Petro (Prostitución de un Estado Totalitario Represivo y Ostracista)

Lentamente, el madurismo ha agotado todas las vías posibles para ir accediendo a recursos vía deuda externa que le permitan malversar y robar el tesoro nacional. Es tal la magnitud de ese endeudamiento que de sus principales socios financieros como China y Rusia, sólo ha quedado para el país deudas prácticamente impagables, sobre las cuales pasarán generaciones para poder cumplir con semejantes compromisos, sin que ello afecte el nivel de vida de los venezolanos.

El madurismo luego de no tener manera de seguir apoyándose en divisas a través del endeudamiento, se vio forzosamente en la necesidad de pagar los bonos de deuda emitidos sin ningún tipo de contraprestación en el ámbito de nuestra producción petrolera, cuya caída en sus precios terminó por liquidar las arcas de un gobierno corrupto, que al ver que sus ingresos eran menores que sus egresos, decidió suprimir las importaciones de alimentos y medicinas de un país, lo que se tradujo en la anulación de los inventarios, y por ende en una terrible escasez que ha generado una crisis humanitaria sin precedentes en nuestra historia contemporánea.

Del mismo modo, al haber quebrado el Estado como ente generador de divisas para las necesidades del pueblo, también decidió financiar su enorme voracidad de gasto público a través de la emisión de dinero inorgánico (electrónico), es decir, que el Banco Central de Venezuela (BCV) creara de la nada, valores monetarios para pagar nóminas de la administración pública, cancelar las pensiones y jubilaciones, así como cumplir deudas con proveedores, y por si fuera poco, hasta satisfacer una clientela política a través de los mal llamados "carnet de la patria", en especial de una parte importante de venezolanos que están siendo muy golpeados por la crisis con la alimentación, en otras palabras, sumidos entre el hambre y la miseria, sobre quienes el madurismo de manera perversa, pretende controlar unos 8 millones de ciudadanos en capacidad para votar. Verbigracia, intentar comprarles sus conciencias, a cambio de asegurar que éstos voten por Maduro en las prometidas elecciones presidenciales que ellos saben podrían perder, en caso de que la oposición se presente unida con un candidato o candidata que pueda aglutinar el gran descontento nacional.

Sobre tal realidad, el madurismo ha originado una maligna hiperinflación que sabe perfectamente no podrá detenerla, salvo la aplicación de un ordenado programa de estabilización macroeconómica, pero que lamentablemente, cuando menos en este 2018 no estaría dispuesto a aplicarlo, en virtud de que eso les generaría un inmenso costo político, en especial con sus fanáticos seguidores, porque sería aceptar que jamás existió la llamada "guerra económica", y que la pobreza y el caos generado en el ámbito social, evidentemente ha sido por su responsabilidad y nefastas decisiones en el campo político y económico.

En consecuencia, el madurismo, necesita urgentemente divisas para afrontar el pago de la deuda externa de este 2018, porque de llegar a entrar en el campo del incumplimiento financiero mundial (default) en este año electoral, sería muy riesgoso para sus pretensiones políticas, porque quedaría devastado en el campo de las finanzas internacionales, aunque mantenga el discurso agotado de las sanciones imperialistas.

¿Y que inventa el madurismo para afrontar este déficit en su flujo de caja? Pues, sus "asesores" le han sugerido la creación de una criptomoneda que atendiendo a la filosofía y acciones de este gobierno, las siglas pueden ser perfectamente identificadas como "Prostitución de un Estado Totalitario Represivo y Ostracista" (Petro). O sea, honestamente no tuvieron mejor idea los ideólogos de tal denominación, porque allí está condensando el hecho que reúne el pensamiento y la maldad del madurismo en todos sus significados y significantes políticos, como parte de lo que hemos definido es el neototalitarismo del siglo XXI.

¿Y por qué decimos que esa es la denominación del "Petro"? ¡Sencillo! Habría que buscar en el valor que sin ninguna base teórica y de análisis económico pretenden establecer los jerarcas del madurismo por aquello de una primera emisión por 100 millones de petros¹, a partir de que un petro también tiene la equivalencia del valor promedio (2017) de un barril de petróleo. Entonces, aquí surgen varias interrogantes ¿Qué pasaría si el valor del barril de petróleo baja o sube? ¿Se mueven en sus valores esos "petros" conforme sea el valor de la cesta petrolera venezolana? ¿Y si el petróleo baja mucho en sus precios, existe alguna "garantía" para sus tenedores que el precio nunca será inferior al valor de compra de cada "petro"? Y si la pregunta anterior tiene respuesta afirmativa ¿Qué estaría dando en garantía el madurismo a los "inversionistas", por no decir, sin eufemismos, tenedores de fondos buitres, tal y como son definidos estos capitalistas en Argentina y otros países?

Sobre la base de lo anterior ¿Será que el madurismo en letras pequeñitas de esos "contratos" vende a tales "inversionistas" la propiedad del subsuelo venezolano? ¡Hipócritas! Hablemos las cosas como son: eso si es "traición a la Patria". ¿Por qué lo decimos? El madurismo ha dicho sin tapujos que el "petro" está sustentado en nuestras reservas petroleras ¿Qué quiere decir eso? ¿Es que acaso quien compra los "petros" se adueña de nuestros pozos petroleros, cuya única propiedad pertenece al país como República, es decir, pasando por encima del pueblo de Venezuela como único y legítimo dueño de la riqueza petrolera? ¿Dónde está la exposición de motivos y la argumentación de los "constitucionalistas" del gobierno para descaradamente vender el petróleo venezolano sobre la base de términos que están fuera de la Constitución?

Que nadie se llame a engaño. El llamado "Petro" es la Prostitución de un Estado Totalitario Represivo y Ostracista que no solamente nos ha empobrecido y violentado nuestras libertades democráticas y constitucionales, sino que ahora no bastando con la venta del mal llamado arco minero, que está siendo irresponsablemente explotado y contaminado, también pretende regalar a sus "socios" internacionales, fundamentalmente chinos y rusos, así como de otras dudosas latitudes, el petróleo que le pertenece a las actuales y venideras generaciones.

La Prostitución del Estado Totalitario Represivo y Ostracista (Petro) sobre el pueblo de Venezuela implica que la patria de Bolívar está siendo vendida al mejor postor, para que los mismos sigan manteniendo el poder político y económico, en complicidad con delincuentes financieros a quienes sólo les importa arrasar con nuestras riquezas petroleras y minerales, violando cualquier equilibrio ecológico y ambiental, así como de respeto a nuestros pueblos y hábitats ancestrales. Tenemos que activarnos en defensa de la Constitución y la necesidad de parar a quienes pretenden llevar a Venezuela hasta los más profundos niveles de destrucción. A propósito de ser ciego. Quien tenga ojos que vea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2414 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Lic. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA) Maestría en Educación mención Enseñanza del Castellano (UDO) Dr. en Educación (UPEL) Profesor de la Misión Sucre (2003 -2012)

 jvivassantana@gmail.com      @jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Javier Antonio Vivas Santana

Javier Antonio Vivas Santana

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a257735.htmlCd0NV CAC = Y co = US