Estoicismo a la fuerza

Estoicismo que neutralice el estúpido hedonismo invasor de los tiempos actuales, para los que lo poseen todo, y estoicismo que les contrarreste el desconsuelo, para los que viven en la privación. Creo que no queda otro remedio. En el primer caso para dar otro nervio vital a una vida que pronto languidece, y en el segundo para desdeñar las permanentes y nocivas incitaciones de una sociedad repulsivamente mercantilizada...

En todas partes de Occidente pero por supuesto más que en ningún otro sitio en España, ya nadie quiere saber nada de palabras que, estrechamente relacionadas con la vida común del común de los mortales, desde siempre han formado la argamasa de la idiosincrasia o el talante hispanos: sacrificio, austeridad, sobriedad, resignación y sufrimiento, combinadas en la jerga diaria con superficialidad, frivolidad y desenfreno. Palabras que usadas profusamente hasta ayer por razones varias según el nivel de moralidad de las personas, a menudo iban entrelazadas a los lamentos del folclore o a las amenazantes prédicas en las iglesias. Pero tras salir de la dictadura, la expansión psicológica que lleva consigo la palabra democracia prácticamente las desterró del vocabulario ordinario hace casi medio siglo. En realidad, son palabras y significados que han estado en el alma de todos los pueblos, excepto en la de sus dirigentes y en la de sus protegidos y favorecidos puesto que la moral común nunca les concierne (de ahí la enorme distancia entre gobernantes y gobernados). Pero cuyo sentido tradicional, y mucho más su valor como módulos morales, en cualquier caso se han ido perdiendo en la sensibilidad de la mayoría de las actuales generaciones.

El progreso traído por un sistema económico, político y sobre todo tecnológico que si entretiene es también un devorador de humanismo, es el responsable. ¡No tienes, no tiene usted, por qué aguantar! ¡No tengo yo por qué soportar! No tengo por qué soportar a mi pareja pese a tener hijos, no tengo por qué soportar estos kilos de más, no tengo porqué soportar esta jaqueca, no tengo que soportar... Además, pocas cosas nuestras se libran de la sensación personal de estar siendo violentadas y arrebatados nuestros derechos. Casi siempre con razón. Y sin embargo soportamos. Soportamos las maniobras y trampas comerciales, publicitarias y propagandísticas a través de los medios, soportamos los laberintos en los que nos mete la Medicina, la Abogacía y la Justicia, soportamos los manifiestos engaños y abusos de los gobernantes y en general de los políticos. En esto estriba el trueque de la época anterior por la presente. En la anterior no nos engañaban: sabíamos a qué atenernos. En la actual no sólo consentimos el engaño, vivimos familiarizados con él.

Es cierto que en principio hay hoy recursos para hacerle frente, para sortear el engaño. Pero pocos se molestan en intentarlo y en pensar por cuenta propia. Yo, lo que quiero es vivir bien. Claro que eso depende también de tu nivel económico. Pero siempre encontrarás un tinglado prestamista que te engatusará por un tiempo para satisfacer tu contento o tu capricho. En cuanto al malestar físico, qué decir. Estoy bien, pero quiero estar mejor. Justo lo contrario de lo que dice una persona inteligente: si estoy bien, no quiero estar mejor, no sea que empeore. Pues bien, ese espíritu es el que predomina en la sociedad, probablemente sin retorno hasta que avatares previsibles... para mal, lo cambien.

Medio siglo atrás nos llevaban a asociar la vida al sufrimiento, a la resignación, a la milicia sobre la tierra, al valle de lágrimas... Ahora nos hemos resarcido. Y hemos pasado poco a poco o rápidamente, por ejemplo, de soportar el autoritarismo y/o las infidelidades del marido tanto porque la esposa no contaba con otro recurso al no trabajar fuera de casa como porque los hijos justificaban la paciencia, al extremo opuesto. Basta que no le brillen ya los ojos a la pareja, para echarlo todo a perder... Extremo casi siempre refrenado por la "necesidad", por la privación o por la austeridad forzosa que obligan a soluciones parciales de nuestra vida perra, en buena medida y la mayoría de las veces por nuestra falta escandalosa de paciencia y por el ansia –legítima nos dicen- de "mejorar". Falta de paciencia y ansiedad que son justamente las que malogran a menudo la vida...

