con un millón de bolívares no come una familia, tampoco con 5 o 10, mientras paguemos por un dólar más de 200 mil bolívares, echamos número y un millón de bolívares equivale a 5 dólares, si lo tomamos a 200 mil bolívares por dólar, y con un millón de bolívares apenas compramos un cartón de huevos más de 600 mil bolívares, unos kilitos de yuca u otro rubro y ya; el aceite, el quesito, los plátanos, la harina, el pollito, la carne así no sea de primera, el agua, la luz, el teléfono, el pasaje, para los que no tienen un cacharro, otros los tienen pero los tienen o están en cementerios de estacionamientos por un caucho, una batería o un repuesto. ¡Ah! Y las medicinas dónde, y con qué se compran, ya sobre 500 mil bolívares cualquier medicamento fijo o de por vida, no se consiguen, tengo un hermano con Parkinson, y como él dice ya no puedo arrancar, si no tengo las pastillas, no las hay, como se dice ni para remedio, y cuántas veces gestionó por medio de ese parapeto creado para suplir esta necesidad y nunca pudo comunicarse.

¿Acaso todos estos problemas por los que pasamos no son razón para pensar en la decadencia de la otrora revolución bolivariana? En Margarita, los pecios son inaguantables, porque todo llega por barco, y los barcos del Estado los llamados Ferrys están vueltos chatarra, allá en Puerto la Cruz, en su costa hay evidencias, estos fueron quebrados por un General que se fue al exterior a su paraíso dorado, como otros tantos militares y civiles, empresas del Estado quebradas, no volví a ver de lácteos Los Andes su leche, sus yogures, sus natillas, sus quesos.

En Valencia nos paseamos por las zonas Industriales, empresas del Estado como la Diana, apenas a menos de media capacidad instalada, las procesadoras de harinas, no volvieron a sacar la harina Venezuela, otras marcas nacionales en Portuguesa, Yaracuy, Carabobo, Guárico, VENEPAL se estatizó, funcionó y fracasó, las torrefactoras de café, marcas que no se ven ahora, ayer observé en un supermercado un kilo de café en 1.270.000 mil bolívares, MANPA, según, también la llevaron a la quiebra, amén de empresas privadas como La Colgate Palmolive, la Ford, la General, Pfizer, que cerraron ante la presión de políticas erradas, por la creencia que todo era socialismo, sin estar preparados para esas decisiones, y ni la Automotriz la Venezolana, lanzada al mercado para competir y suplir las necesidades, tampoco logró sus objetivos de surtir el mercado nacional de vehículos, y los centrales azucareros, y la Reforma Agraria, que como por cuarta vez se intenta en gobiernos ‘’democráticos’’ fracasa también, es decir como escribió, creo Rigoberto Lanz, en la euforia de la Post-Modernidad’’ por allá en la década del noventa ‘’Cuando Todo Se Derrumba’’.

Si así van a seguir funcionando los gobiernos ‘’democráticos’’ ‘’revolucionarios’’ ‘’evolucionistas’’ u otros ya fracasados y aspiran a volver, por arte y vocación de los mercaderes del politiqueo en degradación de la ciencia política, ¿Entonces quién llegará al poder? Que quiera esta patria, que la respete, que la ame, que la administre con decoro, que haga de una Administración Pública al servicio del público, y no como hasta ahora ha sido, la burocracia, el papeleo, trámites engorrosos, ejemplo actualmente el SAIME, todo paralizado, por debajo de cuerda tratan de pedir dólares para otorgar pasaportes, la corrupción, el nepotismo, el partidismo, las carnetizaciones, el dogmatismo, el culto excesivo a la personalidad, la prepotencia, el endiosamiento, los pruritos academicistas, y otros tantos vicios o rémoras que perduran desde la Colonia, y que en democracia se han incrementado por la anarquía reinante; nos tienen oprimidos por una élite de opresores, disfrazados de demócratas, de patriotas, de socialistas, de capitalistas y de otras tantas corrientes que se arrogan ser los salvadores de patrias. No hay honestidad, palabra, seriedad, valores morales, ética, para encaminar un país con la fortaleza de las leyes sin discriminaciones, y como paradoja con tantas riquezas mal administradas.

En ese sentido fracasaron los 40 años del bipartidismo y sus alianzas, razones por las que el pueblo los rechazó con los votos después de tantas promesas incumplidas y no haber aprovechado las riquezas que administraron con abundancia y prometido administrar con criterio de escasez, por los ingresos del Petróleo y otras riquezas naturales, para sembrar el Petróleo, y así le está pasando a lo que dejó de ser Revolución Bolivariana, 20 años ya, y sus conductores perdieron la brújula, será de todas maneras el pueblo el que decida a futuro no muy lejano, qué hacer, solo queda la CRBV, (Carta Magna) como lo que pudo haber sido el orden jurídico para gobernar bajo la orientación del Padre de la Patria; y aún esta espera por líderes que quieran la patria y respeten el legado de Bolívar, porque tantas esperanzas fallidas, incluso se pensó que la ANC era la salvación, llegaron y se burocratizaron, actuaron en similares pasos a la AN, que el pueblo votó para la contribuir a la solución del problema económico, llegaron y se fueron a buscar a Dios por los rincones, se les fue el tiempo y no se centraron en el grano, que era un Referendo Revocatorio, cuando despertaron ya estaban pillados, y la ANC no solucionaron lo que todos pedimos un problema puntual como el económico, que es la mayor razón, hay otras, por la que se vislumbra la decadencia de la que se llamó Revolución Bolivariana por Evolución Pacífica, ahora evolución Bolivariana y Socialismo del Siglo XXI, algo que parece ambivalente.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 526 veces.



Teodoro Guerrero Salas


Visite el perfil de Teodoro Guerrero Salas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teodoro Guerrero Salas

Teodoro Guerrero Salas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a260444.htmlCd0NV CAC = Y co = US