La ANC y la correlación de fuerzas electorales

La escasez de votos es un efecto, no una causa.

 

La literatura económica burguesa lleva más de 150 años considerando la escasez[1] como eje alrededor de la cual giraría el objeto de la Economía; eso podría ser cierto, pero sólo bajo las condiciones donde escasea la propiedad privada sobre los medios de producción que ya lleva sus buenos milenios usurpada por unos cuantos, hasta ahora, y cuyos más genuinos representantes son los terratenientes[2] y sus adláteres, los capitalistas industriales.

Efectivamente, para los consumidores insolventes los bienes o mercancías de la cesta básica-las de menor precio y calidad-no sólo escasean, sino que se hallan atrapadas dentro de lujosas vidrieras sólo para masoquistas, para niños e ilusos que consideran que es mejor conocer que existen que ignorarlos por completo, por ejemplo, bonitos vestidos[3].

En cualquier fábrica pueden faltar materias primas, maquinarias más modernas, etc.; diremos que en ella escasean esas materias primas y otros recursos fabriles, y desde luego la empresa optará por adquirirlas, pero de allí a que la escasez sea el tema recurrente de la economía sólo ha buscado convalidar la mentira de que la economía de un país depende de sus empresarios, como si en verdad armar una empresa para recolectar plusvalía fuera algo muy exclusivo de algunas personas. Nada más falso, ya que los trabajadores son los únicos que mueven todo tipo de empresas, mientras las actividades de sus ejecutivos son más patrimoniales y personales que productivas[4].

Por ejemplo, es público y notorio que unas alcaldías de Venezuela disfrutan de mayoría de electores de la oposición mientras otras son afines al Chavismo. En consecuencia, las unas y las otras han estado ganando consuetudinariamente en aquellos municipios que se han convertido en una suerte de cotos privados para "tirios y troyanos".

La escasez de votos en algunos municipios tiene como causa, entra otras, que el Consejo Nacional Electoral ad libitum asigna específicos centros de votación con arreglo a los domicilios de los electores debidamente registrados.

Tal escasez podría subsanarse mediante una mayor elasticidad con la adopción de los sitios o municipios de trabajo en paralelo a los domicilios para que indistintamente el elector, motu proprio, sea el que elija dónde depositar su inclinación electoral. Obviamente, la correlación de fuerzas electorales podría ser diferente.

17/5/2017 10:27:11 AM


[1] Revise usted los pensa de las universidades burguesa para que compruebe que eso es lo que se les enseña a los crédulos estudiantes formados con datos de la Escuela Austríaca. Esta sostiene que la escasez es la fuente o causa de todas las acciones económicas. Parten de la demanda para inferir que esta es la culpable de los precios altos, soportan su hipótesis de la subjetividad sobre la objetividad; se les conoce como mengarianos o marginalistas. Desaguisados así han llegado a nosotros limpiamente frente los cuales para quienes asumimos que el objeto de estudio de la Economía Política son las relaciones de producción practicadas culturalmente para/entre los hombres en los procesos de trabajo, la escasez originaria sólo se presentó durante la época de los recolectores y nómadas. Cuando las sociedades se hicieron sedentarias, la productividad del trabajo humano alcanzó excedentes de producción que desviaron hacia grupos de personas que terminaron estableciendo la propiedad privada de los principales medios de producción, básicamente de la tierra. Hoy la escasez es un asunto más bien de contracciones inducidas en la oferta, una acción deliberada que practican todos los capitalistas con miras a la elevación y conservación de capital y correspondientes ganancias de origen asalariado.

[2] Véase renta diferencial de la tierra.

[3] Se cuenta que una madre, para disciplinar a su hijito, le decía que "si se portaba mal no lo llevaría más al parque de diversiones a ver comer helados a los otros niños". Recuerdo que en mi segunda niñez no lograba entender, cuando la acompañaba, por qué mi adorada Tía Carmen solía salir de paseo los domingos para ver las exhibiciones en las tiendas del centro de la ciudad, a pesar de que nunca supe que los compraba. Luego supe que lo hacía para informarse de los nuevos modelos y hacer los suyos propios ya que sabía coser a máquina.

[4] El personal contable y gerencial suele ser un personal al servicio de los dueños o accionistas de las empresas y no de éstas, máxime en las empresas modernas de amplio giro donde la despersonalización de las funciones empresariales es máxima de parte de los capitalistas. Véase., Manuel C. Martínez M. PRAXIS de EL CAPITAL. (Pra. Edición agotada).

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 300 veces.



Manuel C. Martínez M.


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel C. Martínez

Manuel C. Martínez

Más artículos de este autor