En todo caso expectativa ha desplazado a esperanza, contento a felicidad, urgencia a espera... Con miedo se puede hablar en una conversación normal de sacrificio o resignación. Espanta la más mínima incomodidad y el más mínimo malestar en quienes tienen la fortuna de no vivir sufridamente a la fuerza porque lo han perdido todo. Y todo ha sido porque, dejando a un lado la responsabilidad en gran medida irresponsable del sistema, gracias a los quiebros que hace a veces la historia se han ido incorporando poco a poco durante décadas al acomodo, transitorio, grandes masas de población. Pero luego lo han perdido, no por su culpa sino por la del sistema, por esa austeridad del demonio imbricada en el saqueo de un ejército de arribistas y mientras una parte de la población sigue disfrutando de acomodo o lujo... Hasta muy avanzada la Edad Media, las grandes masas, incluso en las ciudades, se componían de siervos. Hoy vuelven a serlo.

Por eso y por otros motivos vivimos una "austeridad" con mimbres muy distintos de virtud que le son propios. Porque austeridad ahora no es contención, sobriedad o moderación. Austeridad, ahora, significa por encima de todo privación. Y en España especialmente, empobrecimiento, y empobrecimiento severo. Aun así, no es eso, haber adquirido y luego ser despojado, tanto lo que duele (dado que la austeridad, en su sentido estricto, hemos de reconocerlo, era y es, desde el punto de vista del interés humanitario y planetario forzosa para todos, pues era y es impensable que la Tierra y todo cuanto de ella nos es vital pueda soportar tanta destrucción y expolio a que la viene sometiendo ya a lo largo de más de un siglo el ser humano, sin revertir sobre él las más nefastas consecuencias,). Lo que indigna a media sociedad es que a la imposición de medidas económicas que cercenan su pasar, sus expectativas y su futuro se suma la desigualdad en el reparto de la carga de la austeridad que hemos quedado es vital para el planeta. Lo que subleva es que a la desigualdad estructural propia de este sistema, se añade la desigualdad entre quienes fuerzan la "austeridad" social y quienes la soportan. Pues quienes la imponen a las masas son precisamente quienes o mantienen intacto su nivel de vida o se enriquecen injustamente desde el punto de vista moral, o se enriquecen más injustamente, delinquiendo, y todos a costa justo de los desposeídos. Una situación no muy diferente, desde el punto de vista cualitativo, de la confiscación o de la requisa practicadas por los antiguos señores de la guerra o los feudales o los zares que por ucases ahondaban más y más la pobreza de la inmensa población rusa. No comprendo, en fin, cómo millones no se levantan en armas.

Es por ello que ya ni hablo de esa austeridad individual personificada en el santo o en el asceta que la eligieron, ni incluso de la que se ha hecho recaer impuesta sobre "toda" la sociedad española. Bastaría, quizá, habría que intentarlo, que un puñado de valientes de indudable influencia en la población que dirigen, impusieran su personal e institucional austeridad forzando al resto a imitarles y que los medios lo destacasen cada día. Lo que aceleraría el proceso lento y complejo inaplazable de depuración de este país, podrido en todos los ámbitos. Una docena de personajes muy influyentes, de la condición de un Jesús Mugica, el expresidente de gobierno de Uruguay, prepararía el cambio de signo indispensable. Sin embargo, los que están arriba se revuelcan en las heces de todo lo contrario...

Y respecto a la austeridad individual, hablo de la austeridad útil, de la paciencia útil, de la resignación útil, del rearme de nuestra conciencia para comprender que la vida llevada con sencillez y despreciadora del consumo, es mucho más grata que la vida ansiosa que genera una insatisfacción permanente.

En resumidas cuentas, en filosofía profesar estoicismo entre otros sistemas filosóficos, ser estoico, es una opción de vida. Pero al individuo social se le ha impuesto. Y eso ya no es ni estoicismo ni austeridad, porque en lugar de obtener sus frutos si hubiera sido voluntaria, lo que brota es sentimiento de opresión y de humillación. Estoicismo y austeridad son positivos sólo si son voluntarios. Ser estoico supone la impasibilidad del ánimo, y consuelo tanto para los que carecen de todo como para los acomodados, como para los que poseen demasiado... por su propio bien y por el de todos. Pero impuesta, la austeridad deja de serlo para convertirse en sufrimiento o mover a una sublevación por otra parte en este tiempo inútil.

Vivimos una época que parece conducir al fin de la historia, pues tanta es la desmesura, individual y colectiva, que ya no la pueden soportar ni la Naturaleza ni el planeta. Es por eso que se perfila en el horizonte tenebroso la conclusión de que ¡pobre del que no se esté preparando para ser estoico! Porque en todo caso (una fácil profecía) quien, más pronto que tarde, no sea estoico de buen grado, no tardará en verse sumido en la desesperanza o se quitará la vida...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 229 veces.



Jaime Richart


Visite el perfil de Jaime Richart para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jaime Richart

Jaime Richart

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /actualidad/a256185.htmlCd0NV CAC = Y co = US